miércoles, 27 de enero de 2010

Quiero que la Milly salga en un comercial


Sí, quiero que la Milly salga en un comercial de whiskas o de cat chow, porque es la mejor gata romana gorda del mundo.
Escribí a cat chow: "Hola. Soy chilena y vivo en San Pedro de la Paz, Concepción. Tengo una gata romana gorda a la que intentamos darle pollo o atún, pero prefiere la comida para gatos cat chow o whiskas. Creo que serviría para promocionar comida dietética para gatos cat chow, diciendo que se sienten tan bien adelgazando con su nueva dieta, que no quieren comer otra cosa.
Gracias."
Seria lo mas si me tomaran en cuenta y quisieran conocer a la Milly.
(estoy en el notebook de la Javi y no se como poner los tildes k9)

lunes, 25 de enero de 2010

Todo lo bueno alguna vez se acaba


Hola, damas y caballeros. Me encuentro en un sano estado de felicidad -no estoy drogada ni ebria-, que no sabría explicar en qué momento nació. Mi día ha estado repleto de emociones, incluyendo mi sueño de anoche, donde estaba la Katinka peleando con el Romeo, y no la Milly (supongo que en ese entonces la Milly con el Romeo peleaban y sus ruidos de dragón y serpiente se metieron en mi cabeza, solo que la obesa se cambió por una flacuchenta blanca con negro).
Me levanté triste, pensando en la conversación de ayer que me hizo repensar los hechos y tener cara larga; en unos pocos minutos estaba llorando tratando de convencer al del otro lado de la conversación. Luego ya no estaba llorando, me estaba duchando para ir al Virginio Gómez y comprar tres paquetes de pastillas Yasmín -hojitaverde-. A las cinco quedamos de juntarnos con el Yorch, así que nos pusimos a esperar con la Pines. Creí que llegaría a las cinco y media... llegó a las seis -k9-, y no pude evitar cierto grado de idiotez que se pasó cuando nos bajamos a la laguna chica para vender los queridos panses con jamón, tomate y "mayo a elección".
De ahí llegamos a la casa a comer como chanchos -de hecho, soy TAN CHANCHA ASQUEROSA, que comí DOS TROZOS DE PASTEL DE CHOCLO SALADO, AUNQUE EN REALIDAD ME GUSTA EL DULCE-. Me sentí como mi mamá, comiendo cosas que me gustan pero no tanto.
No pensaba marcharme a la casa de Yorch, pero la mamá insistió tanto que tuve que acceder -bueno, tampoco era un problema para mi-. Cuando nos subimos a la micro había aire de carrete así que nos dieron ganas de tomar algo; nos bajamos en la diagonal, fuimos al Chanta Isabel, compramos mariscos y un vino Exportación Merlot de un litro y medio, escuchamos música y nos dormimos.
Soñé que el guatón asesino de A Sangre Fría entraba a la casa del Yorch, donde dormíamos, y nos trataba de matar junto a otros dos pendejos. En un descuido les quité la pistola y los maté a todos, menos al guatón, a quien arrestaron y seguro iría al rincón, como en el libro.
Despertamos cagados de calor aproximadamente a las 1230. Tomamos desayuno, vimos Proyect Runway, luego una excelente película tragicómica italiana llamada Feos, Sucios y Malos.
Se me ocurrió que fumáramos los restos de hojas que quedaron de la otra vez... mala idea para mí, porque no había comido en seis horas y me dio un principio de pálida tan fuerte, que me levanté al baño, vi que estaba ocupado me devolvía y la vista se me nubló a tal punto que no podía ver, a pesar de que tuviera los ojos abiertos. Pensé que me desplomaría en el suelo así que se me ocurrió gritar "¡amor, no veo nada!", y en vez de irme a ayudar se quedó haciendo lo que sea que estaba haciendo y por suerte pude encontrar el sillón y sentarme en vez de caer como muerta al suelo. Estuve al borde de la inconciencia un buen rato. Al menos yo lo sentí así.
Finalmente, Jorge se acordó de mi existencia y me dio un poco de Milo -te hace grande-, lo cual me hizo mejorar. Sólo necesitaba un poco de azúcar.
Nos dio paja vender.
Vinimos a la casa y estaba feliz hasta que me puse ansiosa y no podía dejar de comer; por lo tanto, me puse idiota al no poder controlar mi chanchería de mierda, y más idiota me puse porque se me rompió un vaso de shop.
Ahora siento que le doy asco a mi pololo y que me quiere dejar. Además ya no se cree el cuento con respecto a nuestra relación, y yo tampoco porque no quiero ser una estúpida. Bueno, que sea lo que tenga que ser, y que se acabe cuando se tenga que acabar.
Tengo un poco de sueño. Se me ha quitado el sano estado de felicidad. Ahora estoy cansada y un poco triste.
Adios.

domingo, 17 de enero de 2010

Qepd, Timothy Treadwell


Los humanos tienen esa capacidad de mierda de ser tan empáticos -algunos- e imaginativos que llegan a creer que les gustaría no ser un humano; de hecho, eligen qué querrían ser de poder elegir. Yo, como muchos, he hecho mi elección del momento. Antes era un perro, luego una orca, luego una piedra, un dinosaurio, un águila dorada gigante, un tiburón, un gato y a ratos me da con los cocodrilos. Si tuviese que elegir por obligación porque me fueran a convertir en otra cosa o ser que no sea un humano, elegiría ser un gato... o un fénix, para ser inmortal y atormentar a los drogadictos. Bueno, eso también lo hacen los dragones.
Definitivamente lo que más odio de la humanidad es la sociedad, pues no siento que encaje demasiado en las complejas relaciones que se han ideado por esto del "orden". Estamos yendo demasiado lejos.
Hoy cierto documental de cierto buen cineasta sobre la vida loca de cierto personaje estadounidense me dejó triste. El cansancio con la tristeza no hacen buen equipo. En fin, este personaje se llamaba Timothy Treadwell y era un ecologista bastante famoso de quien me enteré de que existió hoy, hace no muchas horas. Nunca vi algun comercial de él en Animal Planet o Natgeo, a diferencia de Steve Irwin (cazador de cocodrilos), personaje australiano que también murió haciendo lo que más le gustaba en la vida: ser arriesgado y estar junto a animales salvajes en su hábitat. Solo que su muerte fue mucho menos brutal y mucho menos triste que la de Timothy Treadwell.
Al momento de verlo hablando con una cámara que nadie controlaba -pues estaba solo-, Herzog utiliza momentos que seguramente en su film habrían estado editados, y donde ciertamente te queda claro lo mucho que ese hombre amaba a los animales, especialmente a los osos. Me emocioné sobremanera cuando el forense relataba la muerte brutal de Timothy y su novia. Él, que tanto amaba a los osos, fue comido por uno. Espero que al menos ahora haya renacido como un oso...
Me gustaría poder escribir más de lo que el documental me hizo sentir, pero en este momento no tengo palabras ni orden en la cabeza como para hacer eso posible. Puedo decir que estoy abrumada, que el documental me pareció muy bueno; pudo mostrar la felicidad que él sentía al estar cerca de un oso grizzly. Bueno, de hecho el nombre del documental es Grizzly Man.
Me carga la gente de mierda. Ahora, buscando alguna foto en que se le viera la cara al hombre y estuviera con un oso de fondo y el zorro, google me mostró otras imágenes, entre ellas su pierna comida -la cual no abrí ni quise mirar-, y la de personas estúpidas que utilizan la muerte de un hombre fuera de lo común como motivo de burla, o disfraz. Son tan irrespetuosos, tan asquerosos... no puedo evitar sentir una rabia profunda. Seguro en su intimidad son unos palurdos que ni siquiera han visto algunas de las grandes filmaciones que hizo Timothy sobre la vida de los osos en el laberinto; Herzog ha dejado que uno pueda ver que hizo un gran trabajo, y que su gran error fue hacerlo público para que la gente estúpida creyera que era un loco de mierda obsesionado con los osos, incapaces de comprender que él, simplemente, era diferente. Le interesaba otras cosas, luego de haber sido un alcohólico como quizá varios de quienes se burlan de su muerte paradójica lo serán y no podrán recuperarse y hacer algo fuera de lo común con sus vidas. Le tengo respeto a la vida de otras personas, especialmente al momento en que mueren. No me parece divertido que un oso acabara con la vida de él y su novia. Me parece una falta de respeto burlarse y disfrazarse, que solo los imbéciles llevan a cabo. Él decidió llevar un estilo de vida arriesgado, y murió por ello. Está bien, fue su elección. No se burlen de él, imbéciles. Tengan algún respeto, descerebrados.
Me acordé de la imbecilidad de varios compañeros. Es parecida. Nuestro profesor de antropología física siempre nos dice que cuando trabajemos con huesos tengamos respeto por ellos, porque alguna vez pertenecieron a alguien como nosotros; entonces los más tontos se ríen como si el profesor fuera un pobre tontito que no sabe nada. Pues yo creo que los ignorantes y egoístas son ellos. Si tuviera el cráneo de uno de ellos en mis manos, tendría el mismo respeto de siempre. Sé que ellos no.
Me molesta.

Buenas noches, estoy cansada.

jueves, 14 de enero de 2010

Hola de nuevo

Me pasa lo mismo que a mucha gente cuando deja el blog de lado por harto tiempo. Resulta que me cuesta ponerme a escribir, aunque quiera hacerlo.
Estuve unos cuantos días en Santiago y otros tantos en Valparaíso, quedándome en la casa de mi querida Waleto (aka Valeria Oneto). Me preparó sushi, me mostró películas asiáticas, nos reímos, bebimos, no nos drogamos, me mostró el SUBWAY (benditos sánguches son lo más) y fue muy divertido. No me quería ir, pero mi corazón necesitaba algo... así que me vine a Concepción.
(Se me había olvidado que este computador de mierda, aparte de ser asqueroso, lento y mala onda, tiene la barra espaciadora como el ojete).
El año nuevo estuvo divertido, me reí harto y después pasaron cosas confusas que nos hicieron regresar a la casa de nuestras queridas primas, con la Pines.
¿Qué más?
Todo parece normal. Las vacaciones avanzan lentamente, como debiera ser. Me da lata no haber estudiado nada de lo aprendido el año pasado, pero ya retomaré la Antropología cuando mi estómago lo necesite. Por el momento me entretengo leyendo novelas, jugando playstation 2, yendo a la casa de Yorch, estando con la Pina, el Romeo y la Milly... y creo que prácticamente nada más. A la Yimes la veré mañana :). Con respecto a demases solo tengo rabia contenida para escribir, y no lo haré en este espacio porque prefiero decir las cosas a la cara. Solo puedo agregar que intentaré controlarme para no parecer una bruja tan de mierda.
Creo que no tengo ganas de seguir escribiendo...