lunes, 19 de febrero de 2018

El estrato

Siento que hay una barrera entre nosotros. Siempre después de que le veo, pienso que podría haber sido más simpática, más amable y cordial. Pero, cuando aparece, no puedo. Me da una sensación que fluctúa pululando entre cariño y rechazo; después de que se va, se me ocurren consejos para decirle, y no entiendo por qué no se lo pude decir cuando estaba ahí. Es algo raro.
Quedé entendiendo que llegamos a un punto de ebullición que no permite que estemos en un mismo plano. Creo que nunca nos volveremos a tratar de la misma forma, que siempre tendremos esa barrera invisible que no puedo definir exactamente a qué plano sentimental pertenece -pero me inclino hacia el rechazo, obviamente. No vamos a conversar de nada, no vamos a bromear sobre nada, no vamos a inventar nada. No vamos a congeniar jamás, porque ya fue, ya pasó; la barrera es demasiado profunda, y llegó para quedarse como todo un periodo geológico. Diría una era, pero creo que es mucha la exageración, lol.
Hoy le hubiera dicho que "Esteban Jesús, noviembre es un mes excelente para ponerte de meta. ¿Te pusiste metas entre medio, para irlas cumpliendo en el camino, a medida que se acerque noviembre? -esperar respuesta. Si es que se puso metas intermedias, alentarle. Si no, incitarle.-. Tal vez podrías terminarla antes de tu meta, con un calendario bien trabajado y hartas reuniones con tu profe/profes. Yo creo que podrías si te lo propones y te dedicas a ello; es más, podrías terminarla en octubre y revisarla en noviembre. Esa es mi humilde opinión".
Pero, che, si le digo eso por chat, no lo va a leer ni menos lo contestaría. Entonces quedo con el consejo en la boca, en la cabeza, dando vueltas, y pienso ¿por qué estaría mal que se lo enviara? Es cosa de él si lo lee o no, ¿cierto? Sí, es racionalmente cierto. Pero no me siento aceptada. Es ese estrato geológico que no puedo ignorar. Así que prefiero no hacer nada.
Es impresionante lo mucho que puede cambiar la forma de relacionarnos con alguien. Me da curiosidad mirar atrás y recordar que nos llevábamos bien y nos atraíamos mutuamente. Hoy es como... demasiado falso, como algo que no hubiera pasado; es un recuerdo invisible que creo que nos pone un poco incómodos. Es el estrato, el hoyo profundo, el rechazo de comprender que nunca jamás vamos a ser amigos ni compartir para cagarnos de la risa un rato (yo me recagaba de risa con él, la pasaba bacán). Si me preguntaran hoy en día, acaso me veo en el futuro riéndome en un carrete junto a él, diría que absolutamente no. No porque me cierre a la idea, sino porque yo no daría el paso para que se diera esa situación, y él tampoco. No es que haya odio, pero ya no es lo mismo, y no va a cambiar para mejor, solo puede mantenerse en un tono cordial, con risas y acciones completamente controladas, casi como robots. Somos 2 personas sin sentimientos.
Tal vez el consejo que puse antes se lea como una mierda chanta; pero he aprendido que darle la idea al resto de competir contra sí mismos, hace que se desafíen y se sientan más motivados a hacer las cosas que les da paja hacer, ya sea porque en su subconsciente está la idea de que no se la pueden, o que hay demasiados obstáculos como para superarlos; una tarea difícil siempre complica la visión optimista a futuro. Y decir "oye, te va a ir bien porque eres bacán y mucho más inteligente de lo que crees", no funciona. ¿Ha funcionado alguna vez? No. LO que funciona es "entiendo que estás en una posición difícil, mucha gente no logra cumplir con la meta, pero te tengo fe". A veces ni siquiera hace falta decirle a alguien que se le tiene fe; la persona sola va a pensar "oye, yo puedo". También funcionan otros asuntos, cuando se conoce bien a alguien "¿no hiciste la otra vez algo mucho más difícil y le pusiste tanto empeño que te salió perfecto? Esto merece menos esfuerzo que eso, pero sí tienes que dedicarle tiempos sagrados". 
Las metas a corto plazo, marcar los días del calendario, ver qué tan cerca está la tarea final, terminando tareas entre medio, es súper efectivo. Como cuando el magikarp evoluciona a gyarados. Soy una persona de pokemon, no de digimon. Sorrynotsorry. lO PRIMERO era el gyarados, y pensar en noviembre como meta final, con ideas vagas entre medio, es ser magikarp.
Qué pena no poder aconsejar a alguien. A mí me encanta sentir que estoy aconsejando a alguien, aunque la mayoría de las veces creo que no me están escuchando en serio, pero cuando lo hacen, es de lo más gratificante...
Y no le conozco tanto, pero lo que alcancé a conocer, fue que es una persona responsable pero más desorganizada que la chucha, y necesita que alguien le catetee con las tareas. Ojalá alguien le diga eso y le sirva, para que se motive y sienta que las tuercas avanzan con ritmo.
Hoy me di cuenta de que me amo caleta, a pesar de que dudaba de eso porque en mi última premenstrualidad tuve una baja de autoestima tan brígida, que tenía ganas de romper el espejo cuando me miraba. La mayoría del tiempo estoy bastante cómoda conmigo misma.

jueves, 15 de febrero de 2018

no estoy feliz y se nota

Una vez excusé mi actividad de mi cuenta de twitter, argumentando que si entraba a la vida laboral, me iban a sapear y ello marcaría el fin de mi vida de trabajadora. Pasadas unas semanas de ese discurso que, efectivamente, pude haber defendido con mi vida, acepté que odio pensar de esa manera. Es más, últimamente me odio en todo sentido, así que todo lo que diga puede significar un retroceso o un avance más adelante, porque es posible que cambie de opinión. Bueno, no es tan así; igual funciona un poco más consecuente que lo que describo. Pero sí me chaquetié con respecto a mi actuar en twitter.
Dije que si alguien del mundo laboral me quería sapear, iba a ser demasiado fácil ver que soy una persona desequilibrada y trastornada, de manera que me pondrían en la lista negra de la pega. El punto es que ni siquiera tengo pega, así que no puedo estar en una lista negra de ensueño; tampoco nadie se daría la repaja de buscar mi twitter antes de entrevistarme, porque si no paso lo curricular, ¿acaso pasarían mis rrss?
Además, la gracia del twitter es que pongo lo que quiero, sin que nada me importe. Mi cuenta de twitter es una ñuño con la que tengo sendos conflictos, partiendo porque las ñuños que conforman esa ñuño, son un conflicto en sí mismas. Siempre aandan protestando, sond de esos grupos con lienzos en el congreso, no pertenecen a la política tradicional. No obstante, poseen este twitter, y en algún momento quisieron retuitear sobre política tradicional, porque querían que ganara el candidato por el que firmaron una ficha de afiliación a un partido.
Hoy no nos sentimos representadas por el partido. Así que opto por no decir que firmé ninguna ficha. Pero es algo discursivo, lo sé. Igualq ue todo, al final.
La cuenta de twitter es para decir que me quiero morir, cuando lo sienta y quiera publicarlo. Porque, ante el llanto público de alguien, solo hay 2 opciones: o te preocupas, o no. Ciertamente es mucho más fácil ignorar el llanto cuando es a través de una red social, porque no estás visualizando y/o escuchando el sufrimiento ajeno, sino que lees un tuit que, como si nada, especifica qu alguien desea morirse. Nada nuevo, ya mucha gente lo ha hecho y no se mata. Es mi caso. No me voy a matar a golpes porque lo tuitee, pero tampoco significa que no lo haría si realmente quisiera morirme.
Tengo 2 opciones de muerte (en verdad, solo estoy contabilizando la tuiter porque la tuitié, no porque REALMENTE me mataría de esa forma):
-A golpes.
-Monóxido de carbono (yess).
No quiero pedir perdón por la calidad del contenido de mi post, ni de mi tuiter, porque prefiero morirme habiendo sido honesta conmigo, a inventar que tengo una vida perfecta de ejercicios, dieta y algo de lectura, animé y marihuana. No soy ninguna de las anteriores; tampoco soy una weona fácil de invitar a salir. Estoy chata de los imbéciles que me hablan creyendo que no me conozco ni tengo la autoestima suficiente como para decirles que NO ME INTERESA. Estoy chata de dar una mínima oportunidad a todos los penes podridos que se me acercan, primero porque lo hacen por internet (DUH), y segundo porque escriben como el repico y ni siquiera tienen comprensión lectora. Estoy chata de decepcionarme, cada vez que le doy la oportunidad a alguien.
Esta semana, particularmente, estoy pasando por una etapa de cambio de pastillas anticonceptivas. No voy a culpas a las hormonas, pero PUTA que me han llevado al LÍMITE este mes. De verdad siento que he perdido las ganas de vivir. Hace unos minutos, estaba arrodillada llorando con mi cabeza indiga escondida entre mis rodillas indignas, intentando hablar con el Totoro, pero él tampoco tenía ganas de escucharme. Así que me monologueé y me discurseé acerca de lo PENCA que fue que una amiga me dijera que soy indigna. Lo PENCA que es que alguien pretenda darte atención, solo porque su pico asqueroso está apuntando hacia un solo objetivo, que es el sexo. Lo PENCA que es que opinen sobre tu vida sexual, cuando ni siquiera te interesa o has pedido esa opinión, y que, además, pretenda incitarte a ser una conformista con respecto a los picos hediondos que se te acercan.
NO.
No me interesa el sexo. No me interesan los hombres, sobretodo. Me cargan, les odio; ninguno quiere escuchar, ninguno quiere pensar, ninguno quiere disfrutar desde el conocimiento. Todos los conchetumadre quieren que asienteas y te rías y asientas y te rías y te aarrodilles y abras la boca y metas toda su hediondez de genital peludos entre tus labios, todos quieren callarte con su pene en tu boca, y es lo único que les ha importado desde que fuiste simpática la primera vez.
La otra noche me di cuenta de cuánto estoy empezando a odiar a mi sociedad. CUánto sueño con irme, porque necesito escapar de aquí, de ellos, de sus miradas libidinosas, de su falso interés, de su maldición de cerrar incluso las puertas de una amistad, PORQUE NO ESTOY DISPUESTA A ANDAR CHUPANDO EL PICO.
NI A CORRER PAJAS.
.
Odio haberme desinteresado en el sexo. Odio haberme terminado de conocer tan joven, en ese rubro. Odio saber con antelación lo que me gusta; odio conocerme tanto, que ya estoy 100% segura de cuándo será efectivo y cuándo no.
Es simple: lo sé. Lo siento. 
Pero jamás existe. Y, la verdad, me importa un REPICO si es que no tiene que existir, porque el sexo es tan efímero como los comportamientos idiotas que se inventan para agradarte, que esas falsas caballerosidades o cordialidades que practican ante el espejo, para engañarte con que eres especial, con esas comparaciones que me valen verga acerca de quienes son mejores y peores, de qué forma llegar a ser de los primeros y morir en una cama cómoda.
No me voy a conformar con idiotas. No me voy a conformar con nadie que se me acerque por internet. No voy a darle una oportunidad a quien se crea que deba acercarse a mí porque me vea bien a su lado, o porque necesite tapar un issue interior.
Yo fui esa persona. Tapé mi issue interior con 2 weones, lo intenté con un 3ro y no me resultó, y me fui a la mierda proque no tenía con quién tapar mi issue. Pero anoche me di cuenta de mi egoísmo, y comprendí que el amor que sentí alguna vez, no fue más que fabricado por mi propia conveniencia. Se trataba de mí, y siempre se trató de eso, nunca de ellos. Nunca fueron ellos, aunque sí fueron unos reculiados, sobretodo el primero (QUÉ PERSONA MÁS DESPRECIABLE, UGH), pero al final debo aceptar mi error de utilizarles para tener una distracción permanente.
Menos mal que la última vez no me resultó. y MENOS MAL QUe me di cuenta de que todo fue una exageración en mi cabeza, porque sino seguiría siendo la misma estúpida que fui el año pasado, cuando culpé a los sentimientos de ser una persona irracional y acosadora.
Mejor es aceptar quién fui, porque de otra forma no tendría la información que necesito para cambiarme; es lo que escribía, ue obviamente no voy a publicar acá. Pero, en mí, estaba esta ñuño menos compleja que llevaba una dictadura desde que mi mamá se enfermó, al mismo tiempo que nos veníamos a conce. Esa dictadura se terminó el año pasado, y hoy recién estoy conociendo a mi jorge sharp. 
Eso es, básicamente.
Sí, me quiero morir. No, no me voy a matar.
Sí, lo voy a publicar si quiero.
Allá ud si le interesa profundizar o no. Yo ya sé que me la bancaré....
hasta que inevitablemente ya no me la banque más.
chao 

sábado, 10 de febrero de 2018

Ñuño vs ñuño

Hace rato que he estado pensando cómo comunicarle al resto acerca de lo frustrada que me siento, por sentirme frustrada con mi vida. Estoy constantemente esperando algo, no importa qué; siempre cambia, porque siempre algo llega; siempre llega algo de lo que esperamos, y por eso tenemos que empezar a esperar algo nuevo, que no ha llegado todavía.
Está esta Ñuño que se siente feliz, aunque no sea ni haga nada de lo que "debería" estar haciendo. Que es: trabajar, independizarse, viajar por el mundo, tener pareja, convivir, tener familia. "Da lo mismo, me valepico todo, excepto viajar por el mundo, porque siempre es hermoso conocer algo nuevo".
Está esta otra Ñuño, que se siente infeliz, precisamente, porque existe la Ñuño anterior. Es decir, esta Ñuño está esperando ser todo lo anterior eventualmente, pero se mira y ve que no ha progresado nada. Siempre tiene una nueva ocurrencia y una nueva meta, y eso le desgasta porque se cumple un ciclo de saltos constantes entre una espera y otra. Nunca se acaba. Así es cuando se siente deprimida, y piensa que por qué no se murió cuando estuvo a punto de ahogarse en una piscina. Já. Tal vez debió haber muerto ahí, total, jamás concretó asuntos, porque perdió todo su tiempo imaginando que podría hacerlo algún día. ¿O no?
Pero, ¿por qué debería apurarme tanto? No siento apuro alguno; solo me interesa aprender en el camino, y morir habiendo crecido internamente. Además, hay metas que son más fáciles de cumplir, porque solo conllevan repeticiones y gasto de energía. En cambio, gastar esa energía en un trabajo para hacer dinero y gastar más energía en otras porquerías, ya dificulta un poco la cosa En realidad, ¿en qué querría gastar mi posible dinero? ¿En mí? ¿En ropa, maquillaje, accesorios, para qué? ¿Para acumularlos? Claro, por supuesto. Y después tirarlo todo y volver a empezar. 
Estamos esperando que empiece el curso de japonés. Entonces la meta próxima, que es de aquí al 2020, va a empezar a concretarse. Poco a poco, vamos a ir avanzando y motivándonos cada día más con aprender y profundizar en el idioma, luego viajar y entrometer mi cabeza en su cultura. Luego continuar por Alemania; aventurarme por tierras desconocidas, por formas de vida que son de mi misma composición, pero piensan tan, TAN distinto, que desenvuelven sus vidas enteras de una forma demasiado distinta de la nuestra. 
Necesito salir de Chile. Necesito saber más.
Todo parte por una cuestión tan básica, que es el lenguaje. Ello, lo que nos permite relacionarnos entre nosotres, es lo que más se da por sentado. Yo; nosotres, ya nos dimos cuenta de que tenemos una meta de vida que nos apasiona, que es conocer otras lenguas, otras culturas, con las que me resulta excitante entremezclarme. Sí, como si me estuviese entrometiendo, intentando pasar con todas mis fuerzas el cerco, para llegar a la plaza y estar de pie o sentados o elongando con el resto de las personas; esas que ya estaban ahí, que son nativos. Me gusta pensar en llegar, estar, irme; tal vez regresar, tal vez no. Si tengo la facultad de elegir, ¿por qué no hacerlo?
Si mi pensamiento se reconfigura comprendiendo y comunicándose en 4 idiomas distintos, podré progresar en mi empatía, mis relaciones interpersonales y, sobretodo, mi forma de comprender el mundo y comunicar al resto esa comprensión. A quien le interese, obviamente.
En caso de que solo me interese a mí, ello no me molesta. Después de todo, mi generación elige ser más ermitaña y soltaria que otras generaciones. Prefiero adaptarme a mi realidad, a mis metas de Ñuño feliz porque espera que empiece el curso de japonés, a la Ñuño infeliz porque no tiene trabajo y le sigue bolseando a sus progenitores. 
Acá es cuando surge la frutración por la frustración. A la Ñuño deprimida, le frustra que exista la Ñuño feliz, a la que no le molesta nada y solo hace sus cosas, a sabiendas de que los progenitores resultan no solo el apoyo, sino el sustento de su calidad de vida, y de las metas que puede proponerse. Se atreve a soñar y verse en Japón, porque puede. Obvio. Si no, no podría ser una meta, ya que no podría progresar para concretarla. A la Ñuño deprimida, le moleta la idea de ser feliz ed esta forma. Quiere independizarse, para lo que necesita trabajo; quiere un trabajo para gastar el dinero en ella e independizarse. Por eso, la felicidad sin lo mencionado anteriormente, sin lo que desea la Ñuño deprimida, le hace visualizar que no va a tener un trabajo, ni independencia, por lo pronto. Pero se lo están exigiendo, así que déjate de pensar así; déjate de ser tan relajada, tan energética; no eres nadie, maldita plasta de gaviota, que vives y abusas de tus viejos y te tienen que soportar y tienes que soportarles. Idiota, te tienes que ir, primero de la casa, luego del país.
¿Por qué no me puedo ir del país directamente?
ESA NO ES LA FORMA DE PENSAR.
PERO POR QUÉ NO, SI SOY MÁS FELIZ ADMITIENDO Y ASUMIENDO QUE NO ME MOLESTA SER UNA HIJA BOLSERA TODAVÍA.
ASÍ NUNCA VAS A CONSEGUIR UNA PEGA.
QUE TE DEN POR CULO.
BUENO.

¿Lo ven? La frustración de estar frustrada por algo que, en el fondo, creemos que no es la peor weá del mundo. De hecho, es bastante bueno. Ya me valepico no tener dinero para salir siempre por margaritas. Tengo ropa suficiente, porque ayer me compraron pantalones, que era una adquisición que necesitaba. Tengo maquillaje, también. Tengo techo, agua, internet, comida, y todo eso. Solo no tengo una cámara hermosa ni ahorros para viajar, pero sé que vendrá. Algo se me va a ocurrir. No necesito apurarme, así que, ¿por qué la frustración?
Tal vez, por lo que sucedió en Transcom. O, tal vez, porque el año empezó como el repico, y a ello se le suma lo de Transcom. Transcom valepico. Apurarse también valepico. No querer relajarse con lo que se tiene, lo que se puede apreciar, por seguir acumulando basura y acrecentando mi marca de carbono (que todes se preocupan de continuar acrecentando), es una idea que valepico. 
Voy a vivir con otras personas, o sola, en Japón. ¿Qué mejor que eso?
Qué bacan terminar la entrada no sintiendo que tenía que morirme, y aprovechar de seguir acumulando conocimiento sobre el lenguaje hasta que me muera, sin hacerme problemas.
Gracias, blog.

viernes, 2 de febrero de 2018

king sie

me arropaste y todavía no te acuestas. me gustría que te acostaras para no sentirme tan sola esta noche. me gustarí que me quisieras siempre, por como soy, por como me comporto, no así por logros que no he conseguido aún.
me gustaría sentir... que me quisieras
                                                                                                                                           

lunes, 22 de enero de 2018

Cultivo

La costumbre tiende a hacernos extrañar ciertos rituales a los que nos habíamos acostumbrado. En mi caso, todavía me parece que tengo algo pendiente cuando me acuesto, porque en la cocina ya no suena el ventilador del armario. Revisaba sagradamente todos los días esas plantas, las regaba y podaba, hacía de todo para intentar brindarles lo mejor, a pesar de mi desconocimiento sobre el cultivo de interior.
Pero ya no tengo el cultivo de interior, porque suscribí mi mail a The Tide, una iniciativa de Sealegacy, que es una fundación ecológica por las aguas de Paul Nicklen y Cristina Cuyoapellidonomehelogradoaprender. Mittermeyer o algo así. No lo quiero buscar.
En fin, el punto es que, una vez que coseché la última planta que tenía, decidí desarmar el armario y embalarlo como claramente no estaba embalado cuando me lo prestaron; entendí que gasta demasiada luz, que no tengo paneles solares para no sentirme mal al respecto, y que existen alternativas más ecológicas para tener un cultivo de interior. Por eso lo desarmé y embalé y guardé hasta que su dueño lo quiera o necesite de vuelta, porque así me motivo para construir mi invernadero.
Hoy regaba y admiraba el patio que han hecho mis papás. Cuando llegamos, lo único que tenía era pasto y un higuero. Mis viejos lo cortaron y plantaron cientos de arbustos, árboles y flores, que ahora me doy el gusto de ayudarles a cuidar. Regamos con agua de pozo, porque tenemos una puntera en el patio, y siempre que me estoy encargando de entregarles agua a las plantas, me siento tranquila. La jardinería me distrae del mundo, me concentra únicamente en la tierra y las hojas y las flores, sus olores; me dan ganas de fotografiarlas, porque son hermosas. 
El otro día reté a mi mamá porque llamó al jardinero y cortó las flores que crecieron naturalmente entre medio del pasto; la reté porque el día anterior estaba haciendo ejercicio en el patio, y en esos descansos de "ctmare no puedo más", me puse a mirar, y vi abejas. Las abejas ya no se ven tanto. Cortaron las flores del pasto y ya no hay abejas. Me dió lata porque pienso que hay que valorar su existencia, que ya casi no se observa en su estado silvestre.
Hoy lavé el auto y cuando estaba terminando se rompió la manguera. Era la mejor manguera del mundo, de verdad apañaba demasiado, la amaba para regar, y ahora la weona se rompió. La presión de la llave del agua que no es la del pozo, terminó por hacerla explotar. Ahora tendré que regar con el pulverizador, y es una paja porque tendré que rellenarlo a cada rato, como las weonas.
De a poco me voy acostumbrando a tener una sola misión diaria con respecto a las plantas, y es regar afuera. Cuando estoy en la cocina y miro el biombo, pienso que antes habían vidas manipuladas por mí, con un viento no tan real, una luz no tan real, y una humedad que no tenía bajo control. Arañas asquerosas hicieron sus nidos tras ellas, porque no las podía mover, el espacio era reducido y debía adaptarme. Solo cuando coseché y desarmé el armario, encontré a esas entrometidas, y me puse a gritar porque era una araña muy negra y gigante y se escondió. Mi mamá, que es una brígida, la aplastó con la mano. Yo era la típica weona de animé que solo lloraba por la araña.
Aunque debo admitir que tengo algo de mi madre en mi interior; las arañas medianas puedo matarlas con la mano cuando no encuentro con qué aplastarlas y ya veo que van a escapar con vida. Pero esas gigantes negras de rincón, me paralizan. 
Lo que más me paraliza en esta vida, tanto que creo que me dan mini infartos, son los grillos rojos. Mis peores enemigos. Me dan tanto miedo, que una vez estaba acostada en la cama del más cerdo de mis ex, y apareció un grillo rojo en mi hombro. Cuando lo vi, salté de la cama y en menos de un segundo me encontraba en la pared más lejana, de una pieza cuyo largo era más o menos de 5/6 metros (sí, era grande la weá). El grillo cayó cuando salté. Nunca había saltado tan lejos.
Ya sé que cuando llegue abril voy a extrañar el armario. Por eso tengo todo febrero y marzo para construir mi invernadero. Esa es mi meta más próxima, y soy muy feliz de poder contar con el apoyo de mis viejos.

jueves, 18 de enero de 2018

gary numan te amo

Quiero escribir algo feliz, porque necesito distraerme un poco.
Hace tiempo no me pegaba tanto con un álbum; es más, hace tiempo no me ponía a escuchar tanto un álbum, que no había agregado discos "de memoria" a mi cabeza. Como casi todos los de depeche y nin y tool y iamx. Ejemplos, solamente, de bandas sobre las cuales he escuchado bastannnnte.
Ahora me estoy enamorando de Gary Numan.
En año nuevo, cuando estábamos bailando el classic project en el living con la pina y el erick, en un momento sonó CARS y abrí el ventanal con furia de amor, y grité en el patio que me encantaba esa canción, con un tono perverso pero emocionado a la vez. Así que se me ocurrió guardar su discografía disponible en espotifai, y escucharle. Le estoy escuchando demasiado. Me estoy enamorando de gary tal cual en su momento me enamoré de martin, trent, chris, maynard, y así.
El disco con el que estoy pegada en este momento, es el dead son rising. Ni sé de qué año es, pero me tiene atrapada con sus canciones de letras melancólicas. Las canta como si le fuera indiferente, pero cuando le escucho con atención, me doy cuenta de que sentía cada una de las palabras que decidió usar en esas canciones. Me perturba cuánto me he podido espejar en su música, sobretodo cuando parece que aceptara derrotado las ambivalencias de la vida, con un dolor que, finalmente, se disipa en esa aceptación. Así es que su dolorosa derrota termina pareciendo un consejo de vida que se traduce en un simple "pasa lo que pasa, porque puede pasar". Nada más.
Me imagino que debo parecer una persona deprimida ante el mundo, pero lo cierto es que siempre estoy buscando el lado optimista a lo que de por sí ya es negativo. Seguramente no se nota, porque no lo digo mucho, y siempre que publico algo en mi blog o twitter, es medio flun. Pero esta semana me ha costado mucho y ya me está sobrepasando. No puedo culpar a gary de estar presente cuando la estoy pasando mal por cuestiones sobre las que no tengo culpa alguna y debo hacerme cargo porque sino sufriré más y la pasaré peor; creo que, en cualquier caso, me hubiese hecho adicta al dead son rising y la canción PETALS, porque tenía que ser de esa forma. La única situación en la que no me hubiese perdido con dead son rising, es que jamás le hubiese conocido.
Fue amor a primer audio.
Eso es todo. Gracias, gary, por aportar algo nuevo a mi vida, que desconocía por pura y absoluta ignorancia de no querer reconocer cuánto me gustaba cars y otra canción que no sé de dónde llegó a mi lista, pero cada vez que sale debo retrocederla por lo menos 3 veces. 
Gracias, gary, por recordarme cuánto se puede apegar una a magníficas creaciones ajenas.
Hace tiempo no conocía música nueva. gracias, gary,
gracias, gary.
and i watch the dead son rising  

lunes, 15 de enero de 2018

Puede ser, que se trate de una plaga descontrolada.
¿Qué va a pasar conmigo?
No lo sé, pero creo que lo mejor es no esperar nada. El futuro es tan incierto como el presente sobre el que trabajas; ya lo sabes: nos sentimos fuertes, nuestro cuerpo está sano y podemos creer que con persistencia vamos a sobrepasar cualquier objeto que signifique un obstáculo para nuestros fines...
No todos los obstáculos se pueden evadir, o incluso ver. Hay obstáculos emocionales también...
Pero eso no es lo importante ahora. El punto al que quería llegar, antes de tu interrupción innecesaria (con respeto), es que esa fortaleza es una ilusión, una pantalla que crea nuestro cerebro para protegernos. La verdad es que somo frágiles; no somos débiles: somos frágiles, como cualquier ser vivo.
Ya. ¿Y?
Perder el tiempo pensando en qué pasará con nosotras y el cambio en 180° que se nos viene encima, es perder energía vital. Canalizar la energía que nos permite existir en dudas existenciales, apartará nuestra vista de lo que tenemos que hacer hoy y ahora para más adelante mirar sobre nuestros pasos y analizar la situación que nos enfrente en ese presente.
No quería realmente ser optimista.
Entonces, mi gran consejo, es que le preguntes al tarot la próxima vez que tengas la oportunidad. Nunca te ha fallado.
Por eso mismo me da miedo preguntarle, porque me da miedo enfrentar esas verdades que destruyen mi ánimo, que me refriegan en la cara que no conoceré jamás eso que muchas personas dicen conocer.
Pero, ñuño... ya te lo has dicho a ti misma: da lo mismo si en esta vida no conoces eso. Puedes conocer otras cosas.
Es verdad.
Siempre faltará tiempo para conocerlo todo, así que no te desgastes con negativas expectativas de tu futuro.
Bueno. Chao, gracias.

martes, 9 de enero de 2018

Wrong

Se me está viniendo todo encima, porque no tengo dinero y lo necesito. Lamentablemente me acostumbré a un estilo de vida que ahora no puedo continuar, y eso me está deprimiendo caleta.
Además, siento que estoy constantemente limitada como persona gracias al tema "dinero". Insisto en que es una porquería querer editar fotografías y gastar el tiempo libre en eso, pero no puedo porque no tengo una cámara que saque fotos en formato RAW. Mi cámara además está mala.
Solo me queda el celular. 
Me da rabia. Me da lata.
Me provoca frustración.
Si hubiese un terremoto, agarraría el auto y me iría a nikon a saquearlo todo. Y qué tanto. Se dan color con sus weás de "respeto" al mercado; el mercado no respeta a nadie, solo al dinero, y el dinero tampoco respeta a nadie, solo al mercado.
Estoy picada con mi vida.
Así que shao.

jueves, 4 de enero de 2018

Estas son algunas notas que tenía guardadas en mi celular. Enjoy!


No quiero andar siempre arruinando weás. Quiero alejarme y arruinarme sola, sin huevear a nadie. Me aburro de como soy, quién soy. A veces me siento feliz y me siento demasiado segura de que es una felicidad real, pero me dura un rato. Basalmente soy feliz pero igual quiero morirme siempre.  Cuando mejor la paso, es en mi imaginación.
Odio este mundo a pesar de amarme yo.
Filo, estoy segura de que, si decido seguir acá, de un día a otro desaparecerá para siempre de mi cabeza y podré ser una weona normal.

--------------------------------------

Me estoy desintegrando pensando de qué forma dejar una cicatriz sin que haya dolor de por medio. ¿Puede la incomodidad interpretarse como un tipo de dolor? Tal vez. Depende de cómo se mire; es decir, es probable que la incomodidad surja de un dolor.
Pero puede ser una incomodidad que cuando pase sea feliz, que cuando pase el tiempo y se recuerde, provoque tibieza interior, de esa que hace que te envuelvas sobre tu chacra más sensible y sonrías como alguien que se sabe camino a nirvana.

--------------------------------------

Me siento atravesada por el lenguaje. A veces quiero comunicar algo pero me falta vocabulario. Me faltan puntos, comas, y toda esa parafernalia gramatical que desconozco, de modo que tan sólo le juego y le juego y le coqueteo un tanto y otro poco, a ver si de repente sale algo interesante. O que se entienda.
Tal parece que siempre he sido una persona altamente coqueta. Me gusta el juego pero nunca prometo, porque admito que mi forma de ser puede resultar atrayente. El punto es que hay una frontera que yo distingo muy bien, entre ser simpática y coqueta o ambas. Cuando soy coqueta se involucra mi cuerpo completo; cuando soy simpática quienes más participan son mi voz y amabilidad, tal vez algunas sonrisas. Así y todo, le coqueteo a mucha gente, no distingo entre género ni sexo, porque me nace de adentro. Tampoco me importa realmente si es que la otra persona es receptiva. No me gusta hacerme problemas.
No soy simpática con todo el mundo, pero sí soy simpática y amable con la gente que parlo. No puedo parlar a todes porque hay quienes simplemente no me pueden parecer interesantes, en ninguna de sus repetidas y para nada endémicas facetas. Es decir, no son suyas; intentan hacerlas suyas, pero no les sale, porque soy observadora y creo que cuando me engañan, es porque deliberadamente quiero que así sea. No siempre deseo aceptar la realidad, no siempre quiero saber si alguien es quien dice ser o no; de alguna forma me enteraré, si me huele mal, si no me nace tanto, si surge de drogas y/o alcohol, eventualmente sabré de quién se trataba.
Bueno, hace poco venía con este sentimiento de hm no me tinca para nada... no me fío, y resulta que tenía razón. No me molesta ni nada, solo que ya no puedo fingir que me interesa una falsa amistad ya que él en verdad quiere hincarme el diente.
Lo primero que debes saber de mí, la Ñuño de hoy, la Ñuño que te mira a los ojos, te habla, te toca y te escucha, es que es asexuada.
Así debiera comenzar todas mis conversaciones, porque todavía es usual conocer hombres que sólo se acercan porque ven un cuerpo. Me importa un repico si se ríen de mí; obviamente un imbécil de esa calaña (que recién esté conociendo) dejará de ser parlado por las Ñuños.
Idiotas.

--------------------------------------

Anoche tuve este maldito recuerdo, porque estoy leyendo sobre el descubrimiento intelectual o prehistórico que traían los fósiles, cuando se les empezaron a ver como especies extintas.
Leer sobre la extinción y la palabra plesiosaurio me trajo a colación un diplodocus, porque se parecen en eso del cuello largo. Ayer en un kiosco de autoadhesivos vi un cartón gigante lleno de gigantes autoadhesivos de gigantes dinosaurios, y me lo quise comprar pero pensé que era muy infantil, así que, en mi intento por ser adulta, continué mi altanero camino.
En mi vida siempre han habido dinosaurios. Pero este diplodocus de la plaza acevedo, en Concepción, me dejó otro recuerdo que anoche me estaba entristeciendo un tanto. Qué se le va a hacer; nunca alguien me había besado luego de contarle un monólogo tocado por la emoción de ser una persona idiotizada por los dinosaurios. Ese diplodocus estaba ahí y yo no le había dado importancia, pero en un momento de introspección marihuanera me acordé que jamás había estado en esa plaza como para apreciarle. Me alejé del grupo y paseé bajo sus patas, observando con admiración el trabajo que hicieron les artistas para construir ese maravilloso diplodocus. Una hembra que puso huevos. Toqué su piel, me paré entre sus patas y abracé la delantera izquierda, tal como hubiera hecho de haber tenido la oportunidad de conocer ese diplodocus de niña.
Entonces apareció como un ninja y le expliqué que nunca un dinosaurio me había hecho tan feliz, que nada me habría gustado más en la vida que tener esa plaza cerca, de niña, que realmente amaba al diplodocus y jurassic park y ese era un momento importante para mí. Se acercó, me sonrió, tomó mi cara con sus manos y me besó. Creo que nunca había sido tan tierno, y en ese momento me sentí enamorada, me sentí conectada, fue una armonía perfecta que me excitaba desde la presencia del dinosaurio hasta el contacto con su boca. Estaba ahí, viviendo mi momento jurassic park, siendo besada a los pies del diplodocus; mi felicidad se había doblado porque alguien eligió no decir nada, absolutamente nada, porque nada podría haber dicho y expresado más que un beso bajo el diplodocus. Cuánto te amé en ese momento, cuánto me marcó ese momento... no lo sabía, me di cuenta anoche y me enrojeció las mejillas el solo recuerdo.
La marca de ese momento no la borrará nada, porque no quiero, porque fui feliz y no tengo por qué sentir vergüenza o algo negativo al respecto. El wn hizo cosas buenas y cosas malas, y esa fue una de las buenas, de las que, aunque quisiera, no voy a olvidar ni sentiré con gusto amargo. El momento fue perfecto, ese ahora fue suficiente, no se va a perder de mi recuerdo, y tal vez hoy vuelva a mi memoria con un poco de pena y angustia, pero lo que sobresale de todas las emociones que me trae, es ese calorcito tierno que se reúne en mi abdomen.

--------------------------------------

Siento que pierdo mucho tiempo pensando en situaciones hipotéticas que jamás sucederán; podría estar leyendo en esos momentos, pero a veces me da paja y solo quiero ver imágenes en mi cabeza. Es como un jacuzzi prostituto de la imaginación, donde todas las personas entran a ojos cerrados a sentir burbujas de quién sea que esté presente en la misma piscina de jacuzzi prostituto.
Me gusta.
Cuando alguien sabe impresionarme o mantenerme atenta, cuando alguien contesta mi pregunta usando la idea que tuve en mente como respuesta para que me pareciera sexy, me  empiezo a derretir un poco, y mi carne se torna débil en mis sueños. Me lo han mostrado. Mucho me han comentado entre letras.
Como la otra noche, cuando volví a soñar con ustedes; con ustedes, nobles personas. En un café restaurante estábamos la C, la J y Ñ compartiendo destilados y bizcochos dulces. C nos mostró sus moretones y la jornada se tornó inmediatamente perturbadora.
-Ya terminamos, no quiero seguir con él nunca más.
Era la mejor decisión, pero no dejaba de darnos una profunda pena fundada en la terrible decepción de que el amor verdadero, el amor genuino, no puede existir. Porque somos leviatanes con yingyangs desequilibrados.
Igual, M estaba afuera y se ofrecía a ir a dejarme, a lo que C no se opuso porque era un sueño absurdo y en el fondo sentíamos que estaba solucionado el asunto de la violencia en convivencia.
-sabes que es horrible lo que hiciste, ¿cierto?
-pucha, sí. Estaba chato y en algún momento dejé de canalizarlo y me volví contra ella; no supe canalizar el estrés infinito que me estaba pudriendo por dentro, así que la golpeé. Sé que es culpa mía, sé que ella no lo merece. La amo con mi vida, más que a nadie, pero soy un pendejo perturbado y debo tratarme.
-Ella no debería volver contigo jamás. Jamás.
-ya sé. Pero debo tratarme de todos modos, porque yo no soy así.
La carretera estaba iluminada por los postes amarillos que aún no son reemplazados por LED. Había mucho viento, se acercaba un mal tiempo que dio un salto indefinido a otra instancia, donde el Gato me llama desesperado porque ocurrió una tragedia, un accidente sin precedentes.
Qué sucede.
Me subió al auto y condujo por un bosque nevado hasta un lago congelado. Ahí fue, me dijo. Se quebró el hielo y cayó, no pudo salir porque su cuerpo se congeló. El frío que vino después volvió a congelar el agua, y el cuerpo quedó ahí. Aún no podemos creerlo... Ñuño, es terrible.
Sí, sí. Y qué hago yo aquí.
Queremos estar seguros...
Sentía la pena de la J cruzar campos eternos que se conectaban a esa piel que podía percibir a través del hielo. La pena de J se transmitió a mi egoísta universo, y tuve que acatar la misión. Por ella, miraré por ella.
Sí, es su pierna... estoy segura.
Su pierna larga y peluda era lo más fácil de observar a través del hielo, porque en ese sector era donde se había roto la superficie antes endurecida, de manera que quedaba un agujero que nos permitía estar un poco más cerca del cuerpo.
Sentí romperse el corazón de J, era como si pudiese verla llorar sin consuelo alguno, y un vidrio me separase de ella. Mi corazón también se rompía porque no podía ayudarla a canalizar esa pena, a contener recibiendo y reciclando sentimientos. Un abrazo era lo que necesitaba para formar el círculo que la haría poder sentirse mejor. Pero ni Gato ni yo estábamos allá; las tragedias se sumaban. Primero la C con M terminando de forma fatídica, y luego la pareja congelada. Era un salto de tiempo nefasto.
Caminando de vuelta al auto, consolaba a Gato pasando una mano por su espalda para que pudiera pasar del estado de shock.
Mi pena sólo era real por C, J y Gato.



--------------------------------------

La muerte no es más que el cierre de un capítulo. La pena y la violencia quedaron atrás en virtud de que existían soluciones. La persona va cambiando y superándose a sí misma, a medida que enfrenta los obstáculos y cuando se cae se levanta con más determinación por continuar el camino. Ningún camino es fácil, decir eso es una falta de respeto respaldada por un inmenso complejo de narcisismo y superioridad, donde seguramente este pensamiento compensa inseguridades por traumas no resueltos.
Temo enamorarme de nuevo. Temo sentir la pasión del enamoramiento demasiado rápido y perder el rumbo de la realidad, porque obvio que la reemplazaría por la idealización de que, nuevamente, encontramos un amor que creemos será el definitivo. Cuando estamos en ese pasaje, cuando nos embrutecemos por el enamoramiento, se nos olvida que no es real. Para nosotras, no existe.
Anda con cuidado, Ñuño... anda con cuidado, ya sabes lo fácil que te enamoras. Tómate tu tiempo, que nadie te puede apurar.
El asunto es, ¿de quién se trata todo esto?



--------------------------------------

Y de repente me pasa que tengo una temporada de asexualidad, para luego dar paso a enrollarme con más de uno al mismo tiempo... en mi imaginación, por supuesto.
¿Qué hace una Ñuño en esta insólita situación? Es decir, jamás en la vida me habían cortejado 2 personas en una misma línea de tiempo. ¿Qué quiero? ¿Acaso es necesaria una elección?
Llamar a votaciones en estos casos no corresponde, obviamente. Eso era una pésima broma, de mal gusto ya que ni siquiera puede ser gracioso.
No quiero pensar que me estoy desviando de mis objetivos de tanto pensar en penes que desconozco. En la curiosidad hacia los posibles penes por venir. Eso es.
Me imagino que me paso los rollos sin fundamentos, y me da esa culpabilidad patriarcal de la mujer deseada que no puede explotar su sexualidad, debido a lo incorrecto del acto. Que se jodan. Es obvio que hay algo, lo sé, y ellos también.
Lo que me aterra, es que me vean como un pedazo de carne a la inglesa (yo iría por un filete a la inglesa) y luego me desechen. Que se den la paja de reposarme y después yo quede con la pera porque creí que no era un filete, creí que era una edición especial de su libro o película favorita. Algo que perdura mucho más que un maravilloso filete a la inglesa con una porción de rebuscadas ensaladas exóticas. Ñam.
No, el libro lleva dedicatoria. El libro es importante. Lo mismo pasa con la película. O la canción; los álbumes también son importantes. Un instrumento, tal vez. Un mapa del mundo. O un sentimiento que perdure constante a través de la memoria, infinito a medida que traspase los aparentes límites del tiempo y el espacio, reproduciendo su esencia con el uso del lenguaje y las redes. Lograr la inmortalidad de un amor que... para mí: no existe.