domingo, 26 de mayo de 2013

No se tienen ganas de nada. No sabe si es la época o lo que ha pasado o todo mezclado, pero sí sabe que no le ayuda en nada de nada el querer escuchar música penosaydepresiva, intentar cantar para creer que merecería estar en glee, sapear gente en las redes sociales, enviar mails, conversar, reír, molestar, comer, cagar, mear, ducharse y no hacerlo, pensar en hacer cosas, recordar quehaceres que NO hará, tragarse todo lo que no ha hecho ni empieza a hacer.
Sorbetear los mocos escuchando Placebo. Lo curioso es que se debe a un resfriado y nada más. Sería mejor ser más adolescente, pequeña e ignorante que ahora. Sería mejor hacer los deberes y sentirse bien por triunfar, en vez de quedarse cómodamente feliz en la mediocridad de la eterna espera por licenciarse o titularse. Lo que venga primero, siento, y es como las wea porque todos en este mundo saben que una licencia sirve tanto como ir al baño a sacarse los peos y no el mojón. Seguiremos sintiéndonos hinchadas, por la chucha.
Además, chucha significa vagina y no tenía la más remota idea.
Los ánimos vienen con la felicidad ajena. Ver a la familia feliz, o saliendo adelante, quejándose como siempre pero sin enfermedades terribles. Hacer lo imposible por continuar sin tanto estrés.
Veo a mi hermana y está siempre estresada. Me da rabia que sea madura; si fuera inmadura como yo, no estaría estresada. O lo estaría pero haría como si no pasara nada y aceptaría el "hacer nada" para no estresarse.
Veo muñequitas que de día tienen una cara y de noche otra. Le salen los dientes y se le ponen los ojos rojos. Son dientes de piraña, y puta que molesta que muerda, aunque sean de porcelana solamente. Eso, estresa. Las mordidas estresan. Las caras falsas ESTRESAN.
Igual debe admitir que es fome ser siempre y para siempre una simple adolescente. Es vergonzoso. De verdad.
Hay que terminar el Dalek y ver si acaso se puede hacer un lápiz lindo de un personaje tan feo y gritón.

No hay comentarios.: