lunes, 1 de diciembre de 2014

me pregunto cómo he logrado estar tantos años con un blog, que no me sirve, ni lee nadie. pero aquí está, existiendo todos los días. es un estorbo en el cibermundo, como yo y muchos -si no todos- son un estorbo en el mundo de los humanos. en el mundo en general, si nos ponemos Mufasa y analizamos el ciclo de la vida y toda esa cháchara.
el punto es que mi blog contiúa existiendo, a pesar de todo. seguramente seguirá en estado de coma cuando yo muera, pero ahí estará. mientras que yo ya no estaré.
no por eso los blogs son amigos. mi blog no es mi amigo y nunca lo será. sólo es un medio para nada, que usa un poco de espacio pero creo que no molesta a nadie. si a alguien le molestara, pienso que me lo haría saber de algún modo.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Pérfida.

Momentos en los que simplemente detesto todo lo pérfido de mi imaginación. Porque tengo una imaginación pérfida. Si ella tuviera nombre, sería Pérfida.
Todo el tiempo. Todos los días, todas las horas. No todos los segundos, eso sería mucho. Bueno, quizás tampoco todas las horas, pero sí todos los días.
Todos los días de mi imbécil vida, la Pérfida se presenta. Lo peor es que lo hace con gracia, como si nos conociéramos por primera vez. Buenas, mi nombre es, y vengo a, siéntete; y empieza un dolor imaginario en mi cuerpo. El dolor que trae la Pérfida, cada vez que la conozco.
Hoy intento escribirla, para recordar que es ella. Que cuando la vea, sabré lo que hará. Pero a veces no puedo; cambia de cuerpo, de olor, de voz. Siempre cambia; sólo los detalles pérfidos se mantienen. ¿Cómo puedo detenerla antes de que se generen los pérfidos en mi imaginación? Una vez que ella llega, es difícil detenerla, hasta que a veces decido sucumbir ante su mierda y preguntar.
¿Te puedo hacer una pregunta?
-ya sabe lo que viene, pero siempre responde:- Sí.
En un caso hipotético, si bla bla bla bla bla bla bla
Y empieza la conversación sobre lo que la Pérfida me ha mostrado. Triunfante, desaparece una vez más. Para volver a atormentarme otra vez, nuevamente, como si fuera la primera y la única, algún día, a alguna hora inesperada. Y sufriré.

lunes, 29 de septiembre de 2014

El olor a pescado me recuerda las gatas. A las 3 gordas que viven acá en la casa: Milly, Fidelia y Lilo.
Recién apareció mi mamá con un plato lleno de jugo de atún; despertó a la Lilo, que gritó de "hambre" y salió corriendo. La vieja decía "ven Lilo, Ven, toma, toma". Y el gato: "ñiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaGUAAAAAAAAAAAARRRRRPSSSSSSS".
Lilo siempre hace guapos.
Quiero almorzar y jugar Batman.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Pienso en grupos

No es que tenga algún tipo de pensamiento abstracto o profundo, así que si no quieres leer obviedades te puedes largar de este blog.

Estoy hablando con mi pololo por letras, por el cibermundo; por chat, por internet. como quieras decirle. los grupos que feisbuc muestra al lado tienen algo que ver con lo que hablo. ¿por qué hace esto?
me imagino que alguien se quiere introducir en el mundo del circo. entonces se mete a feisbuc, después de practicar -quiero creer-, busca grupos de CIRCO EN CONCEPCIÓN, CHILENOS EN EL CIRCO, etc, y ya está. pero, ¿es parte del circo realmente? ¿o es parte del circo cibernético del que una no se entera? de ese que sirve para decir "oh, esta persona está bien de vista; le sapeo el perfil, tenemos los mismos intereses, la voy a agregar, juntémonos, te amo, terminamos, no teníamos mucho en común".

¿por qué habré crecido tan poco sociable, que no me quiero incluir ni sentir parte de estas prácticas tan comunes hoy en día?
soy parte de feisbuc porque lo necesito para enterarme de cosas de la universidad y ponerme de acuerdo con esos compañeros que agrego para la ocasión. porque no los conozco ni me interesa. de hecho, pasado el ramo, los elimino.
¿seré sociópata virtual?
me llama mucho la atención el cibermundo; los juegos, de repente algunos foros, pero no la vida social activa cibernética. no esa vida que se cree que forma parte de la otra vida, esa que es más tangible. porque tampoco me voy a poner mojigata y negar que de hecho existe una vida cibernética en muchas personas del mundo. algunas ni siquiera lo saben, nacen y tienen un feisbuc -me he enterado, no lo inventé. pero sigo sintiendo algún resquemor; me da un poco de mala espina y brujería esto de la vida social activa cibernética.
pero me da mucha mejor espina la vida social de los juegos online. me gusta jugar al lol -dah- y a veces converso con otros jugadores. no tienen foto, sólo estadísticas, un nombre de invocador, y a veces buena onda.
puta que soy jipi.

ya chao, dudo que al lector inexistente le interese saber sobre mí. pero es bueno porque escribo para la lectora del futuro, para mí, para mi descendencia, para quien me quiera.

AMÉN.

lunes, 1 de septiembre de 2014

putas jarri, puuutaaas

debo decir que, en ocasiones, me da un poco de flojera anticipada fumar marihuana. me da flojera que exista la posibilidad de ponerme paranoica, o hipersensible. que cualquier golpeteo ínfimo en la pared, suelo, techo, mesa, piel, lo que sea, rebele mi mente y cuerpo en respuesta a un estado de alerta.
tengo la mejor disposición a que eso no ocurra. no quiero estar precondicionada a sentirme mal después de fumar, o simplemente a volverme demasiado paranoica que ni yo misma lo puedo aguantar en mi cabeza, y tenga que explotar, tenga que reventar, tenga que bañarlos a todos con los interiores de mi ex-cabeza pequeña. ¿o pequeña cabeza-ex?
no tengo ningún problema.
-bueno-
-puede ser que-- m-
-tenga problemas de autoestima-- -m- a veces.
lo que es poco.
podría ser mucho peor.

había escrito algo aquí, pero lo borré. es genial poder borrar en el computador... y no dejar rastro. absolutamente nada. cero. caput.
as´que ahora escribiré algo más "buena onda".
que es:
vive y deja vivir. con todo lo que eso implica -que puede ser dejar vivir a otros en su más simple entendimiento; en coma, respirando, vegetales, anestesiados, casi muertos; vea usted.

miércoles, 27 de agosto de 2014

caput.

ccómo es que todo es tan frágil; incluso aquello que nos hace más fuertes que gokú, en realidad es frágil. no tengo el ki de kakarotto, ni su capacidad de volar o simplemente abstraerse de todo peleando. no puedo huir de estar rota.
fui al gimnasio para sentirme mejor; es muy decepcionante estar arriba de la bicicleta a punto de llorar; el agua que tendría que salir de mi cuerpo es sudor, no estúpidas lágrimas que no salvan a nadie.
a nadie, ni siquiera a mi. para nada me sirve llorar. no me hará más fuerte, no mehará superarlo, no me hará olvidarlo, ni me hará huir de todo.
qué cobarde soy. cómo me gustaría simplemente desaparecer. pero, bueno, tampoco me gustaría irme así sin nada; quiero explotar y llevarme a conce conmigo, quiero dejar la zorraputacagá en el mundo, un HOYO ENORME que destruya a la humanidad, porque los odio a todos y cada uno de los weones que...
ya me fui a la mierda.
no puedo más, simplemente
estoy
acabada
caput.

jueves, 24 de julio de 2014

Odio minimo

Puta la wea! Quiero decirte algo pero me da miedo que sea pa empeorar el presente. Asi que no voy a decir nada, pero necesito dejar constancia en alguna parte de que en algún momento quise decir cosas de persona demandante, pero me contuve. Pa que después no me vengan con cuentos de impulsividad.

Me carga la gente barsa. Me carga la gente barsa del lol y de todas partes. También me enferma cuando piden ayuda sin siquiera haber pensado un poco en soluciones alternativas antes; esto es ser barsa.

Espero que nadie me salga com barsedades ahora, porque juro por la lilo que voy a explotar literalmente y esa persona será consumida por mi explosión. Este es un efecto mortal.

Idiotas!!!! Todos los barsas no son más que IDIOTAS.

domingo, 20 de julio de 2014

listo.

No es posible conectarse a Steam.
No es posible tener una cama de dos plazas y estar todo un fin de semana acostada revolcándose con la pareja.
No es posible ver a la pareja durante esta semana que viene.
No es posible escuchar nin y no querer escribir tonterías.
No es posible no escribir tonterías.
No es posible no quedarse pegada.
No es posible que si alguien se queda pegado, la Javis no dirá que es epiléptico;
no es posible que esto no sea epiléptico.
No es posible que la Lilo me llame por telénofo.
No es posible que ninguno de los cuadrúpedos de la casa me llame por teléfono.
No es posible que mi tío vomite mis zapatillas del gimnasio.
No es posible que no sea posible que esto sea posible.

The wretched
Salí a pasear por la ciudad, que se convirtió en un bosque, que se convirtió en un océano. Estaba vestida con ropa urbana; luego tenía cueros rústicos sobre la piel, para más adelante encontrarme nadando desnuda.
Cuando flotaba desnuda en el mar, me entraba la angustia porque pensaba que por mi vagina entraba mucha sal. Esto eventualmente me iba a traer una deshidratación con la cual no podría luchar; pero tampoco podía dejar de nadar. Si dejo de nadar moriré ahogada, y prefiero morir deshidratada porque dicen que es como drogarse.
En ese momento era mejor morirse drogada que ahogada.
El paseo tenía que ser divertido, porque me iba a juntar con esta gente tan amigable a conversar, pero no pude porque de la nada todo fue como un viaje en el tiempo y se desordenó todo y ya... bueno, ya no había ciudad y después tampoco había bosque.
Realmente creo que todo tiene un trasfondo de respeto. Nadie respeta a nadie. Ni siquiera esos que estudian ciencias sociales que supuestamente comprenden mejor a la gente -que es un estereotipo con el que no estoy de acuerdo- realmente hacen nada por demostrar respeto. Solo se sientan a escribir sobre lo que hacen los demás -que ellos también lo hacen, pero se salen del mundo como si lo miraran desde arriba, o como si no fueran personas, o como si fueran personas ajenas a todo lo que observan y supuestamente conocen tan bien; bueno yo digo y cómo chucha conoces tanto esto y no te sientes parte de esta mierda- y en ese trabajo de escritura no se ve demostrado que realmente se interesen por no dejar a los demás como completos idiotas. Es cosa de leer las transcripciones y ver que las hacen al pie de la letra; ¿es que les cuesta TANTO escribirlo como se entiende, para que los lectores lo entiendan, para quienes lo dijeron no se sientan como idiotas por decir tanto "ehhh" y repetir las palabras a medida que conectan oraciones? La verdad es que sé que no les cuesta, pero no lo hacen
porque
no
respetan.

lunes, 16 de junio de 2014

y quedé en estado de shó'hc

El computador no anda tan bien como antes, pero al menos el winamp reproduce mejor que el aimp, y eso me ayuda a no odiarlo tanto. Se puede realmente escuchar música con audífonos, hoy, cuando ayer era motivo de estrés y furiosidad impulsiva
"TIRÉ EL COMPUTADOR AL TECHO, REBOTÓ Y ME CAYÓ EN LA CABEZA; ¡PUTO!"
Leí una vez en una novela que las personas prácticamente elegían su banda sonora posible para el momento de sus muertes -probables, dado las actividades peligrosas que realizaban; podrían morir en cualquier minuto-; manejaban y chocaban entre ellos, como los autitos chocones pero en la realidad, con autos "serios", de esos que a 65 km/h es más probable que te maten (pregunta del teórico). Así es como a veces se podría interpretar la banda sonora de Lost Highway.

The more I die.

Era una cola multicolor reluciente; el sol se reflejaba en sus hermosas plumas, de colores azul, verde, todo muy tornasol. No sé qué significa que un color sea tornasol, pero creo que me refiero a que va cambiando su percepción según la iluminación; son plumas entre azules, moradas, verdes, amarillas, negras e incluso grises. Simplemente hermosas.
También abre el pico y canta. A los lados sacude sus alas que por tratarse de un pavo real, no lo hacen volar. Estas plumas se corresponden con eso de "lo tornasol", pero en una gama de colores más cálida, entre anaranjado, rojo y amarillo brillante. Van en un segundo de adelante para atrás, como si se tratase de una invitación a acercarse con ambas manos sacudiéndolas a la altura de la cadera. Sólo que son alas.
Así es que el Don decide soltar al lince.
El pobre gato lleva días hambriento. Lo capturaron al encontrarlo atrapado por equivocación en una trampa para liebres. Le hizo trizas la garganta a un perro, así es que el Don decidió quedárselo. Por supuesto que este animal salvaje en cautiverio se siente torturado en su minúscula jaula, así es que se niega a comer. Creo que ha tomado agua para no morir, así es que me atrevo a asumir que todavía tiene esperanzas de regresar a su madriguera de pequeño felino salvaje.
Sigo las órdenes del Don, así es que abro la jaula. El lince parece desorbitado, no sabe si es seguro salir, así que lo pico cerca de su cola con mi fierro para la chimenea. Me hace guapo, así que lo vuelvo a picar; total, a través de la jaula no me alcanza a hacer daño.
"¡Sal de ahí de una puta vez, gato de mierda!"
Corre, corre y sigue corriendo, veloz, hacia los trigales del Don. Él ríe y nos dice que esperemos.
La espera se hace infinita; necesito saber qué va a pasar. No sé si el trigo se mueve por el viento o si el gato sigue ahí.
"Retrocedamos".
Lo hacemos sin titubear, como siempre. En caso de peligro portamos una escopeta cada una, pero no la sabemos usar realmente. Nos hace el gesto de silencio.
Abro la boca y ahogo mi desesperación por ver algo interesante en un respiro que pretende pasar inadvertido por el mejor oído del planeta. No debemos hacer ruido alguno.
Así es que me concentro en las plumas. Al comienzo de la cola hay pequeñas, luego crecen hasta medir qué sé yo cuánto, pero es harto. Recuerdo el comedor del Don, decorado con plumas de aves de todo el planeta.
El cuello parece metálico; el azul brilla como si se tratase de un auto limpio manejando a la luz intensa del sol. El ave continúa sacudiendo sus plumas traseras con insistencia, junto con sus alas; está en medio de su baile frenético, hasta creo que en cualquier momento se echará a volar.
Su baile es interrumpido por el mortal abrazo del lince, quien impulsado por su velocidad saltó directo a su cuello, atacándolo por la espalda, traspasando las largas y débiles plumas de su cola como si se tratase de una inofensiva cascada de agua. El canto se desentona, las patas corren con la esperanza de arrancar a su mala suerte. A su planificada mala suerte.
El lince se lleva la presa por el cuello, dejando un rastro de sangre que se pierde en la plantación de trigo. El Don ríe y nos pregunta acaso disfrutamos del espectáculo.
La pava enjaulada parece un ave sin opinión, como si siempre hubiese sabido que el macho excitado se estaba metiendo a una olla de agua hirviendo.   

miércoles, 14 de mayo de 2014

Ripe (with decay)

Me persigue una sensación de contradicción, que no me ha dejado tranquila desde hace ya varias semanas.
Además no me puedo decidir por ningún color. Por eso el negro y el blanco son tan fáciles; quizás por eso no puedo pintar toda la diarrea que dibujo, siempre en blanco (y negro). O mejor dicho será negro y blanco, porque ya la hoja es blanca y el lápiz es negro así que no hago más que arruinarla. Pero PÚTA (sí, con TILDE y mucho énfasis) que me GUSTA arruinar la hoja blanca de mierda. Sólo en este sentido, -entiéndase y no se malinterprete- me gusta la diarrea.
La semana pasada pensé que quizás tengo algo malo que se detona siempre con los cambios de estación, cuando escuché a una nena hablar de lo que le pasa siempre. Me sentí abiertamente identificada al respecto, y creo que de hecho se lo plantearé a mi doctor Raúl, como para darle una idea de por qué hay varios días seguidos en que soy una plasta de lo peor que usted quiera pensar, y luego -casi percibido como "de la nada"- vuelvo a mi esencia. Que no sé cual es, pero sé que vuelvo a ella, y es reconfortante cuando lo hago.
El punto es que SOY feliz, pero a ratos me siento infeliz. Ni siquiera es "infeliz" la palabra, es desasosiego por el mundo. Por la vida, por respirar, incluso experimento ese "desasosiego por ser feliz", cada vez que veo a mi pareja y lo encuentro tan endemoniadamente maravilloso que todavía no me lo puedo creer (sí, está idealizado, pero en serio que es lo que pienso de él, así que hago notar que es "endemoniado", porque un ángel sí que no lo es).
Bueno recién entró y lo vi hacer algo y se va diciendo "no haz visto nada". Me encanta, siempre me hace reír, aunque un segundo antes escribía aquí y por ende me encontraba un poco perdida; no precisamente feliz. Ripe (with decay) me ayuda en la concentración de aquello que busco transmitir, pero parece que no funciona mucho porque siempre que escribo me enredo y ahgioprenjmad,s.
Ni sé para qué sirve el blog. Mejor haré diarrea en papel.
Adios.

lunes, 31 de marzo de 2014

El lulapaluza no es un laberinto social, es simple

Siempre me da por tener momentos de introspección. En esos momentos me dedico a escuchar, pensar, observar; prácticamente no converso y creo que mi expresión tiende a ser, más que inexpresiva, desagradable. Como si algo me molestara.
Por lo general la introspección comienza con alguna molestia, pero no siempre es así. Por lo general, también, desaparece después de poco rato, sobretodo si los pasos se detonaron por algo que haya llamado negativamente por mi atención. Pero no siempre es así; a veces -casi nunca- me sumerjo tanto rato en el proceso que no me doy cuenta de que he estado todo el día así.
¿Por qué?
Bueno, aquí va: con la introspección busco algo. Sí: ALGO. Llámalo como quieras: problema, curiosidad, hipótesis, encontrar alguna pata sobrante a un cuadrúpedo o bípedo, lo que quieras. Cuando lo encuentro, lo saboreo. Lo pruebo un rato a ver si mi paladar lo aprueba; entonces pasa a la etapa siguiente, de masticar y triturar para finalmente tragar, digerir y cagarlo.
Cuando lo cago, aclaro, me refiero a que el ALGO lo compartí con alguien...
Entonces, ¿qué pasa si no encuentro nada? Pues sigo buscando; INSISTO, especialmente si estoy rodeada de 80 mil personas nada menos.
A veces la conclusión es más difícil de lo que creería; a veces es la primera observación el ALGO, y resulta que no se le puede seguir dando vueltas al asunto. No hay nada que hacerle... Fue un proceso rápido, tan rápido que no necesitó de más de 5 minutos de introspección.
En la insistencia, finalmente, me terminé por rendir. Aquello que encontré, lo cagué muy rápido. Después de eso, simplemente no había nada.
Nada más.
Cero.
Finito.
Caput.

lunes, 17 de marzo de 2014

puta que es bacán tener un día de mierda!!!!!

Sabís qué?
No quiero hacer nada. No quiero estudiar, no quiero manejar, no quiero salir de mi pieza. No quiero hablar, no quiero comer, no me quiero duchar, no quiero cagar, no quiero culear, NO
QUIERO
HACER
NADA.
Tampoco quiero que me pregunten niuna mierda.
Y qué. No estoy teniendo lástima de mi, pero A VECES cuesta aceptar lo que soy.
Me rechaza la escuela el auto la calle la conversación la comida la ducha la caca el sexo. Todo me rechaza.
Yo lo quiero, de verdad lo quiero, pero me rechaza.
Y weon... no sé qué dice de mí, pero mi atributo en los sims es ser huraña?
No quiero ser feliz acaso?
Para mí la felicidad no va de la mano con el rechazo. Que siga viniendo el rechazo; lo invito a desayunar, almorzar y cenar. Lo invito a la mierda que quiera, y voy a seguir aquí feliz.


jueves, 20 de febrero de 2014

Odio

A veces no disfruto nada jugar al lol.
no se por qué sigo jugando, especialmente después de que me insinúan que soy lo peor. Así que les digo bueno si quieren me voy.
OK.
OK ME DICE.
me da rabia.
quizás si bxan tuviera la oportunidad de conocerme no sería tan antipático cuando no está su mano. así que bueno, decido no volver a jugar más con él si se va a poner de ese modo.
me carga porque además empiezan los amiguitos y se cuelga.
no sé qué hacer porque sé que mi pareja siempre va a estar de acuerdo con su hermano, porque lo quiere más que a nadie. así que si me llevo mal con él, cagó todo.
qué injusto.
qué injusto todo.
y qué estúpida soy
soy tan estúpida por la rechucha, que de hecho ME IMPORTA no poder jugar bien al lol.
y claro, despues me doy cuenta de que prefiero un millon de veces estar tirada en la cama sin hacer nada o viendo una película con mi pareja, que jugar a esta mierda, a menos que haya alguien más que lo desee.
antes jugaba más y era "buena".
ahora soy ·regular" y puta que son pesados esos pendejos con el ojete apretado de tanto ser imbéciles.
así nunca les va a salir una buena caca; al contrario, les sale caca podrida porque se pudren de adentro siendo tan pesados.

lo peor de todo, es que de hecho me afecta, cuando debería resbalarme, como lo hace todo lo que solo tiene la vía cibernética de la inexistencia.

adiós.

martes, 7 de enero de 2014

Quiero hablar contigo, internet, porque en este momento siento que no puedo confiar en nadie. Siento que hay puras ambigüedades.
No entiendo nada.
Sólo sé que soy el pescado más feo del acuario que adorna de por sí un lugar horrible. ¿Cómo no va a ser horrible adornar un lugar con seres vivos que necesitan de su habitat natual para desarrollarse como les corresponde?
Cuando limpian la pecera sacan a los más bonitos primero. A los más feos siempre nos dejan al último. Desde acá veo que funciona igual con las personas.
La mesa más fea para el más feo; la mesa más linda y cercana a la música en vivo es para los bellos.
Y los bellos, si algo he aprendido en esta vida, SIEMPRE
SIEMPRE
S-I-E-M-P-R-E,
tienen lo que quieren.
Y más todavía si lo que sabe la fea de la bonita, no son más que ambigüedades por parte de ese pescado que me cae tan bien y quiero tanto. Pero ya no sé, lo veo de lejos y siempre tiene un hilo, por delgado que sea, unido al pescado más lindo de la pecera.
Creo que el mundo se burla de que he engordado, de que no se me desarrollaron las tetas, de que soy peluda. Con este físico, sólo un borracho querría conocerme, lo sé. Y quizás nos divirtamos un rato, quién sabe.
En este momento soy la típica adolescente de la película mierda gringa, en la que juegan con sus sentimientos. La que no es popular, de repente llega un tipo lindo y es amable -dios, fue amable, ¿ahora qué hago?-; la estúpida comete el error de encariñarse y, bueno a la vuelta de la esquina empiezan todas las ambigüedades.
No sé cómo quiere que me sienta. Hay distancia y también desplazamiento. No me quiere contar lo que le pasa "porque no me quiere preocupar". O sea que es válido para él que yo no sepa nada, ¿cierto?
Por qué cresta son todos los hombres estúpidos.
O seré yo la que está tan rota, ¿que él no quiere confiar en mi?
Estoy tan confundida que volveré a golpear mi cabeza contra el vidrio. Siempre he pensado que, si alguna vez llego a romperlo con mi nado insistente que me hace chocar contra ese espejo, que cuando lo limpian descubro que no lo es, atravesaré el restaurante y volaré por los aires.
Quién sabe. Quizás si rompo la pared con mi cabeza, aparte de esparcir mis sesos, podría volar.
Estoy demasiado flun con la ambigüedad.

domingo, 5 de enero de 2014

Distancia

Alguna vez Tarantino escribió que la venganza es un plato que se sirve frío. Hoy pienso que la distancia también es un plato frío; pero no nos adelantemos, pues no estoy diciendo que enfríe.
Sólo que no puede ser un plato caliente. Se echaría a perder si se recalentara y todo eso. Por eso, mejor es poner la mesa y sentarse a sabiendas de disfrutar un plato frío, Me imagino una ensalada con queso parmesano rallado y crutones... Aceitunas, palmitos, lechuga, mmm...
Me parece que los platos fríos son también buenos amigos del verano. No estoy diciendo que la distancia sea amistosa. En ocasiones pienso que a algunas personas les sirve la distancia para pensar, valorar, y más tarde, cuando se sirva finalmente el plato caliente, éste sea para reforzar. Otras veces, en cambio, el plato frío resulta amargo y deja una sensación de vinagre en el estómago. Después el plato caliente ya no es caliente, es tibio, y así vas jugando con la comida hasta que decides: o lo terminas, o lo dejas.
O puede ser que el plato frío sea sencillamente MALO y el caliente EXQUISITO. Pero esto no tengo cómo explicarlo.
Yo pienso en la distancia de hoy como un plato frío. No me parecía necesario para nada, pero ya que está aquí, hay que disfrutar los raros sabores que nos entrega... Ya vendrá el plato caliente, cuando este acabe, y en ese momento nadaremos en ricas salsas acompañadas de un buen vino vino fino tinto, tibio, gran reserva. Después, reposaremos, y al día siguiente volveremos a disfrutar de la comida.
En serio que no me gusta la distancia -pero no me malinterpretes, que sí me gustan las ensaladas pero esto ya no tiene nada que ver con la irrealidad de la distancia!!-. No sé si hará falta entrar a la exposición sencilla de "por qué no me gusta la distancia y bla ble bli blo blu". Sólo quiero aclarar que yo sabía que esto iba a pasar, y me preparé.
Me entrené para no verte tanto; para extrañarte más que la mierda; para no encontrarte cuando te necesitase, no conversar ni reír ni escuchar ni ver películas ni comer. Me entrené para no extrañar el sexo -aunque esto es imposible, conociéndote ya...-, y hoy me veo completamente superada por la irrealidad que enfrento.
Son los pequeños detalles que a veces enternecen los recuerdos; el toque de tu mano, hacerte cariño, enredar mis dedos en tu pelo, que intentes morderme...
Pero hoy lo que más extraño de ti, es que me hables. Que me converses como solo tú puedes hacerlo, ver tu cara y escuchar tu voz cuando explicas algo o haces alguna pregunta. O que divagues en tus espirales de los ¿y qué tal si...?
Eso, es algo que no se puede tener, por más que chatee contigo todo el día o toda la noche o en mi imaginación.
Y, bueno, para citarte a ti también: dicen que así es el amor. Mira que nunca creí que iba a poder extrañar tanto a alguien.
En fin, a medida que avance el tiempo, vendrá llegando el olor del plato caliente.

jueves, 2 de enero de 2014

Prepotencia

Menos mal que no era de esos cuchillos japoneses, o me habría atravesado la mano.
Entiendo que soy idiota, entiendo que me guste hacer las cosas a la mía y que a los demás les moleste. Pero a veces no logro soportar tanta prepotencia... Es decir, no me había visto en todo el día como para que supiera que yo ando pesadita de sangre hoy, pues en ese caso, si yo hubiera sido antipática, lo habría entendido. No, la verdad es que llega no a preguntarme, sino a tirar una orden de algo que claramente no he hecho -porque no sabía que tenía que hacerlo- como si fuera una interrogación. Así que me dice ¿Fuiste a hacer lo de las boletas? No, ¿qué cosa? El reembolso ¿Pero no que ibas a hacerlo con tu empresa, y por eso fuiste a cambiar el nombre de la boleta por el de la Toñi? SÍ, pero TÚ tienes que ir a hacer lo de LA ISAPRE. LA EMPRESA DA UNA PARTE Y LA OTRA LA DA LA ISAPRE, COMO NO ENTIENDES.
Pero yo no sé si tengo todavía mi boleta, si la fueron a cambiar.
PERO CÓMO NO LA VAS A TENER, CÓMO NO VAS A ENTENDER QUE TIENES QUE IR A HACER EL REEMBOLSO A LA ISAPRE.
¿Pero por qué no usamos la de la Toña pa la isapre y la empresa?
A VER DÉJAME EXPLICARTE.
Quiero decir que yo estaba preparando tomates para la once, que comeríamos con mi mamá y mi papá -el gritón. Y como estaba concentrada porque los 3 tenemos hambre, me pidió que me diera vuelta a escucharlo, pero yo ya lo estaba escuchando, porque puedo picar un tomate mientras me hablan. Así que le dije Te estoy escuchando.
Y empezó con el sermón de que Es como la callampa hablarle a una espalda acaso si fuera un profesor bla bla bla..., con la prepotencia que últimamente lo caracteriza.
Y, bueno, me sentí mal. Reventé por dentro, me rebalsé como un vaso de agua, y en mi reacción explosiva lo primero que pasó fue que el cuchillo pasó volando hacia mi mano, con la punta hacia ella. Claro, debe haber sido porque era de esos sin filo que usa mi mamá, pero me dolió. Entonces le pregunté con gritos característicos que por qué tiene que ser tan prepotente para todo, que por qué es tan desagradable, y que es una mierda vivir con él si es así siempre. Eso, con distinto orden y palabras diferentes (no sé si dije mierda realmente u otra palabra de mayor vocabulario).
Sentí que iba a romper a llorar porque cuando se lo decía se me quebró la voz, pero salí corriendo de la cocina, dejé el tomate y me vine a la pieza.
Quería desahogarme de algún modo para no llegar a la fase del lloriqueo; y aquí estoy, con la internet. No he alcanzado a llorar pero tengo un nudo en la guata y en los ojos, como sea que eso se entienda.
En fin, gracias blog por existir.