martes, 9 de noviembre de 2010

Jaaaajajaja


Bien, hoy es nuevo día y no me siento mal como en el post anterior. Todo lo contrario. Mi mami recién entró a la pieza a preguntarme cómo se ve, le dije que bien y se fue; sólo quedó su olor a ducha. Repentinamente siento deseos de bañarme, de estar limpia, de vestirme para verme femenina. Lo más probable es que esto último no lo haga. No porque no me guste verme femenina, sino porque hoy no tengo tantos deseos de usar vestido.
Nah, me pondré uno igual.
--p--
La vez pasada acabé el post con un aviso de anécdotas del fin de semana del primero de noviembre. Supuestamente en el post de HOY (ahora, por ende) debería estar escribiendo alguna de las tonterías que hicimos los jipis renovados Jorge Zárate, Jorge Lagos, Gerson Valencia, Eduardo Vidal, Linker Cid y Ñuño Pino. Hay tantas cosas para decir... cosas que francamente no tengo ganas de recordar ahora, porque no me resultaría tan motivante pensar en lo mejor de la vida cuando tengo que ducharme y ponerme vestido para ir a la Universidad, a la mejor de las clases (la clase de PEDRO).
Hace algún tiempo (quizás el semestre pasado) huevié y huevié con respecto a que haría un grupo en facebook para alabar las clases de este dichoso profesor; lo pensé mejor y me sentí como una chupamedias, porque aunque ese no era el objetivo del grupo, seguramente las personas que me quieren (no) hablarían de que soy chupamedias y el profesor pensaría lo mismo.
He cambiado el tono de Pink Floyd por el de un ochentero (1986) Peter Gabriel. Creo que descargaré más discos de este caballero.
Ahora Red Rain inunda mi pieza con la voz tan entretenida de este señor, provocando bailes de mis pequeñitas células antes acomodadas, ahora empujonas por hallar un lugar donde bailar. Claro que me refiero a uno de esos "bailes" medios "depresivos" para esconder el hecho de que una no tiene ritmo y por ende no se le da bien "bailar" como lo hacen las malditas de aeróbica, ¡CÓMO ME GUSTARÍA MOVERME COMO ELLAS! Mi personal Trainer Camila Hormazábal me ha dicho que debo utilizar un OOLA OOLA (ula ula) para aprender a mover las caderas. No es que quiera terminar luciéndome como la Chaquira, pero me siento un poco mal cuando la legión de niñas de aeróbica comienzan a mover sus pompas y lo hacen tan bien... Para ocultar lo tieso de mi cuerpo, trato de imitarlas con movimientos bruscos, para que todas se den cuenta de que no lo puedo hacer pero que no imposibilita mi presencia en la coreografía.
¡OH, QUÉ RABIA AYER! Aparece un profesor nada que ver con la Melisa (profe de siempre de aeróbica) a bailar con una cara de TOMTO, unas cumbias de mierdas donde AHÍ SÍ que había que mover:
-caderas
-pompas
-tetas (y no tengo de esas)
-rodillas
-pies
-etc
No, simplemente me rendí y sin siquiera intentar hacer el ridículo tratando de moverme como elástico fue que agarré mis cosas, me despedí de la Camila con ganas de llorar y golpear al ODIOSO PROFESOR. Iba rumbo a comprar un ula ula; en el camino se me ocurrió llamar a Jorge Z.
El resto es historia.

1 comentario:

Pina dijo...

me quiero tirar un peo
jijijij :$
pero no es por tu post, es porque comi mucho
te quierom :*