miércoles, 31 de octubre de 2012

Hallogüin

Esta semana, que no lleva muchos días, he visto muchas familias, bebés, infantes, y todo lo que se les relacione, como coches, juguetes, saliva, encías, dientes de leche... Padres jóvenes, adultos, envejecidos. Abuelos también. Todo lo que se puede considerar como una "buena convivencia" lo he visto estos días.
Jalogüin o Halloween, es una fiesta terrible de gringa y globalizada y toda esa mierda. Pero simplemente me encanta ver a los niños disfrazados, felices recibiendo dulces y chancherías, creyendo que realmente son drácula o spiderman, la mujer maravilla o un angelito. Y van con sus hermanos menores, mayores, sus madres, sus abuelas, sus tías, grupos de amigos choros, etc. Es tan feliz esto del jalogüin, que tengo que admitir que me gusta. Me gusta y me hace feliz a la vez.
Los niños son lo mejor de nuestra especie. Por eso he decidido tener alguna vez un bebé, y no tan vieja como creía antes, sino a los 28 o 30 años, para disfrutarlos cuando todavía tenga cuerda y cordura. 
He estado pensando mucho en el asunto. Lo he pensado tanto, que me ha llevado a perder al hombre que veo como el padre de mis hijos. Supongo que entonces debo dejar de pensar en bebés.
Quién sabe qué puede suceder...

No hay comentarios.: