viernes, 26 de diciembre de 2008

Cajón y Samael

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

¿Por qué siempre despierto llena de mocos? Aunque la noche haya sido muy acalorada, si duermo un instante y despierto, tengo la nariz plagada de mocos asquerosos.

La Pines juega Silent Hill 2, un juego en el cual la primera parte se trataba de tonterías en las que estaba involucrado Samael, o mejor conocido como el Diablo mismo. Era realmente terrorífico; ahora bien, por el modo que tienen los monos horribles en esa segunda parte, supongo que también el querido Samael está involucrado. JAJAJAJJA, y recordarlo es como estar de nuevo en Los Junquillos, cuando el Luis Riquelme nos contaba las historias sobre el diablo, ese viejo de negro que vio su amigo borracho, que una vez salió de la casa, volvió al poco rato, pálido, sin color en los labios; solo tres semanas después se atrevió a contar lo sucedido, y fue que caminaba junto a un acompañante extraño; un viejo al cual imaginé de inmediato como un huaso grande vestido con el traje negro elegante, de viejo caro. Bien, pues se le adelantó mucho y para no sentirse solo y ser buena onda, por todo lo borracho además que estaba, le dijo que lo esperara. Entonces el viejo se dio media vuelta y en un instante sus fauces le tomaban la cabeza; no atinó a más que correr y correr hacia la casa de su amigo. Una vez allí, se quedó callado. Por supuesto que él vio en el viejo, al diablo. Pues yo creo, sinceramente, que estaba aparte de borracho, drogado con alguna porquería, parte de la historia que, por supuesto, Lius Riquelme no quiso contar.

Es aquí, en el Cajón del Maipo, que recuerdo esas cosas mientras tomo una cerveza en piyamas y veo la hora. Serán las dos en poco rato. Está bien, dije que lo llamaría a las dos, pero Masacrón no está, así que lo llamaré apenas llegue con su Blackberry de mala muerte. Ahora Tomás fue a preparar un pan con queso derretido y Ketchup para su prima querida –es decir, YO-, el cual más adelante no sabré cómo pagar… es que hay gente tan buena.

Ya no quiero seguir escribiendo. Me dio lata.

Que lo pasen bien. Me bañaré en la piscina cuando me den ganas.

Adios-

No hay comentarios.: