viernes, 20 de mayo de 2011

I have nothing to prove

Tengo una manía muy estúpida. En realidad es una de mis tantas manía estúpidas, como que todo debe estar correctamente cerrado. Me ENFERMA que el clóset o un cajón queden a medio-abrir. O cerradas, o abiertas, eso es todo.
En fin, esta manía que me carga más que las demás, se trata de revisar el mail por cada minuto de mierda que estoy en el ciberespacio; como si estuviera esperando EL mail de mi vida, cuando sé que no es así. Digo, ¿qué podría ser tan importante? Algo REALMENTE importante me lo avisarían cara a cara, o por teléfono. Al menos me gustaría que no fuera por mail.
Recién vi una película fabulosa de Kim Ki-duk -qué maestro-: Iron-3 (hierro 3). La recomiendo mucho muchísimo, para aquellos a quienes encanta el cine del silencio, como dicen por ahí.

No hay comentarios.: