domingo, 17 de marzo de 2013

HueoNNNa

He visto todo lo que el cibermundo tenía para mostrarme. He descubierto la cercanía que se tiene con otras personas, que alguna vez saludamos y luego por x motivo nos dan la espalda. También he tenido algunos encuentros con gente a la que nunca he saludado, todo por culpa del cibermundo, y entre tanto se mete otra persona que dijo tal cosa luego de que yo le dije tal, y le hice saber a la involucrada por invitación especial, lo que la otra persona dijo de ella, y respondió "gracias" mientras tenía una conversación por interno con la persona que la nombró.
Siento que finalmente no existe ese compañerismo entre hombres, ni entre mujeres, ni entre ambos mezclados. Sólo existen los propios intereses, las mentiras, el negocio escondido, el lobby, y finalmente el sexo. Si para mí todo se reduce al sexo, es porque espero del resto de las personas que sean naturales, y que no se las den de superiores diciendo que van más allá de los impulsos naturales de la reproducción. "Es que no todo es sexo", dicen; pero el sexo en la mayoría de las personas logra la felicidad, así como también abrir heridas que demoran en sanar, conflictos entre tres o más, o incluso entre dos y/o uno mismo. Así que no me puedo creer eso de que se piensa y siente y actúa por cosas que van más allá del sexo, menos luego de que me hablan, acarician, y juegan para ceder ante el sexo, y que luego te digan "antes eras más caliente"; así siento que "antes era mejor, antes superaba las expectativas, ahora sólo las cumples de vez en cuando".
Me pregunto acaso una relación de pareja que no tuviera sexo, sería mejor. Como cuando se tiene un amigo genuino, con el cual no se puede garchar.
De la nada aparece Bradley Cooper en mi sueño, el cual está casado desde el 2008 con una mujer egocéntrica y no muy bella, quien explota su característica principal de magnificarse ante todos, especialmente ante su pareja. Se me acercaba de a poco y conversamos acerca de su edad.
"Creo que tienes 30 años, quizá 35".
"Estás muy equivocada, tengo más de 40"
"No me lo creo"; "Con lentes negros ópticos te ves muy bien, como un hombre interesante y a la vez guapo..." Me guardaba el querer decirle que es un mijito rico.
Pero captó el mensaje por medio del lenguaje corporal -qué importante es-, y nos acosamos mutuamente en un pilar, besándonos y separándonos, tocando nuestros cuerpos y alejándonos. Él está casado y de repente quiere serle infiel a su esposa. Yo soy una pendeja y me gusta el juego, quiero más pero a la vez no deseo problemas.
El punto es que la excitación nos mueve por la casa; controla nuestros pensamientos y movimientos, ya que ambos queremos ceder pero nos da miedo. Entro a una pieza a fumar y espero que entre él a buscar algo, a ver si sucede algo tremendamente excitante y fuera de lo común. Pero no entró él, sino la Pina. Así que como hermanas conversamos de algo, cualquier cosa.
Hoy desperté pensando que Bradley Cooper es un sueño. Pero luego pensé que quizás no fuera él el sueño, sino la situación de excitarse con alguien que no debes; aunque sabemos que la naturaleza puede más, y así terminamos metiéndonos en problemas racionales, no naturales.
Porque realmente pienso que la naturaleza no es monogámica en los humanos, pero la pequeña poderosa sociedad nos obliga a actuar como ellos quieren, para no darles problemas de falta de alcurnia o mezclar sangre sucia con pura, como diría su credo.
En fin, el punto es que tengo muchas pesadillas, en las cuales a veces aparece mi pareja, otras no, como anoche, y no importa, porque de ningún modo eso es una realidad, ni me acompleja.
Sólo me acompleja pensar que de hecho existen momentos en que lo odio. Espero que él también sienta eso, en contra de su voluntad, que es lo que he vivido pocas veces. Pero cuando sucede, es algo confuso y desagradable. Porque logro olvidar que también existe el "amor", con sus códigos y compromisos.
FIN.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Igual piola tu sueño, yo nunca sueño nada, soy peor. Estoy de acuerdo contigo en eso de la monogamia, pero prefiero pensar en hacer buena onda el presente, que el futuro me de la razón o me patee el culo.

Comandante Milly De la Calle dijo...

qué paja que haya entrado yo JAJAJAJAJAJAJA