domingo, 15 de febrero de 2009

Cartas

Me gusta escribir cartas, de verdad. Siempre he querido entregar la mejor carta de amor del mundo, algo realmente imposible; soñar no cuesta nada, dicen, y qué bien que sea cierto. El problema que tengo apra cuando quiero escribir una carta, es que no sé cómo empezar; creo que por eso lo mejor es poner "Querido tanto o tanto:", o de inmediato el seudónimo que se le tenga a la persona. Alias. Sobrenombre, nombre, apellido incluso. O un insulto. "Querido hijo de puta:". Cierto es, que las cartas favoritas y las mejores que hago, son cuando me dan ganas de entregarlas porque contienen insultos varios en ellas; qué bien no haber entregado nunca una, aunque de verdad me gustaría alguna vez sentir un odio de nunca acabar, que sea sólo eso y nada más, como en las películas. Una que otra pelea a muerte de vez en cuando, quizá, como Batman y Joker.
He decidido que ha llegado mi hora para enviar una carta enteramente formal, de puro ociosa que soy. Eso haré, en el transcurso lento de estos días infinitos del cerdo febrero. Y qué bien que sean así, porque si se hicieran cortos y llegara marzo... ay, es que no quiero pensar en eso realmente. Acabo de ahogar un suspiro por el tema odioso al que he llegado.

3 comentarios:

paupina dijo...

yo me estoy pedando en tu cama

Mr. L Beer dijo...

jajajajjaja el comentario de la pina, debes de cambiar esas sabanas
jajajajajja


amor tu escribes las cartas mas hermosas del mundo hasta cn olor rico y todo me encanto la carta q me entregaste el otro dia
algun dia te mandare una pero q te llegue por cartero cmo antes

te adoro washita rica

ñam ñam te quiero comer .baba

Alotta Fagina dijo...


i miss you
very much
después subo las fotos de valdivia, porque mi mamá no me trajo la cámara grrr