domingo, 4 de noviembre de 2012

Expectativas: realidad.

Siempre me arrepiento de haber tenido expectativas tan felices y perfectas en la cabeza. Porque nunca, NUNCA -o sea SIEMPRE- pasa NADA. ABSOLUTAMENTE NADA.
Eso es lo que pasará con mis expectativas, con mis planes pérfidos que trato de digerir una y otra vez para no equivocarme al momento de traerlo a la vida.
Pero en el MOMENTO de hACERLO, lamentablemente mis estúpidas manipulaciones bien planeadas no me resultan, y la gente responde con bondad a mi falta de iniciativa, si es que no me rechazan. Así es como me funciona manipular una situación cuando ni siquiera lo había pensado antes.
Así es como, también, sé perfectamente que mis planes bien planeados son de antemano un ROTUNDO FRACASO, y que no debería alimentar mis falsas expectativas de finales felices.
Recién leía el blog de la Pina, donde ella también habló de finales felices. Ahora, hoy, en este segundo, me convenzo de que esas weás no existen, y que es lo mejor que no lo hagan porque así uno se aferra un poco más a vivir el día como si mañana fuera el final, lo cual me parece perfecto ya que sabemos que la muerte llega y no se va; llega y cuando no se la veía venir.
Bueno, en algunos casos no es así, pero qué sé yo, si solo soy una jovenzuela enojada porque tiene la guata tan hinchada que le molesta estar acostada en su cama.
Si fuera la cama de otra persona igual me molestaría. Por lo general me molestan las camas desconocidas, especialmente las de la casa de mi tía Marissa.
Además pienso demasiado en los Peralta y en el Cajón del Maipo. Me encanta ese lugar y lo ODIO TAMBIÉN, en este momento. Es EL lugar que temo pisar, APARTE de la UNIVERSIDAD, a quien temo en cuanto sé que mi cuerpo y mente están en otro lado, pensando en los pajaritos y los gatitos, los ratoncitos, conejitos, perritos, etc etc etc, menos en antropología, en sujetos de estudio, en investigaciones, en hipótesis, en leer a otros antropólogos que dicen sí o no a tal tipo de gente, estereotipando una vez más la realidad de un lugar, la cual extrapolan a otros lugares con otras culturas, ya que en esta univERSIDAD ESO nos hacen hacer, en vez de formular nuestras propias investigaciones en base a NUESTRa cultura, tomamos a todos esos mexicanos interesantes que han escrito mil y una cosas sobre SU cultura; y qué pasacon SHILE? QUÉ PASACON SHILITO?? AH?!
NO SÉ. 
Trato de pensar en la GENTE y cuando lo HAGO, me doy cuenta de que pienso en todo lo que es NO CIENCIA SOCIAL, sino CIENCIA SEXUAL. Me gusta pensar en la sexualidad de las personas, quizá de ese modo me acerque a descubrir un poco antes la mía.
Bueno, el fin de este post es decir que soy una ridícula por planear cosas que ni siquiera sé, de puro aburrida que soy. ABURRIDA que piensa en qué hacer cuándo y cómo, sin antes asegurar que las condiciones sean favorables para hacer el qué. Las condiciones son amplias así que estoy cagada, todo me lleva al fracaso.
Voy a dejar de ilusionarme con pavadas del futuro.
Desde hoy dejé de pensar en los niños y en la familia que tendré cuando cumpla los treinta o 29.

1 comentario:

Pina dijo...

qué asco las camas de la tía larissa; son lo peor de santiago de chile y de cuba.