miércoles, 18 de enero de 2017

Hola

Luego de resolver asuntos intensos con mi vida, regreso a este lugar.
Ahora lo recuerdo como era antes; mi pedazo del cibermundo donde no busco refugio, empatía, amistades; nada de eso. Lo único que espero de este lugar, es expresarme. Y no de una forma "bien hecha" o "bien pensada", porque eso ya sería otra cosa.
Para mí, lo importante de este lugar es escribir sobre mí. Mis sueños, pesadillas, pensamientos random, a veces corrientes de conciencia. Hubo un tiempo en que hacía harto eso, y lo dejé atrás. Recuerdo que a mi hermosa y maravillosa amiga/hermana Jime le gustaba leer esas corrientes, porque sentía que cuando me leía era como si le estuviera hablando.
Creo que ese es precisamente el rollo de mi blog. Escribir -un poco- como hablo. No escribir como escribo JAJA, sino como diría las cosas.
Hoy quiero decir que me siento plena. Me siento feliz. Tal vez sea el verano, el sol, la luz, el calor, los vestidos, el buen sexo, las amigas, que mis hermanas están bien y dando pasos importantes en sus vidas... Al ver a todos realizándose a mi alrededor, francamente no me podría importar menos qué está pasando conmigo. Porque lo que está pasando conmigo AHORA, me tiene satisfecha.
Estoy haciendo lo que más quiero y más me gusta, cada vez que puedo.
Así, cada vez que puedo hago feliz a alguna amiga. Cada vez que puedo, digo lo que pienso sin titubear tanto. Cada vez que puedo (de ahora en más, cvqp) participo en instancias sociales sin buscarle la quinta pata al gato. Cvqp tengo sexo y en este sentido me siento bien porque recibo sólo las partes bonitas y entretenidas de una persona que me atrae; no viene con todos los rollos que ya me dan paja extrema de las relaciones de pareja demasiado serias. Cvqp me visto con intenciones de marcar mi propio estilo, o con prendas que me hacen sentir bien conmigo misma, porque me gusta harto eso de andar tirando pinta aunque n verdad me vea como una vagina envuelta; yo me siento bien y creo que es más que suficiente... además, eso se transmite porque igual a veces siento que me miran demasiado, mucho más de lo que realmente podría llegar a "merecer" según mis propios estándares autoexigidos.
Cvqp hago feliz a algún familiar, ya sea con una talla imbécil, un consejo, una batalla por la autocrítica, un beso o un abrazo. Cvqp le doy comida y agua a los gatos porque sé que eso es lo único que les importa y los vuelve felices.
Cvqp intento hilar una idea interesante, pero no siempre me sale. Cvqp escribo alguna idea de cuento, para ese libro de cuentos que quiero escribir. Cvqp regreso a algún dibujo inconcluso, a ver qué puedo agregarle. Cvqp planifico mi vida para este año con una simple y gran meta: todo lo demás es relativo. Lo importante son las elecciones, ahorrar y vacacionar en Brasil un mes entero. Cvqpueda viajaré a algún lugar nuevo u otro que conocí y me marcó, aunque sea un basural que me hizo llorar por su miseria y vomitar por su putrefacción, resultado de nosotros mismos, mezcla y residuos de una ciudad habitada por diversas humanidad. Vamos a ver... la basura, ¿es tan distinta entre nosotros?
Lo cierto es que, si vamos barrio por barrio, desde boca sur hasta andalué, SABEMOS a ciencia cierta que la respuesta es un sí. La basura de lonco jamás va a ser la misma que la de caleta tortel. Tal vez en cientos de años más lo sea. Hoy, ese no es el caso.
Pero, vamos un poco más allá en esta pútrida reflexión: si juntamos todas estas basuras en varios camiones y las llevamos todas a tirar a un mismo basural... ¿qué encontramos?
Basura, sin distinción de donde provenga. Sólo es basura y más basura. Y si abriéramos bolsa por bolsa, camináramos cerro a cerro observando la basura, no podríamos jamás saber su exacta proveniencia.
Qué falso sería pensar que sí, y qué descuidado también. Decir: "oh che, es que sho abro la borsa y veo esta boletita de cuentas que dice tu dirección, sho sabré que venís de tal lugar no?". No, che, porque esa boletita de cuentas podrían haberla botado en una bolsa común, digamos: BASURERO DE LA CALLE.
¿Qué puede resultar más inclusivo que un basurero de la calle, entonces? 
No sé. Pero ahora siento que el vertedero es como la muerte, si no existieran cementerios divididos como lo es hoy. Si todo fueramos a parar a un mismo terreno de muerte generealizada, cuando visitáramos a nuestros ancestros y esa gente que estuvo en nuestras vidas y queremos conectar con lo que queda de su cadáver, veríamos lo mismo que si todos nos pegáramos una visita a nuestra basura en el vertedero: todos estaríamos ahí. TODOS. TODXS O TODES, COMO QUIERAS: ES EL TOTAL ABSOLUTO DE LA CIUDAD DE CONCEPCIÓN, ¿ERES CAPAZ DE VERLO?
Yo sí. Y pienso que los cementerios deberían ser vertederos de gente. Y que la gente, incluídos todos nosotros y a todos quienes conozco y he conocido, deberíamos pasar a ver nuestra basura de vez en cuando. Encontrarnos con todo eso que pensamos que dejamos atrás cuando lo sacamos del envoltorio, lo comimos y lo cagamos, para encontrar que sigue ahí, al igual que se quedó en nuestro organismo lo que se pudo y formó parte de la alimentación celular. Ese salame rico, que venía sellado al vacío, está en mi cuerpo y lo estará algún tiempo. Su envoltorio lo estará mucho más tiempo, allá en ese cerro abandonado del más puro resto de desechos que conlleva nuestras vidas.
Así que no me vengan a decir que tenga una contribución más de eso en mi vientre. Para mí, todos generamos basura y al embarazarme estaría criando una basurita en mi vientre. Yo quiero criar a quien ya nació, a quien no pudo escapar de estar vivo y venir a ser una basura más. Creo que ese es el sentido final de mi vida.
Quiero ser una mamá bacán, quiero criar a una persona a toda raja; quiero ocultarle su sentido de basura tras cariño, amor y enseñanzas de la vida, para que pueda cambiar las cosas. Quiero que mi descendencia no sea una basura que hice yo en mi vientre, porque yo jamás podría elegir esto para mí ni para ese vertedero que está a la salida de Concepción. Quiero que mi descendencia sea una basura reciclable, arreglable; quiero darle la real oportunidad de ELECCIÓN.
Ya, me fui a la mierda. Lo bonito de todo lo anterior, es que para cuando quiera ser madre voy a tener unos 40-50 años. Estoy 100% segura real no fake de que voy a ser una weona bacán para tener de mamá. Y si mi descendencia intelectual me llega a decir vieja culiá, lo primero que haré será darle un beso baboso en la mejilla y un abrazo tan fuerte que le saldrá una lágrima de felicidad.
Oh... resulta que esta vieja culiá realmente me entiende.

Adiós.

1 comentario:

Jimena dijo...

Bacán la lista de cosas del "cada vez que pueda"