martes, 21 de septiembre de 2010

A veces, luego de fumar, cervezas y cariocas, encuentro un asiento en la micro. Me acomodo al tiempo que retiro mis aparatillos para escuchar música, y a medida que busco una canción que se acomode a mis sentimientos, aparecen los recuerdos. Imágenes que mi cabeza logra reproducir de modo que no resultan tan convincentes los hechos de la realidad; lo bueno de ciertos recuerdos es que pertenecen a una película. Lo bueno de las películas es que podemos volver a verlas; así que puedo refrescar mi memoria comprando una entrada en el cine para Inception. Se me pasó tan seriamente por la cabeza volver a verla, y fue tan feliz mi memoria falsa al imaginarme viéndola nuevamente, que llegué a casa con la convicción de ir mañana a Cinemark.
Planeando la salida solitaria de mañana estaba, cuando subí un poco la ventana de la cartelera de Cinemark y apareció "The fourth kind", una película cuyo trailer me traumó de tal modo que ahora cuando siento algún sonido extraño en el patio y tengo la ventana un poco abierta, juro por mi vida que es un extraterrestre con forma de lechuza que viene a huevearme. Así que saco la escopeta que guardo bajo la cama y ¡BANG!, salen cuatro balas a romper la cortina, la ventana y la lechuza de mis pesadillas. Claro que todo es parte de mi imaginación.
Así que para ahorrarme decisiones y pensamientos varios, pido ayuda a internautas que veré mañana en la universidad o en mi casa. Unos son indecisos, otros me dicen que veamos juntos la que me da miedo, y otros me llaman camella por Inception. Y está bien, PORQUE PUTA QUE PELO LA PAPA CON INCEPTION. De hecho, hasta hace poco estaba escuchando la banda sonora. En honor a mi situación de camella es que el post se ve adornado con esta fotografía de NatGeo.
Para quien le interese, resulta que finalmente fui a hacer pipí al baño y me decidí por la película de la lechuza.
Otro dato poco interesante que quiero publicar, es que hoy en la clase de la cuadrícula 1x1 arqueológica con los tres mejores amigos del arqueólogo, le vi la raja al profesor Pedro y me dió vergüenza y pudor. A pesar de estos sentimientos tan reprochables, sentí ganas de agregar la raja a mi colección de "Homeros", "Chiles" o simplemente "rajas". Esta colección espero poder llevarla a cabo alguna vez. Todo lo que necesito es un lente con buen zoom, una cámara y las rajas del mundo.

Adios, nos vemos.

3 comentarios:

Pina dijo...

yo quiero ver la de la lechuza! Hace tiempo que no vamos al cine las dos SOLAS, sin el Masacrón y su guata gigante (valen por dos personas). Y además, creo que es el tipo de película en la que sí podría comer cabritas (no como Inception, o The Dark Knight o todas esas)
te quiero gnugno, hermana mia de mi

Mr. L Beer dijo...

hahahahahaahahahaha subiste foto de camello
hahahahah que risa los homeros o los chiles como cuando me dijieron se te ve chile, y dije miren la antartida hahahhahahaha que risa

me gusta la peli de las lechuzas espero verla pronto
nos vemos

Jime dijo...

Yo quiero ver Inception porque aun no la puedo ver :(. Tengo hasta los cuponcitos de descuento de entel ajauuja.
Cuando leí lo que habías ivaginado te ivaginé como el jei dí de Scrubs cuando ivagina situaciones ajauajuaj.
Escucho Master and Servant en honor a la Katinka.

tequierolinda (L)