martes, 23 de junio de 2009

Subiré mi ensayo porque no sé qué escribir...

Introducción

Durante la educación media nos planteamos qué puntaje debemos obtener para qué carrera de nuestro interés. Resulta bastante fácil decirlo, hasta que te percatas de que estás hablando de lo que regirá aspectos importantísimos dentro de lo que supone la vida humana en estos días. El forjarse como un profesional, el área en que te quieras especializar, dónde piensas trabajar y en qué exactamente, influyen sobre nosotros de una manera bastante preocupante, desde el momento en que comienzas a plantearte con seriedad si es que estás preparado, si te gusta de verdad, qué podrías hacer con tu conocimiento, y proponer investigaciones novedosas en cuanto al tema de interés personal.

En el momento preciso en que un joven adolescente se encuentra frustrado debido a los resultados obtenidos en los semestres cursados, a pesar de alegar que la carrera le satisface y que está seguro de ser feliz en ese ámbito, sin embargo por dentro siente que quizá no debería estar cursando esa carrera por miedo al fracaso, entra en un círculo vicioso que lo introduce lenta y a la vez desesperadamente en una patología cada vez más común en el mundo entero: la depresión. Una de las tantas consecuencias que conlleva esta enfermedad, es la pérdida de interés; el paciente ya no se interesa por las actividades que antes le gustaba realizar. Por ejemplo: ir al cine, salir con amigos, oír música, leer, su propio trabajo. Esto puede deberse, a que ya no disfruta el efectuar esas actividades, o a que ya se le dificultan (Riveros, Hernández, Rivera; 2007). Esto es bastante común en el plano académico universitario, ya que las grandes responsabilidades pueden acarrear una dificultad mayor, independientemente de si le guste el área o no, como está citado anteriormente.

Como alumnos que estudian una carrera de Cs. Sociales como lo es la Antropología, cabe cuestionarse el malestar de varios compañeros, siguiendo con la supuesta “humanidad” de que tanto se enorgullecen, y dejar de lado el egoísmo que inculca un modelo de vida individualista, represivo e insensible. Al menos eso creería alguien que no está inmerso en un curso universitario de Antropología; pero la realidad es distinta, y uno se entristece al ver cómo va ganando el egoísmo en los jóvenes, la falta de preocupación y cuestionamiento hacia temas tan importantes como lo son la educación y la horrorosa diferencia de clases. De este modo, nosotros que presentamos un cuadro depresivo, nos preguntamos, ¿por qué de esta enfermedad tan común, no solo en Chile, sino también en todo el mundo, que lleva a cometer suicidio muchas veces, siendo que supuestamente la universidad es una de las etapas más divertidas y lindas de la vida, una experiencia inolvidable y exquisita para muchos?

Desarrollo

Es difícil estudiar una carrera de Cs. Sociales el Chile, sobretodo cuando amigos de colegios particulares y familiares creen que uno no tendrá trabajo al graduarse. Esto parece ser el reflejo de una sociedad no apta para reconocer el trabajo de un cientista social, en este caso, el de un Antropólogo especializado en el área física; eso supone una búsqueda de trabajo e investigaciones en un campo laboral prácticamente virgen, y los comentarios de alumnos ya en práctica no ayudan mucho a no sentirse mal. Han dicho que la práctica en el servicio médico legal ha sido del todo incomprendida, llevándolos a realizar trabajos que no requieren conocimientos anatómicos. Quedaría buscar trabajo en el área de la arqueología; ¿qué pasa con aquellos que no se ven familiarizados con la arqueología? Lo más probable es que los alumnos que se vean aquejados con esta interrogante, caigan en síntomas de depresión. Entre los factores que generan depresión entre universitarios se encuentra al elevado costo de los estudios y un mercado laboral muy limitado, es decir, primero un gran esfuerzo y luego la frustración (Riveros, Hernández, Rivera; 2007).

Esto es bastante claro para quienes queremos seguir la línea física de la antropología, ya que para obtener resultados satisfactorios debemos esforzarnos mucho para cursar los ramos de anatomía, para lo cual nos preocupamos especialmente a la hora de pensar en postgrados, magíster y doctorados, si es que no tenemos una propuesta novedosa para investigación; esto claramente sería más difícil de llevar a cabo en Chile, ya que seguramente el financiamiento sería privado o por uno mismo. Por lo tanto, la mejor opción sería continuar los estudios en otro país, donde las universidades ofrezcan mayores oportunidades y financiamiento para propuestas investigativas inteligentes y, por sobre todo, novedosas. Es decir, debemos esforzarnos como Antropólogos físicos para traer una acotación importante al mundo, nueva y que genere polémica dentro de las ciencias. El problema depresivo radica en cuánta autoestima y confianza se tiene para creer de verdad que su cabeza puede plantear algo tan bueno como para conseguir financiamiento extranjero. Entonces, si se cae en la depresión y se presenta el síntoma de desinterés, lo más probable es que aquello conlleve a la pérdida de un semestre académico, o al abandono de la carrera, ya que se vería inmerso en una gran dificultad para cubrir las expectativas que tiene el estudiante para con su carrera, sus resultados, y su universidad (Amézquita, González, Zuloaga, 2003). Esto provocará un sentimiento de culpa por no haber cumplido con sus metas como estudiante; este tipo de síntoma es muy frecuente en el deprimido. Ellos pueden pensar que están deprimidos por cosas o situaciones que hicieron o dejaron de hacer en el pasado (Riveros, Hernández, Rivera; 2007).

Otro factor importante es la dificultad en las relaciones con sus compañeros; para los alumnos es muy importante la relación con sus pares para fortalecer el desarrollo personal y social, en un espacio y situación donde todos se identifican con cada uno. Las amistades son la fuente principal de sustento emocional, cubren las necesidades de proximidad y confidencialidad por estar compartiendo circunstancias y vivencias similares; el no tenerlas se convierte en factor de riesgo para estas patologías (Amézquita, González, Zuloaga, 2003). Este hecho lo he observado en carne propia, en cuanto no comprendo la rivalidad que se tienen algunos compañeros, la cual justifican inconscientemente con respecto al área antropológica que uno quiera seguir; por ejemplo, yo no tengo opinión con respecto a un tema sociocultural, pues pretendo especializarme en el área física. Por lo tanto, carezco de amistades en el curso universitario; mis verdaderas amistades se encuentran fuera del círculo antropológico, a excepción de unas cuantas personas y mi pareja. En este punto debo admitir que a veces me molesta la exacerbación del folkclore chileno, el cual considero prácticamente impuesto por los historiadores europeos y religiosos, que no quisieron darnos a futuro una identidad plagada de sufrimiento, violencia, explotación y exterminio; esto ultimo es aquello que considero realmente como la identidad del chileno, solo que no lo quiere aceptar para no enfrentar el espíritu luchador del cual debiera sentirse orgulloso. En vez de eso, agacha la cabeza y camina creyendo que nuestros colonizadores son los mejores. Mi crítica, vale decir, jamás la he comunicado a alguno de mis compañeros, salvo mi pareja, pues sé que opina igual que yo en este sentido. La realidad del asunto es que prácticamente no me relaciono con mis pares, por ende me siento bastante identificada con ese síntoma para la depresión citado anteriormente.

Un tercer síntoma para estudiantes con depresión radica en reprobar asignaturas o un semestre entero, ya que representan uno de los duelos más relevantes, puesto que amenazan su razón de ser dentro del ámbito universitario, interfieren con las posibilidades de crecimiento personal o académico, comprometen negativamente la autoestima y conducen a síntomas ansioso-depresivos, y, finalmente, a comportamiento suicida (Amézquita, González, Zuloaga, 2003). Este síntoma se ha desarrollado en mí desde el segundo semestre, al reprobar dos asignaturas. Hoy creo que, a causa no haber superado todavía mi depresión, reprobaré unas cuantas más, a pesar de mis esfuerzos para no hacerlo, ya que es muy difícil concentrarme del todo para algo que creo (inconscientemente) que no soy capaz.

Conclusión

Los alumnos se ven constantemente rodeados de varios factores que pueden producir síntomas de depresión, tales como el miedo a no encontrar trabajo, sentimientos de culpa por falta de cumplimiento académico, ya fuera para con el mismo o sus padres, falta de comunicación y relación con sus pares, y por último la frustración. Estos síntomas y factores son pocos comparados con los que se han encontrado con el pasar de los años. Uno de los síntomas más importantes con respecto a la satisfacción personal, cita textual, es:

La satisfacción con la carrera parece ser un factor de protección para la depresión, la ansiedad y el comportamiento suicida, por cuanto el estudiante que de manera sucesiva va logrando las expectativas académicas y personales frente a la carrera fortalece su autoconcepto, autoestima y autoeficacia, aspectos que contribuyen significativamente a un estado de ánimo saludable (Amézquita, González, Zuloaga, 2003).

No logro encontrar una respuesta para la pregunta planteada en la introducción del ensayo. Simplemente se sabe que los tiempos han cambiado, que quizá para nuestros padres, a pesar de haber estado en dictadura, el haber cursado la universidad fue gratificante e inolvidable. Pero hay muchos, demasiados factores que hoy dan pie para deprimirnos; la falta de humanidad en el mundo, el egoísmo que con cada generación se presenta con mayor fortaleza, casi como un ideal, la superficialidad de los supuestos modelos a seguir; un modelo tan insano e imperfecto, que mata de hambre a miles de niños, que manda a matar a indígenas en el Amazonas, que extingue razas animales por su piel, que justifica guerra y genocidio, que utilizan a los medios de comunicación masivos para mantenernos atontados y dejar de cuestionarnos y mirar más allá. Lo que más tristeza me da, es ver que funciona. Es por ello que últimamente concibo sentimientos de rechazo hacia lo que significa la humanidad en nuestros días, y en vez de trabajar como una antropóloga sociocultural y estudiarnos a nosotros en un presente, prefiero especializarme en el área física para intentar reconstruir nuestro pasado, y finalmente descubrir nuestro ancestro común con seres tan hermosos como los grandes primates, o tal vez trabajar con aquellos que creían que venía algo más grande tras la muerte, y fueron momificados.

El gran problema de los pacientes con depresión es que, por ser una enfermedad incomprendida y de la cual no se sabe tanto como quisiéramos, varias veces las terapias y pastillas no han funcionado, lo cual conlleva a lo que yo considero como el último acto de la depresión: el suicidio. Bajo mi punto de vista, esta es una enfermedad viral que afecta a algunos rezagados del sistema en que vivimos, o que se activa por algún hecho en especial que no podemos ver, aunque sepamos que ahí está.

Es importante que seamos fuertes aunque no tengamos el apoyo de muchos; pocos enfermos de depresión son quienes terminan una carrera con pocos problemas, y muchos la dejan. En mi caso, pretendo continuar aunque sepa que no voy a ser una buena alumna, ni destacada en ningún sentido, pues son estas cicatrices curriculares las que luego me ayudarán a mirar atrás y saber qué es lo que no quiero para mi, ni para los pocos a quienes amo. Pretendo continuar mis estudios en el extranjero aunque no tenga buenas notas, y luego regresar para aplicar mis conocimientos junto a quienes sé que desean impartir varios aspectos de la Antropología Física en Chile.

martes, 16 de junio de 2009

Contigo amo el amor


En algún minuto tuve ganas de escribir sobre sexo y todo eso, pero luego recordé mi cuentaRUT, traté de revisarla por internet, pero estuve intentándolo tanto rato, que me dio PAJA y SUEÑO... Sí, ahora tengo sueño, mi cabeza va a estallar con lo estruendoso del disco year zero de nine inch nails. Pucha quiero saber a cuánto las entradas de depeche mode por la crestaaaaaaaaaaaaa....
Estoy cansada, muy cansada. La película de Steve Carrel que vimos hoy con la mamá y la Pina me gustó, me llegó a los sentimientos y me puse muy contenta con el final, aunque los finales de esas películas de amor siempre son obvios. Ahora que introduje el término "películas de amor", me dieron todas las ganas del mundo de que mis sentidos baboseen con orgullo y prejuicio, para luego llorar y llorar por amor. O también regreso a cold mountain, QUÉ PENA ME DIO ESA PELÍCULA.

Ayer quería montar a mi hombre; como no lo hice, hoy ando toda caliente acumulada. Quiero tener sexo, follar, hacer el amor, fornicar, intimar, o como sea que le diga la gente. Pero quiero con él, y sólo con él. Me gustaría poder gemir sin complicaciones, sin miedo a que alguien me escuche. Mi placer intenta aparecer por mi boca, pero no puede porque debo contenerlo para que no me pase lo mismo que en el carrete del cumpleaños de Jimmy, hace poco más de un año. Deseo tanto una noche o un día entero junto a él, que si me hicieran elegir entre mejorarme o estar 48 horas encerrados, elegiría la segunda opción.

Te amo, Jorge Andrés; te amo y te amo más que el amor; te amo y te amo más que al sexo; te amo y te amo más que respirar por naturaleza; te amo y te amo más que cualquier paisaje exótico, porque si no estás tú, entonces no es un paisaje tan interesante. Te amo y jamás en la vida te olvidaré. Siempre habrá un lugar para ti, ¡mi amor hermoso precioso exquisito!

martes, 9 de junio de 2009

calladita calladita shhhh...


No creo en el bien llamado paraíso; ni me interesa. Tampoco creo en el bien llamado infierno; ni me interesa. Menos voy a creer en las bien llamadas moléculas; me enferman. Jamás comprenderé de donde salió todo eso de los átomos, moléculas, la química y física en general. Eso de que algo es polar y apolar, hidrofílico, enlaces covalentes, puentes de hidrógeno, etc, puaj. Por qué cresta una palabra tan simple como agua la fragmentan en moléculas de hidrógeno y oxígeno. No entiendo por la conchatumare.
A veces me encuentro extrañando mi vida como la veía anteriormente; lo hago a menudo. Igual he cambiado harto en poco tiempo, lo noté ayer en la micro, cuando pensé que en realidad ya no me da asco que la gente fume. A lo mejor en algun momento yo también empiece a hacerlo; total, el mundo está cagado y nada de malo tiene que uno lo esté también, y para mi eso de fumar tanto igual es estar cagándose cuando se traga ese humo. Los pulmones lo saben; la mente también lo sabe. Es hora de dejar de pensar tanto. Mejor nos dejaremos llevar por el placer. ¿Me vas a negar que si te hicieran elegir entre Alan o Charlie, querrías ser Charlie? Yo también querría ser Charlie, y si fuera un sim con todas las expansiones, de todas maneras tendría las aspiraciones de placer.
Me gusta suspirar y escuchar Recoil. También me gusta que mi hermana esté en la cama y chatear con la Bobina. Pero no me gusta ver a la gente de la u, por el momento; me dan miedo, de verdad. No es hueveo, les tengo terror. Me encanta que mañana no tengamos clases, y me gusta tener certamen el jueves porque la paso bien en el momento de los certámenes, pero no me gusta porque tengo que darlos en una sala plagada de gente de la u.
Soy una miedosa.
En el blog de la Moya leí que sus perras reciben las cartas y se las entregan, qué tiernas. El Lupo y la Juantxa le comerían la mano al cartero...
Pero sí creo en el Universo.

viernes, 5 de junio de 2009

jdklsbgjksdnglsjkdnh

zgksngksdnkgns dkg nlksd nglknañmf kñwaefk ekgilngklr jnel xlnlnlrj onti nin 7ifn4int48n4
k4 jnto4h98hi jt9i4 j
r4 84htohwl4.ej t49t48ot84w 8wyh 8othi4how nn ng 4ng unsldnvj nalndiw nwjneuwneuownw w kpw orw rf wo e+w e oej owjk ñwejo jñoew ew
te ok toewk toektpoewjkoy`jeròyjoer`kjyèr
reoyreoyjer`pyjeropyjoprej oypwjroñjfoer
rpihj repo yjoemòrekjyp94j poy4mhpekr
ily j5peijynp45jypmspoymws`ky`wky4
ripoy jn4epoimy p4mypomreo pmyoremyrrñ
rñly w4omyop4wm oym4omypomreopmyomrepo
rklñyjeroñy opremypoiwmypormsopmwopmykrfmrlyk
ñrmoremhpoirmpohmrhmordñmhoñrwmyhprijnosnriyore
reoitjewoijnfinfi84n8i4ntionsionteiowntyñreinyñrionrignienfienfienf
eifjeiofneifniefnineifneifneinfienfienifneifnienienfienfienienfienfifnfifnifnnifnif
ffofmfomfofnfofinfifinfnifninifinfinfnifinfinfinfnifnifinfinfnifinfinfnifinfnifinfniinfinfnifinf
fofnifinfnifinfnifnifnifinfnifnifinfinfnifnifnifnifinfnifnifnifnifnifinfnifnifnifnifinfinfinfinfinfnifni
finfifnifnfeingonreuohnoñrnhurnuhnrunhurnhunruhnurnhurnuhnrunhurnuhnrunhurnhunru
elgmewmtñelmwñglmelñmglemwglmewlgmelwmgñlemwlñgtmewg
egolmeñlgmwelñmgñlmglñemlñgmelgmeñlmglemglñemge
gelñmgñlemglñemlgñmelñmglemglñemglñmeñlg
elgmeñmgñelmglemgñlemñlgmelñgw
elñgmeñlwmgleñmgñlmelñg
lñekgmeñlmgleml
ñwlemmeg
eñlk
eñlg
ng
gn
g
.

martes, 2 de junio de 2009

Dúo de Fantasía le indica la nada en gnugno.blogspot.com


A veces hace falta desinfectarse la oreja, escuchar el miau de tus gatas pidiendo salir o entrar, jugar con el elástico de la boca, ir más allá de lo cotidiano con los ojos, y, por ultimo, leer a alguien. En este caso, hoy he leído a alguien a quien nunca puedo leer, porque jamás escribe. Esperaba algo un poco más alegre, pero me quitó la emoción cuando me dijo que escribió sobre la muerte; supe de inmediato a qué se refería.
Todos sabemos que a medida que nos vamos familiarizando y adquiriendo más confianza para con alguien -ualgo- terminamos por reconocer códigos personales, distintos pero asimismo inolvidables; cada persona o cada hobbie tiene sus propios códigos, los cuales descubrimos sin darnos cuenta, y a veces los perfeccionamos. Para el caso de los hobbies conozco empíricamente lo que pasa cuando uno ve mucho cine -entrecomillas- bueno. Al principio todo es mágico y pasa en el momento; con el tiempo, las técnicas mal repetidas o mal copiadas para dirigir te van dando las pistas necesarias -estaveznoparaasombrarte- para predecir el final o hechos que para una parecen bastante obvios. Bueno, pues, no lo es para todos. Lo mismo pasa con las personas; es evidente que cuando a una le asombra mucho algo que se compró o que vió -porejemplo- y le cuenta a la mamá, ella dirá "hm". Nosotras sabemos que no lo hace de mala onda, sino porque es así y -porlogeneral- suele no ser muy efusiva -pornodecirnula-.
Por todo lo anterior, es que sabía a qué se refería esa persona cuando me dijo que escribió sobre la muerte. Así, no tuve que pasar por la sorpresa -pornodecirdesilusión- de encontrarme con algo que no esperé, porque sí lo hice -¿?-.
Hablando de cosas del día, hoy me emocioné montones en la nueva tienda de Lego con la Pina, en el mall. Había un pirata enorme hecho de legos tamaño normal; había cajitas de lego para guardar chucherías; había un vaso LA RAJA de tesoro pirata; ¡¡¡¡había, había, había...!!!! FUE LO MÁS.
Si hubiese habido legos de batman, habría sido el TRIPLE LO MÁS.
En fin, ya no tengo ganas de seguir escribiendo. Mejor me largo a hacer otra cosa, hasta que me de sueño. Buscaré a la Milly para que se acueste conmigo, pues ya no duerme con la Pina porque la dejó por la Luputu. Eso me recuerda que la llevaremos a operarse el viernes...
¡Qué rápido pasa el tiempo! ¡Te amo mucho, mi querido y hermoso Jorge Andrés! Ya quiero vernos celebrando nuestro aniversario, ambos dos más ricos que nunca.
Un mensaje para la Pina: creo que iré a ver cómo juegas sims 3. Gracias.

(Con respecto al título de lo que escribí hoy, recuerdo a quienes estuvieron presente en la exitosa venta del verano, en el parque Ecuador, que uno de esos días se puso una pareja con su ampli al frente, a cantar sus canciones y vender su disco a luca. Ellos eran el Dúo Fantasía (si más mal no recuerdo), y hoy lo escuchamos con la Pina, en la micro. Vale decir que gracias a ella me di cuenta, pues me dijo "¿ese no es el dúo fantasía o algo así?" Puse cara extraña porque no le entendí, y luego, al escuchar el coro "SIEMPRE SEREEEMOS LA PAREJA IDEAAAL, PAREJA IDEAAAAAAAAaaaAAAaaaLLL ♫", me salió una enorme carcajada, un poco fuera de lugar en esa micro. Eso es todo con respecto al título.)