jueves, 25 de noviembre de 2010

4:03


Este 25 de Noviembre miro la hora; ya pasó el terremoto, ahora estaríamos arriba en Andalué lamentándonos por tal inesperado suceso.
Ahora he vuelto a ser una inconsciente premenstrual desagradable y por eso me lamento de no estar trabajando en algo para lo que me quedan tres horas (ohh, sí). Se trata de una mierda de "ÁLBUM DENTARIO" para una profesora loca de anatomía. Es tan divertido que me encuentro redactando esta aburrida entrada que, dicho sea de paso, es mucho más divertida que el trabajo de los putitos dientes. Imagínate tú lo aburrido que debe ser.
En la micro de vuelta me puse a pensar en que hoy no debía dormir porque obviamente me pondría a trabajar tarde, y lo terminaría a las siete de la mañana; entonces me ducharía, desayunaría, tomaría la micro. Todos me mirarían raro y al llegar a la sala de clases me daría cuenta de que se me olvidó quitarme el piyama. Le entregaría el trabajo a la profe, haría lo imposible por no dormir en la clase y tomar apuntes; luego espero una hora a que empiece Prehistoria, y ahí sí que será una lucha de vida o muerte por no dormir -dudo que salga viva de ésa-. Desde la una y media pm esperaré hasta las tres, hora de entrar a mi clase "favorita" -léase con voz de "tiene trozos de zombi encima, mucho mal olor y ganas de vomitar"-, CRANEOFACIAL. ¡OH, PERO QUÉ DIVERTIDO! Pretendo no ocultar mi cara de mierda, quizá vomite en el lavadero, para que el profesor me pregunte si me siento mal, decirle que no mientras me desmayo, para que me mande para la casa. Sí, todavía creo que estoy en el colegio, pero no lo suficiente como para creer en los justificativos (me imagino que los de primero, al mostrarse tan universitarios, todavía deben pedirle a sus padres que les hagan justificativos para retirarse, o cosas por el estilo).
Ya sé que soy pesada con los de primero, Y QUÉ. Me enferma un poco que sean TAN idiotas; en química y prehistoria cada vez que necesito preguntarles algo, hacen como si no existiera y debo acudir a alguno de segundo año. "PERO QUÉ IDIOTAS SON ESTOS TIPOS", es lo que pienso cada vez que por alguna razón ellos deben comunicarse conmigo, y no lo hacen; no tengo la más reputa idea de por qué son tan idiotas. Este martes, en química, me senté en el último puesto, al pasillo; hacia la pared estaban desocupados. Llega este niño de primero que al parecer deseaba un puesto en esa fila, y como no me dice nada, ni siquiera pide permiso; de hecho se limita a mirarme con cara de IDIOTA, me corro unos puestos más hacia la pared, para que pueda sentarse él en el pasillo. Sin embargo el muy imbécil puso sus cochinos pies en una de las sillas, pisó la mesa trasera y pasó hacia la pared. Me dije "este cabro culiao, en vez de haber pasado por encima mio con el riesgo de patearme la cabeza, pudo haberme comunicado con palabras chilenas normales que acaso podía darle permiso, ya que quería sentarse a la pared". PERO NO, NO, NO, NO. NO ENTIENDO POR QUÉ SON TAN RE TONTOS LOS CHUCHASUMADRE.
La otra vez en Prehistoria pedí la lista como TRES VECES, EN VOZ ALTA Y SIMPÁTICA, y los muy mierda a pesar de escucharme, no eran capaces de responder "la lista va allá". Unas ñoñas estúpidas sabían que la estaba pidiendo, LO SÉ PORQUE CUANDO PREGUNTÉ ME QUEDARON MIRANDO, y sin embargo la dejaron a su lado, como si yo no tuviera permiso para firmar la mierda. Me tenía que ir a hacer no sé qué cosa, así que cuando se la pasaron a otro de la secta inepta de primero que por suerte estaba sentada cerca, le supliqué con ganas de plantarle un combo con manopla en los dientes, que acaso era capaz de dejar que firmase la lista cuando la desocupara. Me mira, no dice nada, la pasa a otra compañera suya, LA VUELVO A PEDIR, ESTA VEZ MÁS ENOJADA QUE ANTES, y finalmente llega a mis enojadas manos.
Oh... qué idiotas, y hoy tengo esa clase así que tendré que verlos. Me aseguraré de estar pedorra para dejar la sala hedionda; se lo merecen por discriminarme por no estar en primero y tener dos ramos con ellos. Pues los quiero ver cuando estén en tercero. Sacos de wea...

Adios, es hora de trabajar.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Volumen alto y una linda canción


Me gusta reventarme los oídos una y otra vez con canciones que me parecen lindas. O agradables. No, en realidad tienen que gustarme mucho para querer romperme los oídos con ellas, y de paso escucharlas muchas veces seguidas. Soy muy camella -creo que lo había escrito antes- y cuando escucho una canción adictiva, me vuelvo literalmente adicta a ella. Me ha pasado muchas veces; sé que esta canción, como todas las anteriores, no me dejará de gustar en muchos años. Quizás nunca.
Es el nuevo single de Patrick Wolf el que me tiene adicta. Me parece una canción con un buen comienzo, un buen desarrollo y un buen final, a pesar de su aburrido video de letras y relojes que se cambian. Es para buscarla en youtube y dejarla correr mientras haces otras cosas; cuando termina sientes que algo te falta, recuerdas el video que dejaste corriendo; sin pensarlo haces clic nuevamente en el triángulo caído. Lo hice hasta que se me ocurrió (mágicamente) descargarla del cibermundo por Soulseek. Ahora la escucho mucho rato y soy feliz.

Hablando de cosas menos comunes, hoy fuimos a dibujar nuestro "Atlas dentario" con Jorge Z, a la libroteca central de la universidad, cuando llamó Belén. Terminamos caminando hacia un tranque porque los lindos querían bañarse, y a pesar de que no mojaría mi cuerpo en aguas extrañas por no tener traje de baño, los acompañé. Fue una caminata agradable, cansadora, acalorante, divertida, aventurera, peligrosa... en una sola palabra la describiría como EMOCIONANTE, sobretodo porque llegamos a unos lugares muy lindos ocultos entre los bosques de la universidad. Cuando escuchaba a Gerson hablando del bosque nativo, supe que alguna vez debía ir, fuera como fuera.
Luego de la larga caminata junto a Fumigador, Belena, Jorge Z y Gerson, el primero se fue a una reunión con amigos, mientras que el resto nos quedamos entrenando. Me parece una excelente idea familiarizarme con un arte marcial.
Hoy he sido muy feliz, debo decirlo. Las conexiones con mi infancia se han continuado como no pensé que sucedería. Sí, es ese pequeño gran detalle lo que me hace tan feliz, a pesar de que me anden confundiendo con niñas que se besan con no Jorge Z, lo cual me parece una tontería. Porque está bien confundirme con alguna chica que camina por la calle, pero NO ESTÁ BIEN que me confundan cuando la parecida se está besando acaloradamente con otro; digo, ¿acaso no está bastante claro que no está dentro de mis principios la infidelidad? Independiente de mis razones para ello, una persona que ha estado más de dos años a mi lado debería saber que no paso por encima de mis principios como si nada, que, de hecho, NO LO HAGO.
Pero, bueno, lamentablemente este hombre no tiene memoria, no sabe de detalles y por ende no me los relata, y creo que le hacen falta muchos años para finalmente conocer a una persona. Pero no puedo decir que no lo ame y que esté enojada con él; sentida, quizás, es probable. Pero no enojada, ¡no! Sólo quiero ser feliz recibiendo su amor y entregándole el mio, aunque parezca que no lo haga porque ultimamente ando distraída.
Te amo Jorge Zárate.

(Me agrada la foto porque tanto Gerson como Jorge parecen cabros chicos; uno distraído y otro con cara de malo)

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Mmm...


Vaya...
El aire de la pieza está pesado. Quizá le ayude a tener más densidad el hecho de que estoy escuchando las piezas de Invierno de las cuatro estaciones de A. Vivaldi. Qué hermosas melodías.
Entre ayer y hoy he estado intentando pensar un poco; me refiero a pensar de verdad. No me ha resultado mucho, así que he decidido comenzar por el básico "cómo pensar de verdad, para idiotas"; lo primero que debo responder en voces de mi cabeza es "¿por qué la crisis vocacional, Daniela? ¿Por la falta de empleos en Chile, por la inutilidad de la carrera, o por tu inutilidad dentro de ella?".
Bueno, pues la verdad es que con respecto a la inutilidad de la carrera, puedo decir que el reconocer detenidos desaparecidos o simplemente desaparecidos por abc motivos, no me parece una inutilidad. Responde a una de las demostraciones más básicas de la cultura: el rito funerario. Cabe decir que no me parece que esto no sea importante; de hecho, me parece que todos hemos deseado despedirnos correctamente de una persona querida, pero como la muerte la mayoría de las veces llega sin previo aviso, nos vemos en la situación de "no alcancé a despedirme como deseaba". El rito funerario se encarga de aquello, al menos en la actualidad. Creo que en muchas partes antes se practicaba creyendo en algún otro mundo, así que el rito funerario se enfocaba más que todo en dejar un recordatorio de lo que fue esa persona en vida. De ahí viene eso de enterrar a los emperadores en grandes tumbas, con las ropas más sublimes y accesorios que sólo ellos podían poseer. Por lo tanto, no me parece que la antropología física sea inútil.
Creo que son más los otros dos puntos los que me tienen luchando continuamente para decidir qué haré con mi vida. Muchos me han dicho que todavía queda tiempo, que quizás luego lo sabré y no me estrese tanto; puedo decir que lo he intentado, pero con tanta mierda dando vueltas por ahí, a veces no puedo evitar pensar en mi futuro, el cual hasta el momento considero como un signo de interrogación ¿?.
Uf... espero que todo salga bien...

martes, 9 de noviembre de 2010

Jaaaajajaja


Bien, hoy es nuevo día y no me siento mal como en el post anterior. Todo lo contrario. Mi mami recién entró a la pieza a preguntarme cómo se ve, le dije que bien y se fue; sólo quedó su olor a ducha. Repentinamente siento deseos de bañarme, de estar limpia, de vestirme para verme femenina. Lo más probable es que esto último no lo haga. No porque no me guste verme femenina, sino porque hoy no tengo tantos deseos de usar vestido.
Nah, me pondré uno igual.
--p--
La vez pasada acabé el post con un aviso de anécdotas del fin de semana del primero de noviembre. Supuestamente en el post de HOY (ahora, por ende) debería estar escribiendo alguna de las tonterías que hicimos los jipis renovados Jorge Zárate, Jorge Lagos, Gerson Valencia, Eduardo Vidal, Linker Cid y Ñuño Pino. Hay tantas cosas para decir... cosas que francamente no tengo ganas de recordar ahora, porque no me resultaría tan motivante pensar en lo mejor de la vida cuando tengo que ducharme y ponerme vestido para ir a la Universidad, a la mejor de las clases (la clase de PEDRO).
Hace algún tiempo (quizás el semestre pasado) huevié y huevié con respecto a que haría un grupo en facebook para alabar las clases de este dichoso profesor; lo pensé mejor y me sentí como una chupamedias, porque aunque ese no era el objetivo del grupo, seguramente las personas que me quieren (no) hablarían de que soy chupamedias y el profesor pensaría lo mismo.
He cambiado el tono de Pink Floyd por el de un ochentero (1986) Peter Gabriel. Creo que descargaré más discos de este caballero.
Ahora Red Rain inunda mi pieza con la voz tan entretenida de este señor, provocando bailes de mis pequeñitas células antes acomodadas, ahora empujonas por hallar un lugar donde bailar. Claro que me refiero a uno de esos "bailes" medios "depresivos" para esconder el hecho de que una no tiene ritmo y por ende no se le da bien "bailar" como lo hacen las malditas de aeróbica, ¡CÓMO ME GUSTARÍA MOVERME COMO ELLAS! Mi personal Trainer Camila Hormazábal me ha dicho que debo utilizar un OOLA OOLA (ula ula) para aprender a mover las caderas. No es que quiera terminar luciéndome como la Chaquira, pero me siento un poco mal cuando la legión de niñas de aeróbica comienzan a mover sus pompas y lo hacen tan bien... Para ocultar lo tieso de mi cuerpo, trato de imitarlas con movimientos bruscos, para que todas se den cuenta de que no lo puedo hacer pero que no imposibilita mi presencia en la coreografía.
¡OH, QUÉ RABIA AYER! Aparece un profesor nada que ver con la Melisa (profe de siempre de aeróbica) a bailar con una cara de TOMTO, unas cumbias de mierdas donde AHÍ SÍ que había que mover:
-caderas
-pompas
-tetas (y no tengo de esas)
-rodillas
-pies
-etc
No, simplemente me rendí y sin siquiera intentar hacer el ridículo tratando de moverme como elástico fue que agarré mis cosas, me despedí de la Camila con ganas de llorar y golpear al ODIOSO PROFESOR. Iba rumbo a comprar un ula ula; en el camino se me ocurrió llamar a Jorge Z.
El resto es historia.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Qué día, ¿no?


No tengo cosas agradables para comunicar. Me estoy sintiendo tan frustrada que incluso mi cuerpo desea deshacerse de esta alma inútil y mitómana. Acaba de darse cuenta de que todo en lo que creía no eran más que invenciones para no sentir que su vida no tenía rumbo; ahora que sabe que su vida no tiene rumbo, se pone triste, oscura. Se marchita, se pudre en vida mientras observa los momentos felices en que creía que las invenciones eran geniunas y, por sobre todos los hechos, REALES.
Bien, no soy la primera ni la última de las almas a quienes les ocurre esto, que es tan desagradable. Me lo he tomado como algo irritable, hediondo, paralizante. No puedo luchar contra los malos momentos ni olvidarlos como lo hacen la mayoría de las almas. Prefiero gritar, golpear energías, insultar a otras almas y quemarme un poco de ira. Se enciende un fuego contra el cual no he aprendido a luchar; en realidad, a controlarlo. No es algo que alguna vez podré vencer; debo saber la técnica necesaria para apresarlo y hacer uso de él en situaciones que lo ameriten.
Por el momento me estoy sintiendo mejor. La inutilidad de un alma no se enseña en la academia de almas, y mucho menos en las humana. Es todo lo contrario: nos hacen creer que serviremos para algo, que tenemos algún talento, por menso que sea, que somos únicos. Pues cuando terminas de asimilar lo que no querías... pues, bueno, es un tanto frustrante la situación. No puede haber una discusión con otras almas ni con la parte humana de nosotras, porque sólo una es capaz de comprender las visiones, sentimientos y limitaciones de cada una.
Hasta el momento con mi humana creíamos no tener limitaciones para con nuestro talento. Hoy descubrimos que tenemos una gran limitación: la falta del talento. El engaño producido por agentes externos se acabó; hemos abierto los ojos y nadie nos engañará con que lo sigamos intentando, que quizás tiene arreglo, que hay que PRACTICAR JAJAJAJA.
Es... es un momento en el que hemos perdido un gran sentimiento. Hemos perdido algo que nunca estuvo, y sin embargo nos entregaba algo de seguridad. Ahora estamos condenadas a encontrar una solución, a ser una de esas que no son felices dentro de su conformismo. Siempre nos ha molestado ser conformistas... No es un camino fácil, el que pronosticamos.
Lo más gracioso es que no hay nada que debamos abandonar; al descubrir que lo que creíamos tener nunca estuvo ahí, fácilmente desapareció de nuestras manos.
El real problema es que, ¡AUCH!, la humana eligió la mención incorrecta y algo le dice que no hay vuelta atrás. Así que, "¡A aguantar, se ha dicho!".
Ya no nos sentimos mal. Es una realidad no tan fácil de aceptar, es cierto; pero completamente superable, compatible con la vida e incluso manipulable.
Esperamos que el tiempo y el aburrimiento no nos lleve a inventar nuevamente algún tipo de elección en la vida. Recién se fueron todos los sueños y ambiciones por la borda; no estamos preparadas para que nos motiven, nos maltraten, nos abandonen o, peor aún, nos hagan creer que no era una invención.
Esta verdad se quedará para siempre.
------o-------
Luego de la declaración anterior tenemos anécdotas del fin de semana del día de muertos (1 de Noviembre). Esto y mucho más, al regreso de comerciales.