viernes, 4 de septiembre de 2009

No puedo evitarlo


Espero de todo corazón que este no sea el fin. Ha llegado la noche, estoy con frío y sola; me pongo a pensar en ti, recuerdo lo que hablé de ti hoy, siento melancolía, siento pena, siento un intenso dolor que se demora en aparecer, pero cuando se va lo hace al tiro; como el amor. El amor se demora en llegar, y es lindo, es hermoso... cuando llega el momento de irse, sin embargo, te abandona tan rápido que no lo puedes creer. Todavía no lo puedo creer.
Estoy intranquila, ansiosa; tengo dudas acerca del futuro proximo; cómo quisiera ir contigo a Santiago, aunque sea como compañeros, cómo deseo estar a tu lado, aunque no te esté abrazando, cómo anhelo los buenos momentos...
¿Por qué dejé que esto pasara? En su momento me di cuenta, y me dije "no volverá a suceder", precisamente el día anterior a la salida del beer place y después el alkatraz. Qué tonta fui, ¿por qué no pensé? Porque claramente en su momento dije cosas pasionales porque soy una pasional apasionada que muchas veces no se puede resistir a las cursilerías y romanticismos (en el plano de vida de pareja)... me encantas tanto, te amo tanto, te adoro tanto. Me apena con creces esta situación de que pases a ser un compañero de curso más, porque sé que jamás podrás serlo para mi. Lo sé y ahora me pregunto qué voy a hacer para no arruinar el trabajo de teoría.
No quiero pensar en que me dejarás de amar y eventualmente pasaré a ser una ex odiosa para la próxima polola que tengas.
No quiero pensar en cuando me dejes de amar.
No quiero pensar en que dejarás de extrañarme.
No quiero pensar en que sientes que estás muchísimo mejor sin mi, que tu vida se arregló y que perdiste el tiempo conmigo... por favor, no... te conozco y no creo que lo hagas, pero de todos modos me da miedo.
Tengo miedo. No quiero perderte; te estoy perdiendo; te perdí.

Estoy tan enamorada de este hombre que me engatuzó. Confío en que en algún momento podré estar bien, pero por ahora... no sé cómo chucha voy a dar ese certamen si no puedo ni estudiar. Pero es mi deber y lo haré, me irá bien, y si no me tengo confianza con torpedos me ayudaré.

Te amo, Jorge Andrés Zárate Delgado.

No hay comentarios.: