martes, 5 de noviembre de 2013

Si yo fuera un pajarito
y tú fueras otro pajarito,
te perseguiría volando;
persistiría hasta alcanzarte
hasta chocarte con mi vuelo desesperado
y envolverte en mis plumas enamoradas,
calor de un corazón ajetreado.

tú podrías invitarme
a pasear por el aire
entre nubes húmedas,
neblina concentrada,
que le diera suspenso
a nuestro avícola encuentro.

No hay comentarios.: