domingo, 1 de julio de 2007

conflicto interno

con éste llevo 92 post en este blog, y de nuevo vuelve el conflicto interno. esta vez, mi desgraciado denotante fue la noche de la celebración del cumpleaños de la ángela, donde me curé, hice y dije cosas estúpidas; la peor de las cosas es que yo siento que no he hecho algo malo, hasta que mi ángel guardián me patea los sesos y me obliga a mirarme al espejo. esta vez no vi un diablo, vi una pendeja culiá que por
la interrupción es un problema.
en fin, ayer lo pasé súper bien, eso no lo puedo negar. el problema es que ahora pienso y me arrepiento de todo, menos una cosa. y esa cosa fue tan bacán, que la saco de esa noche para poder ver todo lo malo y sentirme como una diosa de la estupidez, llenando los vasos hasta arriba e hiriendo a la gente que amo, a la gente que no quiero perder... mas las cosas ya están demasiado mal.
espero un "hasta cuándo con lo mismo?", envenenado con una correcta o justa idignación. es cierto, ¿hasta cuándo, ñuño? ¿hasta cuándo tomas y haces cosas de las que después te arrepientes? cierto que es me siento podrida por dentro, podrida porque fui muy perversa y pobre weona, reflejando así, quizás, mi situación como persona actual.
sintetizando lo que ha sido el 2007 para la ñuña, veo que las cosas se me han dado de mala manera debido a que soy una tontona que por un problema amoroso retrocedió en todo sentido en su línea de avance como persona integral -por supuesto, con esto me refiero a lo que yo sienta como integral, pues es algo muy abstracto y del todo subjetivo. y retrocedí más de la cuenta.
ya no es una weá de años, ñuño 2006 version 2.0 y estupideces, no. es algo que está metido en mi cabeza, y no debo negar mi pasado más cercano. el primer paso es reconocer, aceptar y admitir que tengo un problema:
-tengo un problema.
ahora dilo en voz alta, no lo escribas.
bien.
ahora que ya lo acepté, es importante analizar este problema de manera que pueda llegar a la raíz del asunto, y cortarlo de una vez por todas. así podré comenzar de verdad una nueva época, y revivir el 2007 como un año bacán -y así deberían ser todos.
entonces, miro al pasado, etiqueto los momentos en que he dejado la cagada. los más importantes, los que mejor recuerdo, son:
-en pucón:
•la tercera guerra mundial.
•tequilazo.
•la despedida de nosotras.
-en juntas de curso:
•junta en la casa de la pau.
•el cumpleaños de nachito.
•el cumpleaños de la angelina.
-otros:
•post todos los puntos anteriores.

ahora que siento que no puedo acordarme de más puntos -y sé que los hay, pero no con exactitud como para llevarlos al blog- busco entre ellos factores que se repiten. los más frecuentes son: pina, pelayo, copete. pero pina no está en todos, así que se descarta. además, está más que claro que mi problema no es con ella. asimismo, me permito tachar a pelayo, porque no es su culpa estar presente en todos mis puntos, sino mía.
finalmente, quedan dos puntos importantes: copete y yo. mala combinación, ¿cierto?
no quiero echarle la culpa de todo al alcohol, eso es malo... pero, asimismo, el alcohol en sí también es malo. pero, más que todo, es que yo tengo la cagá en la cabeza.
conclusión: al yo tener la cagá en la cabeza, el alcohol influye de mala manera en mi, ya sea mucho, poquito o nada.
lo único que no contiene alcohol entre mis puntos, es el post todos los puntos anteriores. eso se debe a que también me he mandado cagadas estando sobria, producto de lo que haya pasado la noche anterior, o qué sé yo. ya sé nada... quiero termina este punto, pero me siento ineficiente para lograrlo como me gustaría. pero, en síntesis, este punto es especial porque NO SÉ, DE VERDAD NO PUEDO EXPRESARME.
la solución que le veo al asunto, es dejar el trago en grandes cantidades para un momento en el que yo esté feliz, bien y sin ganas de ser la mina más asquerosamente pintamono, desubicada y puaj... me odié cuando me recordé. odié el comentario que hice, y odié el haberlo dicho cagá de la risa, como jactándome del asunto, cuando en verdad es algo delicado y desagradable. ahora siento enormes ganas de tirarme al suelo y disculparme con todos los que tuvieron la desgracia de verme y ser molestados por mi. joel tiene razón, tiendo a ser perversa. tiendo a sentirme fuerte cuando muestro mi aguijón venenoso, o cuando hago sonar mi cascabel, siendo que está mal. no quiero ser más el escorpión amenazador ni la serpiente asesina, no me gusta.
mi declaración de querer moderarme es sumamente importante para mí. no merece un reconocimiento porque debí haberme dado cuenta hace tiempo, pero las estúpidas(os) como yo, cambiamos cuando sentimos que tenemos mucho que perder, o cuando ya lo perdimos. es triste, pero son cosas que pasan, y debo saber lidiar con eso. además, yo entiendo que me haya convertido en una mierda de mujer, como dice ness, que me haya caído a cagar y que no tengas que soportar mis estupideces de pendeja culiá. ya voy a crecer, no me esperes. por mientras, sigue tu vida feliz.
debo añadir -a lo úrsula- que en estos momentos no soy una chica feliz, pero todo lo que he escrito es para sólo para eso -valga la redundacia-, y no para hacerme la víctima, ni parecer mosquita culiá muerta aplastá en el ventanal por la cortina -porque yo antes hacía esas cosas, hasta que a un mosco se le ocurrió crujir tanto, que me quedé traumada. además, tenía juguito, ¡puaj!-, o pa decir cosas entre líneas, qué sé yo, etcétera. no quise hacer sentir mal a nadie, y mis comentarios, al ser mi responsabilidad, insisto, NO SON EN MALA.
no sé qué más decir. me cuesta terminar las ideas, sobretodo cuando no las tengo tan ultra claras.

en fin, gracias.

1 comentario:

paródica dijo...

nacer, crecer, vivir, morir. esos son los cuatro puntos culminantes, por los que todos pasan. crecer y vivir están juntos. uno se retroalimenta del otro; eres adolescente y lo que te pasa está bien, dentro de lo normal (pina picá a sicóloga). de todas formas, siéntete especial por darte cuenta, por querer cambiar, por LEVANTARTE. hay gente para la que es más fácil encerrarse en una burbuja y tratar de que su entorno los quiera para después quererse ellos. te nombro un ejemplo empírico?
y es patética, no, sí. da lo mismo. tienes las facultades para elegir tú lo que quieres hacer o no. así que pico con la hueá y déjala atrás...no en el sentido de borrón y cuenta nueva, pero simplemente FUE.
cliché, pero la vida sigue. depende de ti cómo.