miércoles, 28 de noviembre de 2012

Malditos todos

Yo, al igual que el resto de la humanidad, estoy perdida. Por perdida me han confundido con heces, con pérfida, con ser mala persona. Bueno no los puedo culpar; yo he sido antes quien tenga la misma sentencia para quien estaba perdido por la vida.
Pero es indudablemente injusto. Es indudablemente una porquería, que seamos tan patudos y poco empáticos; comprendo que es mucho más fácil ser egoísta y maltratar a la persona pérfida, incluso borrarla de su sociedad virtual. Pero no corresponde continuar con la reproducción de estos malos tratos, sólo porque todavía hay quienes lo hacen.
Mis pesadillas me dijeron quién soy realmente. Me mostraron qué era volver a conocer a un ser amado con tanta profundidad que sólo fui capaz de preocuparme por él. Me mostraron que aunque esa persona no me conociera, estaba decidida a protegerme, aunque no me hizo caso muchas veces para que la casa no se volviera loca.
Y escapamos. Todos escapamos pero sólo unos pocos quedamos. La casa nos expulsó porque en el fondo de su arquitectura nunca tuvo intención real de asesinarnos. Fue la gran conexión familiar la que nos salvó. Fueron mis tías y mi madre, las herederas del hogar.
Pero finalmente cuando entre todos decidimos exterminar la casa en el campo, esta se rebeló y nos siguió hasta que, cuando cayó en la costa marina, se llevó consigo a mi padre. Creo que lo mató ahogado; nunca lo sabré porque preferí despertar.
Y desperté para leer insultos en mi tl de Twitter.

martes, 27 de noviembre de 2012

Vuelvo a ser impulsiva, idiota, ilógica, incluso repulsiva.
Estoy cagada.

jueves, 22 de noviembre de 2012

jaberstcastel

Tengo que empezar a admitir en qué soy buena y en qué no. Aunque no tenga sentido.
Todo me parece un sinsentido.
Todo me parece una fracción de la vida.
Y la vida me parece finita.
Pero eso es lo divertido. Se puede terminar cuando sea. Nadie lo sabe.
Empiezo a asumir que siempre he escrito como la callampa reventada y con un alfiler atravesándola. Esto no me molesta, porque me da igual.
En este segundo todo me da igual.
Y me duele uno de mis intentos de tetas.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Te equivocaste otra vez, Pedro.

Salir a pasear en micro. Esto es lo que sucede cuando al jefecito de carrera se le olvida enviar un simple Mail que diga: "estimados informo a uds que las clases de medicina legal serán suspendidas firma P.". De modo que no habría interrumpido el estudio del ramo asqueroso que no me servirá para mi desempeño profesional; no me habría duchado (es lo más probable) a menos que hubiera gritado Lady Gaga en la elíptica; no habría salido tarde por ver el casi final de temporada de Top Chef con mi amado Tom Colicchio, así que no habría caminado rápido hasta sociales para aparecer toda sudada y que me digan "se suspendió la clase y no avisaron".
De haberlo sabido, habría estudiado mejor, habría digerido mejor el almuerzo, no me habría sudado por el sol. Habría sudado por ejercicio y habría salido a las seis de la casa para ir a la protesta mapuche en la Plaza Perú.
En fin; la moraleja de hoy es: tengo que usar vestidos para ir a la u, y tener ropa que no sea negra, para no re-sudar por el calor.
Eso es todo amigos!
Quiero beber.

martes, 13 de noviembre de 2012

mallicarp

Tengo absolutamente ninguna idea para escribir. Pero siento que necesito publicar algo, hoy, en este espacio cibernético que tiendo a abandonar cada incierto tiempo.
Es una fatalidad que no quiera referirme a todo lo acontecido este 12 de noviembre, pero realmente creo que mi memoria no me fallará, y simplemente no lo olvidaré.
Esto de la privacidad... me pregunto cómo habrá sido antes el mundo personal, cuando una creía que tenía ciertas cosas bajo llave hasta que quisiera quitarlas de su cofre.
En fin, facebook tampoco ayuda. El chat: menos. El celular tampoco. Los cuadernos que no se puedan abrir a menos que se digite la contraseña correcta... nunca he visto uno de estos.
Es cierto que me preocupo siempre por decir la verdad. Cuando he ocultado algo, siempre ha sido por un tiempo; nunca para siempre.
Las traiciones llegan cuando menos se las espera. Así como también las personas bondadosas que ya fueron traicionadas y supieron salir adelante.
Pero ellas son aburridas! Todas las traiciones, las cosas oscuras, malas, sin diversión, son aburridas. Hoy vi la mejor película del mundo, con el hermoso de James Franco y la hermosa Natalie Portman. Se trataba de MAGIA, estupidez, sexo, en una historia de esas épicas con profecías que deben dejar de serlo. Por supuesto, era cómica. Me divertí aunque no me riera a carcajadas; siempre es bueno ver algo que salga de la normalidad.
Estoy mareada. La cabeza me da vueltas, el cerebro me palpita, se me arruga la frente y las cejas. Me duelen los ojos. Me gusta la música pero no logro comprender lo que está pasando.
Hasta que vislumbro que, mágicamente, ¡no pasa nada!
COMO MALLICARP

viernes, 9 de noviembre de 2012

Me detuve por un momento de estudiar, porque así funciono mejor.
Entiendo más objetivamente cuando es de día, que cuando es de noche.
En ningún momento logro escribir bien, hace ya mucho tiempo atrás.
Detesto cuando me pica la piel.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Nada

Ayer, hoy, mañana, nunca, siempre, después, antes, durante.
Pena adolescencia alegría caprichos momentos molestos descuidados desubicados ubicados preciosos enfermos tristes felices inútiles parecidos discusiones cariño odio pendejadas.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Expectativas: realidad.

Siempre me arrepiento de haber tenido expectativas tan felices y perfectas en la cabeza. Porque nunca, NUNCA -o sea SIEMPRE- pasa NADA. ABSOLUTAMENTE NADA.
Eso es lo que pasará con mis expectativas, con mis planes pérfidos que trato de digerir una y otra vez para no equivocarme al momento de traerlo a la vida.
Pero en el MOMENTO de hACERLO, lamentablemente mis estúpidas manipulaciones bien planeadas no me resultan, y la gente responde con bondad a mi falta de iniciativa, si es que no me rechazan. Así es como me funciona manipular una situación cuando ni siquiera lo había pensado antes.
Así es como, también, sé perfectamente que mis planes bien planeados son de antemano un ROTUNDO FRACASO, y que no debería alimentar mis falsas expectativas de finales felices.
Recién leía el blog de la Pina, donde ella también habló de finales felices. Ahora, hoy, en este segundo, me convenzo de que esas weás no existen, y que es lo mejor que no lo hagan porque así uno se aferra un poco más a vivir el día como si mañana fuera el final, lo cual me parece perfecto ya que sabemos que la muerte llega y no se va; llega y cuando no se la veía venir.
Bueno, en algunos casos no es así, pero qué sé yo, si solo soy una jovenzuela enojada porque tiene la guata tan hinchada que le molesta estar acostada en su cama.
Si fuera la cama de otra persona igual me molestaría. Por lo general me molestan las camas desconocidas, especialmente las de la casa de mi tía Marissa.
Además pienso demasiado en los Peralta y en el Cajón del Maipo. Me encanta ese lugar y lo ODIO TAMBIÉN, en este momento. Es EL lugar que temo pisar, APARTE de la UNIVERSIDAD, a quien temo en cuanto sé que mi cuerpo y mente están en otro lado, pensando en los pajaritos y los gatitos, los ratoncitos, conejitos, perritos, etc etc etc, menos en antropología, en sujetos de estudio, en investigaciones, en hipótesis, en leer a otros antropólogos que dicen sí o no a tal tipo de gente, estereotipando una vez más la realidad de un lugar, la cual extrapolan a otros lugares con otras culturas, ya que en esta univERSIDAD ESO nos hacen hacer, en vez de formular nuestras propias investigaciones en base a NUESTRa cultura, tomamos a todos esos mexicanos interesantes que han escrito mil y una cosas sobre SU cultura; y qué pasacon SHILE? QUÉ PASACON SHILITO?? AH?!
NO SÉ. 
Trato de pensar en la GENTE y cuando lo HAGO, me doy cuenta de que pienso en todo lo que es NO CIENCIA SOCIAL, sino CIENCIA SEXUAL. Me gusta pensar en la sexualidad de las personas, quizá de ese modo me acerque a descubrir un poco antes la mía.
Bueno, el fin de este post es decir que soy una ridícula por planear cosas que ni siquiera sé, de puro aburrida que soy. ABURRIDA que piensa en qué hacer cuándo y cómo, sin antes asegurar que las condiciones sean favorables para hacer el qué. Las condiciones son amplias así que estoy cagada, todo me lleva al fracaso.
Voy a dejar de ilusionarme con pavadas del futuro.
Desde hoy dejé de pensar en los niños y en la familia que tendré cuando cumpla los treinta o 29.