lunes, 16 de mayo de 2011

Pena y un poco de odio

Hay algo pequeño que me gustaría admitir hoy, en la soledad de mi cuarto -a pesar de que está la Milly- y el calor extremo de mi cama (además de las moscas que, INSISTO, regalo). Eso pequeño es que, cuando he dicho que a mi no me jotean, sino que joteo yo, no es porque me crea la gran mina que decide con quién coquetear porque es demasiado buena para todos, o porque simplemente pudiera andar "eligiendo" a quién me quiero acercar por porquerías que irían más allá de una simple amistad.
La realidad de ese comentario de "no me jotean, YO joteo", es que lo digo porque no me gusta que me coqueteen por motivos que odio admitir. Sin embargo, prefiero hacerlo para quitarme un peso de encima. Resulta que no me atrevo a dar ningún "paso arriesgado" cuando se trata de relaciones humanas, y por lo tanto tampoco me agrada que alguien intente hacerlo conmigo. Me predispongo al sufrimiento, al rechazo, a la pérdida de tiempo, a que no disfrutaré nada de lo que podría hacer con otra persona. Francamente me da un miedo horrible acercarme a otro humano porque me gustara o algo así.
No sé si antes de haber estado en una relación era de este modo. Tampoco me importa mucho; es el presente lo que a veces podría preocuparme.
Hoy, con las chicas, conversábamos sobre hace cuánto tiempo no garchábamos. Entonces me imaginé que si sigo de este modo estaré muchos años sin garchar, y no es que me preocupe... es que no quiero que eso suceda porque significaría que no he podido superar ninguna de las mierdas que la mala suerte me puso en este cuarto/tercer año de universidad.
Sí, hoy estuve muchas veces a punto de llorar, o levantarme e irme sin decirles nada a las chicas, pero hacerlo habría significado seguir siendo la pendeja culiá de mierda que soy, y quiero superarla-me. Quiero superar esa parte de mi que tanto me agobia... pero sobretodo, sobreTODO, en estos momentos quiero superar la universidad.
La universidad me frustra, me hace llorar. Será porque no paro de acumular notas rojas, que no me dan ganas de ir a clases porque siento que no sirven para nada. Siento que la carrera no sirve, que la mayoría de las personas que tengo que ver en esas PUTAS clases son FALSAS, EGOÍSTAS; en fin, INDIVIDUALISTAS. Les gustaría que todos tuviéramos un código de barras para bloquearnos mutuamente; se interesan lo más ínfimo por el resto de los sobrevivientes humanos.
Pues yo tampoco me intereso mucho por las personas, porque lo que más logran hacer es incomodarme. No puedo esperar a encontrar a alguien que me haga sentir cómoda.
Oh, vaya... estoy un poco triste. Creo que si continúo escribiendo, luego no pararé de llorar. Prefiero ver una película para que las lágrimas tengan un mejor pretexto, no algo como "estoy triste bua bua bua".
Cómo me gustaría ser intelectual, inteligente... lo que daría por ser una persona capaz, que disfrutara del conocimiento.
Agh! A veces siento que no tengo remedio!! Qué bien que mañana podré llorarle a un psicólogo, así luego no me sentiré tan mal, cuando tenga que ir a hablar con la cerda Juliana; diga lo que me diga, creo que no me interesa. Nada me interesa, salvo escribir en los gatos azules y ducharme. Ni siquiera soy capaz de sentirme como algo "especial".
No pienso "creerme el cuento"; eso es de ilusos que no quieren aceptar cual sea su condición.

1 comentario:

Hime dijo...

Pucha Ñuño, me da caleta de lata que te sientas agobiada por la U, yo igual pasé por eso y no es nada, pero NADA bueno. No dan ganas de salir de la casa, ni de ver a nadie de la U, ni nada que tenga que ver con la U. Lo peor es que eso hace que a uno le vaya súper mal :(. Lo que a mi me pasó, es que encontré una parte de mi carrera que es súper atractiva y me dio fuerzas para seguir estudiando y ahora lo disfruto bastante.
Con respecto a lo de tus compañeros individualistas, eso sí que es algo penca, porque esa gente, aunque uno les dé mil razones, nunca cambian su mentalidad asquerosa. Esa es una de las cosas por las que me caen bien mis compañeros, porque, la mayoría, son súper salva-mundos, entonces piensan siempre en los demás. Yo creo que la solución es alejarse de esa gente weona no más, tu tienes un grupo con el que te llevas bien, entonces no queda más que ignorar a los estúpidos.
Te quiero Ñuñi y aunque no nos veamos tan seguido, siempre pienso en ti y espero que estés bien.
Mucho amor de,

Himen