lunes, 4 de julio de 2011

Invierno, odioso invierno

Me siento como una weona impaciente, nerviosa, ansiosa. Al parecer se me quitó la inapetencia pero de todos modos deseo que el tiempo vaya un poquitín más rápido; ¿por qué? Pico idea, NO SÉ.
Alguna vez en la vida hablé de la esperanza, de que es tan importante mantenerla siempre. Ahora pienso que a veces se transforma en una ilusión que nos mantiene puestos en un mundo imaginario que es un poco mejor que la realidad objetiva que perciben los demás. Pero qué me importa lo que vean los demás, si al final es mi realidad la que estoy viviendo, y me hace feliz tener esperanzas, ser optimista, alejarme un poco de lo malvado, del pesimismo. Así se pasa mucho mejor, debo decirlo. 
La otra noche Jorge me preguntó ¿por qué te gusta la marihuana? Contesté porque me quita la depresión, la inapetencia; me hace feliz. Claro, me cago de la risa o me pego como chicle en una ventana, y lo mejor de todo es que cuando se quita el efecto sigo sintiéndome bien, a menos que me suceda algo desagradable.
Pocas cosas desagradables me han sucedido ultimamente. En realidad, ninguna que pueda recordar en este momento. 
Lo que más veo son las flores, el sol, el verde, el azul. Me gusta la primavera, ¡cómo te espero, primavera! El invierno no es para mí, la falta de sol me preocupa, me vuelve más débil, tengo menos ganas de salir y hacer nada, de pasear, observar y quizás pensar en cualquier cosa que esté mirando. Con mis percepciones retorcidas a veces la paso bien, aunque es fome cuando no tengo con quién compartirlas, de modo que pueda darme cuenta de que estoy teniendo percepciones retorcidas o, dicho de otro modo, poco convencionales.
Primavera, ven pronto, por favor.
Siento que falta tanto para septiembre, y a la vez tan poco. Queda tan solo julio y agosto, ¡nada más! Que pasen estos 2 meses de clima desagradable y podré respirar una vez más el hermoso aire de la primavera, que a algunas personas que amo les da alergia (como mi Jime, ¡que además cumple años ahora en julio!).
Ahora me pregunto si es que mi falta de paciencia y mis ansias se deben a que deseo mucho que llegue la primavera...
¿o me estaré mintiendo?
En fin, lo mejor por el momento es disfrutar el invierno. Total, todavía no logro adelantar el tiempo...

No hay comentarios.: