sábado, 5 de diciembre de 2009


Lo admito: tienen razón. Siempre hablo de más y hago declaraciones públicas de más; pero uds también saben que sería falso decir que la vida y las decisiones son absolutas. Además, todavía no pasa nada de nada y quién sabe. Capaz que siga como ahora, capaz que no. Pero al final, haganme el baile del told you so si me equivoco... mas es decisión mia. Finalmente, yo soy la que escuchará algunos consejos y otros no tanto, y no pueden culparme ni juzgarme porque somos humanos y vivimos haciendo eso. No es que esté bien, pero tampoco está mal. Además, si alguien tiene que asumir las consecuencias de una mala o buena decisión, esa persona no será más que yo, al menos en este caso. Por supuesto que hay de todo en este mundo, jojojo.
Sólo quiero declarar que estoy tranquila. Lo de ayer resultó ser la segunda opción que pensé y no subí al blog porque me ensimismé creyendo que el susodicho fue a carretear. Pero no me quedaré feliz y tranquila por eso, nooo. Sólo se ha dado un buen día y seguirá como tal, desde que desperté a pesar de las penas de anoche.
Tampoco voy a creer todas las pelotudeces que me dice, porque hay que ver y sentir para saber, más que leer y escuchar. Si me ama de verdad, me lo hará saber como es debido, y lo demostrará. Si no, no lo hará, no volveremos y bueno, tampoco será terrible para mi. He asumido ambas dos posiciones como muy posibles.
Ahora, a trabajar en embriología comparada para mi electivo de evolución.

Ya.... no más, por favor.......................


Por el título es obvio de lo que voy a escribir.
Creo firmemente que cuando se dan demasiadas oportunidades o habla de temas que está acostumbrado, sin saber realmente lo que está diciendo, está mal. Soy de esas que ha dado mmuchas oportunidades y le han hablado como antes; saco mis conclusiones, abro los ojos, dejo de lado los sentimientos y me digo "guau... este tipo me hizo creer que realmente le importa; lo que dijo fue solo porque está acostumbrado...".
Un año y seis meses son suficientes para cambiarme por carrete, amigos, bandas y vida de famoso. Son suficientes para maltratarla por chat sin razón apartente (o al menos justificable). Perdónenme, pero me siento MAL. Me siento SÚPER MAL, porque fui estúpida y quise convencerme de que yo era tan especial como para que él madurara y pudiésemos seguir juntos; en pocas palabras, que madurara por mi, para estar conmigo.
No, no soy tan especial, al menos no para él. Pero no desespero: sé que por ahí hay alguien que me considera súper infinito de especial, y yo también lo veré así. Será un amor recíproco que cumplirá con las expectativas de ambos dos, equilibrado, feliz. No tendré que madurar para él sin que él madure para mi; cuando se comprometa conmigo hará lo imposible por cumplir con su compromiso, dejando de lado esa mierda que es el alcohol; por supuesto que por mi lado será igual. Estoy segura de que puedo hacerlo, porque ya lo hice por quien me intercambió por diversiones varias que supongo son más atrayentes que yo.
Lo curioso es que antes de que me rompiera el corazón le aconsejé mil veces que estuviera con alguien de su tipo, no una persona con sangre normal como yo; a veces pienso que necesita una mujer con sangre de cerveza, para que sepa lo horrible que es para quien está del otro lado.
Es terrible, de verdad. Es terrible que una se vea intercambiada por alcohol. Es terrible amar a alguien que ama más un estilo de vida que lo llevará tarde o temprano al alcoholismo, incluso a la drogadicción, y no poder hacer nada para ayudarlo porque toma esa actitud pendeja de "no cambié por tal persona, no cambiaré por ti: NO CAMBIARÉ". Y pienso, con lágrimas en mis ojos "lástima que te pierdas para quedarte solo".
Fui tan estúpida, lo hallé tan importante para mi, que desperdicié una semana entera de vacaciones para llorar por él, como una pendeja estúpida re-hueona. Hoy no he desperdiciado una semana entera, pero sí algunas horas de mi vida que no deberían estar destinadas al llanto.
De verdad... de verdad me engañé creyendo que eras el hombre de mi vida. Me siento como la protagonista de Persépolis, cuando se equivoca con los hombres una y otra y otra vez... sólo que ni cagando me quedaré viviendo en la calle por alguien que prefiere sus vicios asquerosos ante una persona que todo lo que le hizo fue amarlo con cada puto respiro... aaaaaaaaghhh, ahora siento que debería limpiar mi sangre y cuerpo de él!!!!!!!!!!! tengo rabia, tengo pena, tengo frustración, tengo ganas de golpear algo hasta romperlo por completo, tengo ganas de gritar hasta no poder más, tengo ganas de que exista una corporación que pueda borrar a la gente del cerebro de una, y créeme que lo haría a pesar de haberlo pensado muchas veces. Total, no es el amor de mi vida como para que nos reencontrásemos siempre. Tonta y hueona al creer que lo era, sí, pero al menos lo admito, y hoy soy capaz de reconocer que estuve equivocada y que fui la más estúpida de todas.
Aaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhh.............. el amor es como el hoyo.
Si nunca lo hubiese tomado en serio, cosa que debí haber hecho, ahora estaría tan equilibrada con mi vida... tan tranquila, como es que quiero estar...
Ahora he perdido toda fe en él. Me dice una cosa y hace otra, SIEMPRE. Ya ni siquiera le creo cuando me dice que me ha sido siempre fiel... pf, patrañas. Si puede quedar muerto de borracho, puede olvidarse de mi y encontrar una mujer más apetitosa que yo; ahora espero no tener alguna enfermedad por su culpa. Y si tengo una luego de que me haga el test, creo que tendré que cagarle la vida sexual para proteger a otras desdichadas que caigan en sus redes de mentiras y promesas que solo quedan en palabras vagas que seguro olvida al más mínimo contacto con alguna cerveza barata. asquerosa y venenosa, pues te caga la guata.
Estoy dolida, por la cresta.
Estoy más dolida que la mierda.
Mi corazón me duele, está triste.
Tú, borracho, sigue pasándola bien; ya verás que todo en esta vida se devuelve, y en poco menos de un año verás tu vida arruinada por el alcohol. Quizá en qué tipo de profesional te vayas a convertir...
Quiero aclarar que NO le estoy deseando el párrafo anterior, solo estoy siendo fatalmente realista, en vistas de lo vivido con él. Y si bien hubo muchísimos buenos momentos, lamentablemente terminamos con uno bastante malo, y hoy que me pidió volver y todo, lo arruinó más porque nuevamente se fue a carretear en vez de irse a su casa, por lo que mañana no despertará temprano y no podrá conversar conmigo para ver qué cresta nosotros. Pero, gracias a sus desiciones de "nopiensoennadiemásqueenmiporquesoyunpendejoalcohólico", ahora soy capaz de ver que simplemente todo está perdido. Y no por mi culpa: por la suya, por la suya, por la suya.
Espero que de algo le sirva saber que está desvaneciendo un corazón que solía latir del más puro amor que pudiese haber conocido... lo espero, pero no lo creo, porque de mi parte ya no le tengo fe. Nada.
Ahora sí, siento que me diste la espalda al momento en que estuve a punto de agarrar tu mano para seguir junto a ti. Gracias por abrirme los ojos antes de sufrir más.

martes, 1 de diciembre de 2009

No sé cual es mi problema


No me vengan a hablar de frustraciones, mira que ultimamente me ha quedado más que claro lo mal que uno se siente por eso.
No entiendo por qué cresta cuando estudio me va mal, si debería irme bien. Me empeño, me esfuerzo por leerme todos los textos y comprenderlos, por saber hacer los ejercicios, y todo mal, mal, maaaaaaaaal. Y lo que es peor, entre medio de los dos certámenes me frustré con mi primer amor, a tal punto que una ve cómo la confianza se va esfumando, cada día más rápido; me sirvió para abrir los ojos y darme cuenta de que simplemente no somos el uno para el otro, sí, pero puta que es difícil aceptarlo por completo. Ha pasado tan poco tiempo desde que todo se fue a la mierda, y solo quiero estar de vacaciones para olvidar. Me gustaría poder dejar de pensar en él, no estar a punto de llorar cada vez que me acuerdo de la noche del sábado y la mañana del domingo, las ganas de volver con él... ohhh... Pero bien me lo ha dicho el Masacrón "él no estuvo contigo, te dejó sola, cuando todos creímos que estarían juntos, incluida tú". Su voz me dejó bien claro lo desilusionado que está. Yo pienso, "si él está desilusionado, imagínate lo mal que me siento".
Y es que no creo que haya sido tiempo perdido, ni que él sea una mala persona, pero puta la weá, no entiendo por qué cresta no quise aceptar antes que simplemente es mejor estar separados, como antes de conocernos. No estaba listo para que lo amara tanto, no sabría decir por qué. Creo que se debe a pendejerías.
Ahora si me preguntan como me va, no lo voy a esconder: me va mal, me va como el pico roto en el horto roto con vidrios. Pero por el día no se me nota. Es en las noches, en mi soledad, cuando tengo más tiempo de pensar en ti. Entonces te extraño, se me forman nudos en la garganta, desearía poder abrazarte y besarte como antes, entregarte todo mi amor... Me gustaría poder perdonarte, pero no puedo. Por más triste que esté, simplemente no puedo perdonarte el que hayas priorizado otros asuntos, y sí, lo acepto, no puedo perdonarte porque tú habrías sido mi prioridad. Habría sido capaz de viajar hasta el fin del mundo por ti, y qué pena y rabia me dio que una simple decisión tuya arruinara nuestra relación, ver que no fueras capaz de hacer una cosa por mi, como lo era volver a la casa, o por ultimo llamarme para no preocuparme en vano. Dime si acaso no éramos felices juntos; dime si acaso no me extrañas.
Já.
Seguro no lo haces. Dices que te nace hablar conmigo, pero en realidad lo haces porque crees que podemos volver. Te lo dije: no voy a volver contigo. Por mucho que me duela y me cueste alejarme de ti, no puedo permitirme regresar a ti, porque hace unas dos semanas, para mi cumpleaños, volví contigo creyendo que no habría ocasión de volver a terminar. Me equivoqué. Lo hiciste, de nuevo. Dos semanas después, decido terminar para siempre contigo, porque me fallaste, porque no te intereso como a mi me interesas, porque simplemente prefieres mucho más otras cosas que yo no puedo darte, porque no quieres entregarte a otra persona como yo quise entregarme a ti. Otro error...
Qué rabia me da pensar en que fuiste tanto tiempo para mi, mi prioridad. Estabas a la altura de mi familia. Ahora...
Ah... prefiero callar al respecto. Ni siquiera es como que me ayude demasiado escribir en el blog sobre asuntos que me hacen sentir tan mal. A veces es mejor hacerse la hueona.
Menos mal que he aprendido a lidiar con la frustración diurna. Ahora solo me queda aprender a lidiar con la vespertina.
Buenas noches.