sábado, 1 de octubre de 2011

¡De ferias medievales nada sé!

Lucha medieval
Hola, Querido Pedazo de carne cruda del cibermundo.
Hoy te quiero contar sobre mí -POR SUPUESTO- y la Bobina -OBVIAMENTE-, ya que nos dimos el tremendo esfuerzo de caminar unas pocas cuadras para tener una notable asistencia a lo que se conoce como "Feria Medieval". Puedo decir que nos alejamos de lo cotidiano al explorar ese mundo tan especial, creado por todos aquellos fans de lo medieval, ya sea las vestimentas, las armas, o la magia de las brujas, hechiceros, dragones y todo eso de los cuentos de Tolkien, o lo que sea.
Había un escenario frente a la laguna; el tiempo que estuvimos paseando no se escuchó algún recital, pues los músicos nunca le dedicaron una canción al público, salvo un "solo" improvisado de alguna weá metalera que no conozco.
Por otra parte, había gente peleando con espadas de madera, otros con espadas grandes-acolchadas-medias-plásticas-con-aluminio, otros con escudos. Lo de los escudos se trataba de empujones. Había un guerrero contra un fraile, y la primera vez ganó el fraile. Luego el otro se picó y lo empujó con más fuerza. Ganó.
También había arcos y flechas con plumas para dispararle al globo naranjo que colgaba de un cuadrado de paja amarilla -muy medieval, por cierto-. Los arcos eran bastante grandes, así que arruinaron un poco mi errónea percepción de Robin Hood, con su arco-tamaño-perfecto-para-su-cuerpo... a menos que Robin Hood fuera un gigante y por eso el arco se veía de meno tamaño entre sus manos.
En el pasto había una ballesta. Esa me gustó más que todas las otras armas, porque era como las de las películas -no puedo decir que era como la del museo, porque nunca he ido a un estúpido museo medieval europeo-. Le saqué una foto pero quedó demasiado penca como para ser publicada junto a este post -aunque este post ya es bastante penca-.
Otra cosa que llamó nuestra atención, fueron las peleas entre 2 bandos medievales, de los cuales un 98% eran hombres, pues vimos solo 2 mujeres que participaron en una ocasión. Entonces tuvimos ambas la visión de que todos esos muchachos, muy jóvenes de espíritu, esperaban esta feria para tener la oportunidad de juntarse todos a combatir sobre el pasto, en un lugar público como la gran plaza frente a la municipalidad de San Pedro de la Paz, sin ser discriminados por su comportamiento tan infantil. Eran, realmente, como niños; no estoy exagerando, porque en un momento noté la comezón psicológica de los cabros chicos, cuando uno tocó al otro y no se tiró al suelo -o sea, no quiso morir- y el otro le dijo como 3 veces "OYE, TE TOQUÉ; OYE, TE TOQUÉ", exigiéndole que muriera para que hubiera una baja más en el bando contrario. No es que los esté criticando, es sólo que de repente me pareció que yo podría disfrutar de algo así en estado de ebriedad, o filmando una película, o en una obra de teatro. El público los apludió y observó con risas y emoción las batallas. Yo prácticamente no las vi porque me dedicaba a sacar fotos de mierda por tener el sol al frente -sí, qué tonta, y qué pajera fui al no moverme al otro lado-. De todos modos, les dedico un aplauso.
Sr. Gaitero
Durante y luego de las batallas medievales, un caballero vestido de algo medieval -supongo- tocaba su gaita con un fondo de CD; de modo que cuando las batallas terminaron, el público fue hacia él para observarlo.
Otra cosa que me llamó BASTANTE la atención, fue la presencia de nada más y nada menos que HARRY POTTER; SÍ, AMIGUITOS, ERA HARRY POTTER. Con su traje de la película, la bufanda rojo con amarillo anaranjado -no sé qué puto color es, en realidad-, su varita mágica y sus lentes... y su pelo rubio. ¡¿Pero qué importa si era rubio o no?! El punto es: ¡¿¡¿¡¿QUÉ MIERDA TIENE QUE VER HARRY POTTER CON LO MEDIEVAL?!?!?!?!? Estoy tan curiosa al respecto, que me desagradó la presencia, al no poder comprender ni entender nada de nada por los 2 ó 3 puestos que Harry Potter tenía en una feria MEDIEVAL, no MÁGICA... y ahora que lo recuerdo, también había un puesto de magia, y otro otaku ¡¿Por qué?!
Bueno, no me importa lo suficiente.
Mi conclusión negativa sobre la feria medieval, es que la cerveza artesanal hidrató por su ausencia -lo cual es objetivamente bueno-, y que no comprendí la presencia de ciertos puestos. Pero, por lo demás, entre los fanáticos de una época inexistente en nuestro continente se entienden.

Ahora debemos ir a cocinar sándwiches de lomito. ¡Comida, allá voy!

1 comentario:

Jimena dijo...

YO IGUAL FUI, aunque ya te había dicho jojó. Cachai que me tomé una foto con un caballero que había por ahí, pero no la he subido porque la resolución de la cámara del BB es muy chula. También me acuerdo que había un fauno y me dio risa porque me acordé de las Crónicas de Narnia.
Me gustaron muchos tus fotos, los colores se ven la raja.
Besitos Ñuño de mi corazón <3.