sábado, 11 de junio de 2011

JÁA!!!!!!!!

Me río y río luego de haber llorado y llorado todo lo que pude, al punto que hoy desperté con ojos de sapo, muy hinchados. Hoy sé que no valía la pena llorar, así como siempre supe que las mentiras siempre, SIEMPRE se descubren, y puta que hacen daño; lo mejor de eso es que finalmente entrega las fuerzas y la determinación inquebrantables para desechar a esa persona tan mentirosa que resultó ser JZ. YO, confié en él hasta el final, confié en que no era un mentiroso de tanto que lo negó; me impresiona que ayer incluso me haya dicho que "entre nosotros no hay mentiras...." PFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF CLARO JAJAJAJA NO HAY MENTIRAS POR MI PARTE! LA DE ÉL NO SON MÁS QUE MENTIRAS DESDE QUE TERMINAMOS, Y NO SÉ NI QUIERO SABER SI ES QUE ME MINTIÓ TAMBIÉN CUANDO ESTÁBAMOS JUNTOS. Aunque seguro que lo hizo.
En fin, a lo que quería llegar con este post, es a dejar -como siempre- la enseñanza de que la honestidad es para siempre; la mentira se descubre y la única persona que queda mal con eso, eres tú -si es que eres un mentiroso-. Es tan simple como aprenderlo de las películas de Disney; ES CIERTO, las mentiras nunca duran para siempre, siempre, siempre, SIEMPRE hay alguien que las descubre -precisamente la persona que fue engañada-.
Ayer me sentí engañada, pisoteada, humillada.
Hoy me siento feliz, porque luego de haber estado en el suelo, he sabido levantarme. Además, aunque él no se sienta en el suelo ahora, para todos los demás ya lo está.
En fin, que siga viviendo sus mentiras que no sirven a nadie. Los imbéciles como él nunca aprenden. No me preocuparé por ayudarlo a comprender.
Una foto más de Pinocchio para ejemplificar cómo las mentiras hacen sufrir a otros, y cómo aquél que miente no aprende hasta que está en la boca de una ballena, o cuando lo cuelgan el zorro y el gato para que muera a causa de sus innumerables faltas, que es lo que ocurre en el cuento original.
Lo que no entiendo es cómo ese imbécil no aprende a que tiene que dejar de hacer sufrir a las personas, alejarse de ellas. Nadie lo quiere cerca, a nadie le interesa su existencia. Que se vaya a la mierda y nos deje a todos en paz.
Él pertenece a un prostíbulo; ahí podría hacer lo que quisiera y ninguna mujer sufriría por su culpa.

¿ASÍ QUE POR QUÉ NO TE VAS? ¡Y NO REGRESES!

No hay comentarios.: