miércoles, 27 de agosto de 2014

caput.

ccómo es que todo es tan frágil; incluso aquello que nos hace más fuertes que gokú, en realidad es frágil. no tengo el ki de kakarotto, ni su capacidad de volar o simplemente abstraerse de todo peleando. no puedo huir de estar rota.
fui al gimnasio para sentirme mejor; es muy decepcionante estar arriba de la bicicleta a punto de llorar; el agua que tendría que salir de mi cuerpo es sudor, no estúpidas lágrimas que no salvan a nadie.
a nadie, ni siquiera a mi. para nada me sirve llorar. no me hará más fuerte, no mehará superarlo, no me hará olvidarlo, ni me hará huir de todo.
qué cobarde soy. cómo me gustaría simplemente desaparecer. pero, bueno, tampoco me gustaría irme así sin nada; quiero explotar y llevarme a conce conmigo, quiero dejar la zorraputacagá en el mundo, un HOYO ENORME que destruya a la humanidad, porque los odio a todos y cada uno de los weones que...
ya me fui a la mierda.
no puedo más, simplemente
estoy
acabada
caput.

No hay comentarios.: