domingo, 28 de abril de 2013

Vaya

cuánto perro tiempo sin escribir en mi vlog! me sorprende, ni sikiera lo revisé antes -pk siempre antes de antesde atntes de subir algo nuevo veo el vlog, por si hay algún comentario-.
anécdota de psu? NI CAGANDO-
mejor me kedo con
nada los habría hecho más felices que verse otra vez. Era uno de esos sentimientos que anhelaban la repetición de una junta para volver a sentir deseos de verse. Pero, ¿era mutuo? ¿No habrá sido el respectivo solo una nueva idealización? Si se volvían a ver, ¿estaría el respectivo nuevamente feliz, y demostrando cierto interés?
La calle era gris. Las perqueñas pozas ke kedaban del día anterior reflejaban un cielo blanco como el algodoncito que te pones en las heridas, sólo que sin baño de alcohol o ploripiridona. Las veredas no estaban siendo muy frecuentadas por ese entonces, y por la calle se cruzaban autos lentos, pocos. La empresa que los menufacturaba los vendía en seguida, demorándose semanas en llegar a Buenos Aires. Eran pocos de cada modelo. Si se veían los 10 autos poertenecientes a la aristocracia argentina en un solo día, entonces ver más habría sido un milagro. Este hexo perduró durante años, hasta que Ford inventó la producción en serie, ke significaba un método más barato y rápido. Ya no era una sola persona la que armaba el auto, eran varios especializados en EL sector ke les tocaba armar. Ppero por estos años, a Ford todavía no se le iluminaba la cabeza; los carruajes seguían siendo dueños del camino. Y si un caballo se cruzaba con un auto, se asustaba y había ke calmarlo cuanto antes, o la gente dentro sufría las consecuencias. Por eso fue que se deshabilitó la principal calle comercial en Buenos Aires para los carruajes, porque siempre estaba llena de gente, y un caballo asustado

No hay comentarios.: