viernes, 20 de enero de 2012

Soy asquerosa

Desde que desperté que tengo un sentimiento bien solitario hacia la vida. Vivir con la familia, morir sola algún día, y nada más. Nada de hijos, nada de familia. Soy anticuada y no me interesa tener un hijo que venga de la esperma donada; si trajera otra persona al mundo me gustaría hacerlo con un hombre que amara, con el cual considerara compartir toda mi puta y amargada vida. Pero eso no lo voy a hacer, porque para amar a alguien y compartir la vida con alguien, se necesita un tiempo gigante y mucha confianza.
No, no confío en la gente. Me aburrí de las personas. Quiero estar sola, ahora y por siempre, para siempre. Quizás hasta me vuelva célibe; las personas son tan asquerosas que no sé si quiera que otro pene venga a mi vagina. No me encanta el sexo, me encanta hacer el amor, y eso es algo que me niego a volver a experimentar. No vale la pena andar involucrándose con el resto de las personas que no sean de la familia, porque resulta de después los hueones te olvidan y te desechan como si una no tuviera sentimientos ni recuerdos ligados a ellos. Y son fuertes, tan fuertes, que claramente no les importa.
Pues admito que me importa que no les importe, porque me hacen sentir desgraciada. Pero nada les puedo pedir; nada les puedo decir. Prefiero ahogarme sola en mis estupideces en vez de andar hueveando a los otros humanoides. Porque así espero que ellos no me hueveen tampoco.
Veo, en este momento de mi vida, que la soledad es mi camino. Espero encontrar algún amante por ahí, para satisfacer el deseo sexual que me llama de todos modos. No: retiro lo dicho.
Corrijo: Espero me encuentre algún amante por ahí, para satisfacer el deseo que sexual que me irrita de todos modos.
Porque me irrita desear el sexo y no tenerlo. 
Sí, estoy irritada. 
Sí, estoy amargada.
Sí, estoy marchita.
Y QUÉ.
No soy ni la primera ni la última weona de esta ciudad, de este país, de este continente, de este mundo, ni de este UNIVERSO que se siente así gracias a que nos sentimos enamoradas y la mierda de sentimientos pegajoso y asqueroso, que corroe y corrompe a las personas, no sea retribuido por ese humanoide que nos enamoró. Es tan absurdo lo común que es eso, son tantas y enormes las probabilidades de que el siguiente hueoncito de quien me enamore me haga la misma mierda, porque soy insoportable, de dejarme por msn y sin explicaciones -bueno, la cosa va de mal en peor así que seguro después me dejarán por twitter, o peor aún, no me dirán que me dejaron- que para qué me voy a exponer a la misma tontería. Es una total y gran pérdida de tiempo!
Eso es lo que veo!
Así es como lo siento!
Así lo aprendí!
Bueno, ya que viví alguna vez el """""""amor""""""", digo: para qué hacerlo de nuevo? vale realmente todas las penas que trae cuando se acaba? vale realmente la pena sentir que una está vacía cuando nos dejan por una tontería? o que nos escondan tras una tontería que se les acabó el amor, para no herir tanto los sentimientos de nosotras?
Una cosa es segura: la próxima vez que alguien me empiece a gustar, lo dejaré antes de ir a más. Porque he decidido no involucrarme. He decidido continuar sola. He decidido morir sola.
Porque la compañía de los desconocidos, que son todos los ajenos a mi familia, que se asemeje un poco al amor, a una pareja, a un estúpido e imbécil matrimonio, a una convivencia, me ha dejado completamente desinteresada.
Y lo que he encontrado más desagradable de haber vivido esa mierda, son los proyectos.
Odio los proyectos, nunca jamás en mi puta y amargada vida haré otro proyecto, aunque digan esos imbéciles """"""""reportajes"""""""" de la biobio que una de las 10 cosas que destruyen una pareja es no proyectarse... bueno, es mi punto, ¿no? No vivir en pareja jamás.
Así que no tengo problemas con no proyectarme, con no involucrarme: con ver a la otra persona tal y como ella me deba ver a mi: como alguien con quien se pueda follar DECENTEMENTE.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

esas weás de la bio-bio son siempre súper mierda
te quiero hermani.
pini.

JM dijo...

El maldito Sartre, hablaba que junto con la obligación a elegir, es decir nuestra condena a ser libres, está la de establecer relaciones con los demás, relaciones que son siempre asimétricas e indeseables. Por momentos pienso como él, prefiero ser un lobo solitario, y aparajarme con mis miserias. Pero así mismo mi afán de trascender, y sin dioses ni creencias metafísicas, me lleva a compartir, a intentar enlazar mi miseria y mis deseos, con los de otros. Estos estados algo opuestos, y su tensión, finalmente nos definen; pero sobre todo elegir entre los matices de esta dualidad.
He vivido experiencias similares a las tuyas, me he visto en esa confusión, en esa pena de perder a la persona que más amaste, pero de la misma manera me ha tocada dejar a otra persona en esta incomoda posición. No me gusta cuando la gente grita al alto cielo invocando y definiendo el AMOR como si fuera algo tan fácil de determinar. Todo lo contrario, es dúctil, lleno de matices y distinto en cada una de las relaciones que en la vida podemos elegir y tener.
Al menos, lo que he yo he intentado es moverme por los matices, por la paleta de colores, mezclándolos, haciéndolos míos en cada una de las diferentes experiencias.
Gracias por compartir tu vida.
Saludos!
JM.