lunes, 28 de junio de 2010

Antisocial


Si me conoces sabes que soy antisocial. Me cuesta entablar conversaciones, ser buena onda y reaccionar de manera agradable a los distintos temas de bla bla. Pero si soy antisocial en persona, por messenger es impresionante. Porque tengo muchas personas conectadas y hablo con cero contactos. Qué entretenido, jajaja. Además he eliminado para siempre mi cuenta de facebook.
Igual es divertido ser antisocial. Creo que es la forma de vida que más me acomoda, y no saldré de ella porque me encanta mi mundo de fantasía y no quiero compartirlo con nadie; estoy harta de desilusionarme.
Mi mundo de fantasía es algo que he compartido con dos personas. Ese número de personas no crecerá jamás. Nunca he sentido tanta confianza como para hacerlo.
Esas dos personas son la Pines y la Waleto.
Las amo :) En ustedes confiaré hasta la muerte.

Ohh

Me siento enferma, triste, depreichon y todas esas cosas.

ODIO MÁXIMO


Si hay una clase de gente que ODIO y que lamentablemente están en todas partes, son los MENTIROSOS. Me enferma sobremanera darle mi confianza a una persona asquerosa que no es capaz de retribuir ese hermoso sentimiento, y me miente. ODIO, ODIO ODIO QUE ME MIENTAN!!!
No entiendo por qué CRESTA y la CONCHASUMADRE me hacen esto! Supuse que al conocer a alguien tanto tiempo, no me andaría mintiendo pero sin embargo la gente es tan como el horto que no sé si les doy miedo y por eso me ocultan cosas, o simplemente son tan como la MIERDA que mienten aunque una no les de razón para hacerlo. Porque yo he sido sincera y cuando miento lo digo o se me nota tanto que no puedo mentir.
Los mentirosos como Piñera deberían estar ardiendo en este instante. Los mentirosos como la comprada FIFA debería arder; los mentirosos como todos los políticos, como los dictadores, como los periodistas culiaos y otros que no valen la pena nombrar, deberían estar ardiendo por el culo, SÍ, POR EL ANO, hasta desangrarse.
Los odio.
Y al final, como muchos dicen, la familia es lo único que queda (cuando son unidos). Yo prefiero confiar sólo en el núcleo familiar.
Los demás valen pichula, y pichula vale mi lealtad por culpa de ellos.
Que se mueran.

PS: en realidad a los mentirosos no les crece la nariz. Se les afea, y conozco un caso clarito de ello.

domingo, 20 de junio de 2010

Ja, ja ja


Hola querido lector:

Si es que existes, hoy quisiera contarte sobre mis pesadillas.
Últimamente no he parado de soñar con muertos y fantasmas; despierto, pienso que en mi casa no hay fantasmas y sigo durmiendo. El problema es que cuando vuelvo a soñar es otra pesadilla, esta vez tiene que ver con el Yorch, SIEMPRE. Que me caga, que va a tener un hijo con otra mujer, que me odia, etc, etc, etc. Y es terrible, porque cuando estoy durmiendo con él lo odio tanto y lloro tanto en mis sueños, que lo empiezo a empujar en vida real, mientras duermo. La orta vez fue tanto que despertó y con voz de pena dijo "Ñuñooo, ¿por qué me empujaaas??". Media dormida recuerdo haberme reído pero no lo abracé. Me di vuelta hacia el otro lado y él se encargó de hacerme la cusharita.
No recuerdo si ayer u hoy contaba esto, y la Pina me dijo que era terrible que le tuviera tanto miedo a que me engañaran. Mi mamá se reía de mi.
Quiero contarte además que el viernes un camión chocó a la camioneta roja Nissan Terrano de mi papá a eso de las doce del día. OHH, y yo no me enteré hasta que llegué a las nueve y media de la tarde, todavía flotando gracias a las atenciones que nos dimos con Linker y Gerson (jejeje), atontada por haber estado encerrada en la micro desde las ocho y cuarto a las nueve y media. Qué horrible taco.
Llegué a luchar contra un bajón que contemplaba no solo el pito, sino el hambre de todo el día, y me dicen que mi padre chocó. Me quise morir, pero está bien, no fue nada terrible y la Javis le dijo al papá que reposara por si acaso y que no tomara nada de analgésicos. Fui a saludarlo y lo vi más o menos bien. Ayer (porque ya es lunes) sí que estaba bien.
Hicimos un trato con la familia de no seguir celebrando los días de madre, padre e hijo. Pero por esta vez la mamá le regaló la subscripción a Le Monde Diplomatíc (no sé como se escribe) y el viejo fue muy feliz con su piyama sucio y guata enorme de haber tomado once el día anterior (porque todavía no desayunábamos, pero comió tanto que... bueno, no hace falta explicar nada).
Quiero contarte TAMBIÉN que hoy fue un día reconciliador para mis gatitos hermositos, pues la Milly obestíl dormía en mi cama cuando llegó Romeo obestíl y le empezó a limpiar su cabecita AYYYYYY FUE TAN TIERNO DESPUÉS SE QUEDARON DORMIDOS HACIENDO CUCHARITA COMO UNA PAREJA HUMANA! (en realidad la milly nunca despertó).
Otra cosa tierna es que nos reconciliamos con el Yorch.
Qué más?
Creo que nada.
Por el momento he terminado mi post.
Wenas noches, me acostaré a leer Orgullo y Prejuicio (L)

PS: mis sims están tan divertidos que quiero jugar ahora, pero si lo hago pasaré de largo hasta mañana o me dará un cortocircuito con el notebook :B

jueves, 17 de junio de 2010

Esto está mal!


Me gustaría ser una persona normal, a la que le sale todo con normalidad. En este momento de mi vida me gustaría cumplir dos años con Jorge normalmente, me gustaría poder estar estudiando normalmente para mañana comportarme normalmente en la universidad.
¿Por qué se me niega la normalidad? ¿Soy realmente TAN esúpida, que todo me sale mal?
No creo en las estrellas, no creo en el destino. Soy una niña con mala suerte. Una suerte tan mala que nadie me la envidiará jamás. Si la horriblemalasuerte se resume a ser una mierda, entonces soy una gran mierda. Una gran mierda de niña y no se hable más del asunto.
Espero que mi cabeza explote rápido, para que deje de doler.
Me siento tan mal, estoy tan mal, que no quiero por nada del mundo salir de mi cama. No quiero porque no creo que tenga la fortaleza necesaria para levantarme -lo cual se contradice cuando no aguanto el meado y tengo que ir al baño a falta de una chata- ni las ganas suficientes.
Sería mágico tener algun talento por el cual pudiera ser reconocida, pero mi realidad de niña mediocre e inútil que ni siquiera puede vanagloriarse de ser NORMAL, no me lo permiten.
En estos momentos admito que haría lo imposible -lo cual dudo- por comprar una vida.
QUÉ TRISTE. Suerte que nadie ha deseado jamás ser como yo.

Impresión

Es impresionante lo rápido que pueden cambiar las personas. Un día conociste a un extraño, te enamoraste, lo amaste y al otro día no querían verse, no querían hablarse, no querían amarse ni mucho menos conocerse. Y qué triste es pensar en desear jamás haberlo conocido, pero a veces el colapso es mayor y preferimos vernos presos de tristes pensamientos y dejarnos llevar.
Hasta que volveremos a ser dos desconocidos que no se saludan ni se miran en la calle.