martes, 22 de julio de 2008

Ha llegado la hora

Porque resulta que al fin sucedió: soñé con las profundidades, con el mar, con ballenas inexistentes y un pez espada ciego que se comía al lupo. Era todo tan mágico, estar entre ambos animales, con la Javi y el Tomás, con mi madre y más tarde el Lupo, quien sabía sumergirse y de un momento a otro desapareció. Supisimos que fue el pez espada; aquel pasó a llevar mi piernay quería devorarme el talón.
Todo lo anterior significa para mi, que ya no me interesa el fondo marino. Cambiaré el tema del blog a lo que se me ocurra...

2 comentarios:

corazonesenllama dijo...

me gusto como quedo tu blog !
tu y tus sueños :P
mañana siii ! mañana nos vemos aunque se caiga el cielo a pedazos!
besitos !

Anónimo dijo...

weona rechapos q t cuesta mandarme un meil o conectarte cuando est{e yo, t odio