martes, 13 de septiembre de 2011

¡Fuera, pesadillas! ¡FUERA!

(J.Z.) Me quiere
A veces la música me entrega sentimientos. En ocasiones muy especiales esos sentimientos vienen sin los pensamientos, por lo que podría decir que son sentimientos ilógicos, sentimientos faltos de alguna reflexión; son sentimientos naturales, puros, cuando vienen sin lo cultural, lo pensante, lo humano-social-mente-desagradable.
Por lo general estos casos especiales aparecen gracias a Beethoven, Ludwig Van.
Creo que no me equivoco al decir que todos hemos deseado alguna vez viajar en el tiempo, sea para cambiar de algún modo nuestro presente, o para adelantar situaciones desagradables del presente; pero si realmente pudiera viajar en el tiempo, ¿no tendría un presente único, que se desplazaría entre el pasado y el futuro continuamente? Porque para qué esperar a que pase lo malo, si puede saberse cuándo viene. Mis presentes estarían perdidos en el tiempo, pues si quisiera volver a vivir algo tan agradable, en el momento en que llegue a ese momento y lugar agradable, me quedaré. Me quedaré por miedo al futuro, que lo conoceré. Me quedaré para siempre ahí, en ese momento.

Anoche tuve otra de mis pesadillas en las cuales termino llorando por algo que diga o haga J.Z. Son tan molestas que despierto angustiada; ¿cómo es posible que incluso en mi subconsciente, en mis PESADILLAS, quien me haga sentir como el hoyo, la mierda y basura, sea siempre, SIEMPRE, J.Z.? En la vida consciente también es él, por lo general, quien me hace llorar, o por lo menos es el ingrediente clave de mis emociones-tristes, aunque no lo haga a propósito.
Claro, digo lo anterior y el lector pensaría "¿por la chucha esta weona cómo puede soportar a alguien que la haga sentir como el hoyo, mierda y basura? Está loca o le gusta sufrir". 
Cierto es que no todos los momentos son de sentirme como el hoyo-mierda-basura; la mayoría del tiempo estoy feliz con él. Pero bueno, lo que quería contar de mi pesadilla fue que en un momento una loca feísima me interrumpió la caminata obligándome a frenar ante ella para no pisotearla o empujarla (porque en mis pesadillas también logro ser un poco educada). Me dijo que se sentía patética porque amaba a J.Z.; contesté, pero él me quiere a mi. ¿Tú lo quieres?, preguntó. No lo quiero; ¡lo amo con toda mi alma, lo amo con mi vida entera!
Sí, exclamé eso con dolor -supongo- porque me llevé una mano al abdomen y otra a mi pecho-plano para decirlo. La emoción salía con alguna rabia por la pregunta estúpida que me había hecho la loca-feísima. No esperé por su reacción. Mejor salí corriendo sobre mis pasos recientes para encontrarme con J.Z., y cuando lo encontré le conté lo que ella había dicho y la estupidez que me había preguntado. Como imagino podría ser en la vida consciente, él no le dio importancia y continuamos con la caminata, pero a la noche descubrí que ella había pedido la misma habitación donde dormiríamos nosotros y otras gentes (había olvidado decir que el contexto social era un paseo de curso-de-sueños, donde se mezcla gente que no necesariamente es mi compañera ni vive en mi misma ciudad ni son mis amigos-as); enfurecida, ENFURECIDA HASTA EL CULO, le grité ¡¿PARA QUÉ PIDES LA MISMA PIEZA?! ¡NOS VAS A ESCUCHAR CULEANDO!
Su actitud era de "no me importa, sé lo que quiero", y se ponía encima de él y esas cosas que me enfurecían tanto; por un minuto creí que era real, incluso recuerdo haber pensado en la inconsciencia "como en mis sueños, no siento que mis combos le hagan daño"; pero antes, cuando la encontré en la calle y tomé su cuello de cisne negro por el petróleo -traducido en excesiva fealdad que podría confundirse con maltrato o accidente-, sí sentí mis manos apretándolo para dejarla sin oxígeno, y sí le saltaron los ojos. Ahora que lo recuerdo con tanta nitidez, en mi consciencia, pienso que quizás mi mente no pierda el tiempo intentando pegarle, pero sí haciendo algo más terrible como matarla. Cuando nunca en la vida le desearía la muerte o algo por el estilo, solo me contento con no volver a verla ni saber de ella. (es todo lo que pido).
¿Y qué pasó después? Sé que no te importa, pero si has llegado hasta aquí leyendo, no es posible que logres recuperar el tiempo perdido en mi inútil y egocéntrico blog, así que te recomiendo que lo cierres de una vez o continúes. Por supuesto, no viene algo emocionante...
Después yo le decía al puto CABRÓN de J.Z. que se quedara con la FEA, que me valía MIERDA su vida, que no quería saber nada de ÉL NUNCA JAMÁS, que fuera feliz con esa FEA; él me miraba y decía "es que a ella no la quiero", y sin embargo le prestaba la suficiente atención para volverme LOCA, FURIOSA... e impotente. Tanto así, que salí corriendo a otra pieza a desahogarme y llorar. Abrí una puerta cualquiera, prendí la luz y me senté en una esquina a llorar desconsoladamente, protegida de la tormenta que ocurría afuera. Y grité tanto con mis lloriqueos, que escuché un quejido de persona que duerme y comienza a despertar por algo molento. ¡Oh, mierda, es la pieza de la Meli! No la quise seguir molestando así que apagué la luz y me fui. Me fui corriendo por la costa, esquivando olas que me buscaban ayudadas por un viento feroz, hasta que alcancé el bosque, los árboles y con ello el peligro de los violadores de playa. Justamente cuando llegué había unos tipos-raros, como diría mi madre.
Desperté súbitamente y de la nada le estaba contando a J.Z. "soñé la fea te amaba y te estaba buscando, tú me hacías llorar y corría hasta un bosque oscuro donde había tipos malos"; "pucha, Ñuñín, no me gusta que sueñes esas cosas feas, yo sólo te quiero a ti".
Por supuesto, anoche no dormí con J.Z. así que cuando desperté y le conté eso, era otro sueño, y continuó como tal hasta que volví a ser completamente consciente, recordé de a poco lo soñado-pesadillado y me dije Estaba durmiendo y soñando que dormía y tenía una pesadilla. Pero la pesadilla vino primero, por lo que no supe que estaba durmiendo y soñando mientras realmente dormía y soñaba hasta que desperté por segunda vez.

Ahora quiero decir algo realmente importante: si eres un lector simpático -y ESPERO que lo seas- dame u consejo para no dejar que mis pesadillas arruinen mi estado de ánimo y mi relación sentimental que va tan bien con J.Z. De antemano agradezco que hayas leído hasta el final.
Un beso.

1 comentario:

ovejacompleja dijo...

Oh!
Es mi primera mención en tu blog.
Me siento honrada, y yo hoy desperté con los ruidos de `personas culiando en mi living....parece que era real, pero no quise interrumpir xD, Ybueno, también he tenido pesadillas angustiantes con otros factores del mismo efecto, y despierto histerica llorando y no me calmo hasta tres horas después....pero, bueno, generalmente los sueños son las patadas del subconsciente y a veces quiero ver al subconsciente como un wn troglodita que se gasta en weas violentas y feas, y mega metaforicas, en el intento de transmitir una idea SHUER SIMPLE. Tal vez es algo tan pequeño como: no sé se me ocurre que es algo con el sonido molesto y constante, de personas desagradables o en contextos de temperaturas desagradables.
MIau
abrazos