miércoles, 22 de febrero de 2017

Foda o boa?

me gusta el portugués, es un buen idioma. Dios, me gustan muchas cosas últimamente, pero como no se puede tener todo en la vida (decimos los que realmente no podemos), tengo que conformarme de a poquito con lo que sí tengo, y disfrutar lo que tendré cuando llegue ese momento.
Siento que estoy en una nube de imaginación que no se acaba nunca. Tengo buenos, tal vez hermosos sentimientos, a pesar de que he estado recordando con mi cuaderno negro.
Usualmente recuerdo episodios de mi infancia, pero de vez en cuando me toca escribir sobre cómo recuerdo hoy -que no ha pasado mucho tiempo- a x persona, que en este caso es Steve porque es un hombre que me llama la atención prácticamente todos los días, y, como dije antes, siguen frescos los recuerdos de cómo lo fui conociendo de a poco. Es divertido.
Las vueltas de la vida; los acontecimientos que recuerdo, que otras personas saben y son testigos, me hacen divertirme pensando en qu soy un sim y algo está jugando con mi vida a su antojo, y en este momento me tiene pasándola bien, con la barrita plateada. Hay buenas personas involucradas; personas geniales como la pina y la jimef, que son dos mujeres que admiro, de distinta forma a cada una, pero admiración al fin y al cabo.
Así, por ejemplo, ha pasado tanto tiempo que no puedo recordar cuándo fue que conocí a la jimef. A la pina menos porque... obvio dah. Pero sí recuerdo claramente, como si fuera ayer, cuando vi por primera vez a mi jime y también recuerdo la primera vez que nos presentó a erick.
No recuerdo la primera vez que vi a la meli. A jorge sí, estaba con la chini. A la Belena también.
Creo que los recuerdos a veces son un juego más de azar y con un poco de estrategia en los detalles. Recuerdo cuando conocí a la jime porque fue por depeche mode; recuerdo al erick porque a la jime le gusttaba; recuerso a jorge y a la chini porque era el primer día de la u; lo mismo la Belena, porque además habló frente a todos y tenía una polera verde que me gustaba.
Recuerdo cuando conocí a Steve porque hablamos toda la noche; después de que pensé que era imbécil me hizo reír y conversamos de todo un poco. Congeniamos como con poca gente me ha pasado en la vida. Y recuerdo que era un carrete importante, porque la pina se reencontró con jimef y cotelo. Así que todo habrá sido para mejor... o no?
Por mi parte, quedé con un recuerdo de haberla pasado bien a pesar de que estaba pasando por un mal momento emocional, y, conociéndome, en esa época sobre todo era extremadamente difícil para mí superar mis problemas emocionales, aunque intentara hacerme eñ mayor ánimo de carrete posible.
Por eso, gracias pina por incluir me en tus salidas, ya que eso me entregó la oportunidad de aprender a seguir adelante, no importa cómo.
En fin, no me tengo que operar de la cabeza, aunque si mi problema de las amígdalas continúa, me las voy a sacar.
Seguiré escribiendo en mi amado cuaderno negro.

lunes, 20 de febrero de 2017

Modestia o falsamod

No me considero una persona particularme talentosa en nada. Pero sí creo que cuando me lo propongo/me interesa, puedo superarme y tal vez alguien confunda la perseverancia con talento. El resultado es el mismo.
Debo admitir que no soy una persona que se quiera mucho y ande alardeando de lo que le sale bien, pero desde que terminé con el robot disfrazado de androide, ando con un poquito más de ego que antes. Y eso se refleja en idioteces que digo, o en sentirme orgullosa de algo que haya hecho o dicho. Por eso, últimamente me agradan los elogios. El otro día estaba pegada haciendo un dibujo en la sede mientras escuchaba las historias que se contaban y me reía o decía "qué imbéeeecil", y luego los amigos elogiaron la sarta de nada que suelo dibujar. Dijeron que el nivel de detalle era genial, o algo así, recuerdo que tenía que ver con ser detallista. Aunque no siempre le achunte. Me da lo mismo.
No siento que dibuje bien a los gatos, a menos que tenga una foto de ellos delante. Como esa vez que dibujé a la Lilo; debo decir que me había quedado hermosa... Perdí ese dibujo cuando el robot me rompió mi corazón de lata.
En fin, otro asunto que me ha llevado a ser capaz de "reconocer" (o engañarme de un modo que me entrega felicidad, que es la meta misma del autoengaño (evitar el dolor)) mis virtudes, es juntarme con alguien que exacerba sus virtudes. Me resulta gracioso a más no poder. Disfruto ver a alguien amándose tanto y sin pensar que sea indecente quererse a ese nivel. Lo encuentro realmente atrayente y fantástico <3 p="">
Ando sudando optimismo. No pienso que todo vaya a salir mal, casi nunca. Y cuando lo hago, digo: "bueno, el mundo sigue girando".
¿De dónde salió todo esto? ¿Sigo siendo yo? ¿Soy realmente yo, la ñuño? ¿He vuelto a ser esa niña feliz que hablaba con los conejos y veía personas ficticias entre los árboles? Tal vez sí... Tal vez, he visto un conejo y lo he seguido hasta su madriguera. Conversé con su familia, tomamos el té con verduras y pasto, cagamos bolitas y luego regresé a la vida humana.
Como humana, a veces sí me imagino personas, pero no entre los árboles; entre otras personas y algo de construcción extremadamente concreta. Como un poste, semáforo; lo que quieras.
Pienso a veces que vi a alguien cuya cara podría haber transformado con el paso del tiempo, y no supe reconocer el alma y parecí pesada porque me hice la weona o no saludé. Pero usualmente eso es falso. 
No sé por qué, pero últimamente las personas que me han conocido y me encuentran por ahí, me saludan. Tal vez realmente me haya convertido en una mujer más simpática que antes. Tal vez entrego un aura de relajo que hace que a nadie le importa un pico lo que yo pueda pensar de ellos, porque realmente pienso re poco sobre la gente. Sí he pelado y lo seguiré haciendo, pero esto ya es algo tan instaurado en la sociedad, que es imbécil -aunque loable- luchar contra algo tan enraizado.
Además, pelar no es lo mismo que pensar MAL de alguien. Ni ello es lo mismo que lo anterior. A veces una pela actitudes de alguien que no me hace pensar mal, porque se equivocó y podría haber obrado mejor. O también, a veces pienso mal de alguien aunque no tenga ningún motivo para pelar a esa persona. Así que todo se destruye, una vez más por lo volátil que es existir y estar acá respirando, escribiendo, escuchando, llorando, amando. Se puede sentir de todo en un solo día. Con algunas películas, incluso se puede sentir de todo en 2 horas.
Por otra parte, el otro día hice algo que nunca practico, pero que muchas veces me había atraído. Hice una lista de "pros" y "contras", sólo para saber si voy por buen, regular o nefasto camino. Resulta que en un momento los pros superaron a los contras, pero había un detalle en el contras que sumaba demasiados puntos de camino nefasto. Así que lo dejé hasta ahí.
Hoy volví a ver la lista porque estaba dibujando y cuando buscaba la hoja en blanco siguiente, me apareció. La revisé de nuevo y asigné puntajes, los cuales sumé. Además taché "contras" que no me parecían justos; es más, estaba siendo hipócrita al añadirlos. Y, porque me acordé de ciertos detalles bellos, agregué otra cualidad a la lista de "pros". Hecha toda la paja anterior, al día de hoy 19 de febrero de 2017, los pros llevan 28 puntos y los contras 13. Es una gran diferencia.
Pienso que es una liga de distancia. Es como ser oro y plata: en realidad, no es tanta la diferencia, pero igual hay una división existente. Lo cierto es que altos platas pueden jugar con oros bajos. Pero llega un momento en que sólo juegas con oros y si ganas y sigues ganando, de repente aparecerá un platino y uf qué miedo.
Siempre da miedo pensar en llegar a las ligas mayores, pero a mí me da un miedo que me atrae experimentar. Y si llego, ¿qué tanto? Tengo pocas metas en la vida, y llegar a ser platino podré lograrlo con esa perseverancia de la que hablé antes, y un poco del talento que se ha ido desarrollando desde que el hermoso super mario bros apareció en la pantalla de la tele grande de mi casa. Dios, qué día más feliz. Creo que ha sido uno de los mejores días de mi vida.
Nunca olvidaré la primera vez que tomé el control entre mis manos, con ese cable que se conectaba a esa caja gris con botones lila, que a su vez se conectaba por otros cables al poto ese de las teles de los noventa. Esos potos puta que usaban espacio...
En fin; tomé el control, miré la tele. Miré la tele, miré el control. 
¿Qué hago?, pregunté. 
Mi papá respondió: tú mueves la flechita y el mono se moverá.
Nah, creo que dije, o lo pensé. Apreté la flecha mirando el control, y por vista panorámica o lo que sea, noté que el monito de hecho se había movido. Luego de haber estado un buen rato sonando la música sin que pasara niuna mierda. Volví a apretar el botón, incrédula, y Mario volvió a dar un paso adelante. Así: dos pasos dió.
Sólo 2 pasos de Mario bastaron para que se me reventara la cabeza. ¡ERA LO MÁS INCREÍBLE QUE ME HABÍA PASADO EN LA VIDA! Además de los T-Rex y Jurassic Park, OBVIO -pero no recuerdo qué vino primero...-
Entonces pude quitar la vista del control y simplemente presionar la flechita... Y así empezó mi viaje junto a Mario, para salvar los huevos de Yoshi y finalmente peleársela al chancho de Bowser violador y que la princera le diera un beso a Mario. Qué gran juego. 
Qué grandes mis padres, que supieron entregarnos ese regalo. Y el computador también. Cuando conocí AOE mi vida era simplemente hermosa. Jugaba como condenada y amaba los sacerdotes con su wololo; sacar los elefantes era lo mejor, y hacer la maravilla ya era ser una gran maestra del asunto. 
Luego nuestro primo friki con desórdenes de personalidad serios -que ya me había presentado el AOE-, me mostró Tomb Raider. Ese juego me hizo flipar. Todavía quiero conseguir la saga completa de ellos; los puzzles son casi imposibles. Bueno, para mi mente pequeña lo eran; hoy tengo la emoción de saber que puedo resolverlos y comprender a qué mierda estaba jugando a esa edad...
Todo escaló de a poco. Playstation, el tarro, PS2, notebook, PS3... 
Agregaré esta nueva meta: MANTENER un pc gamer. Oh sí.
Ayer decidí que mi meta de vida FINAL será tener un helicóptero. 
¿Sí?, qué feo que esta weona tenga como meta de vida final un bien de consumo, un transporte culiao que no se puede estacionar en la calle, la weona superficial; ¿cómo no va a pensar en aspirar a la máxima felicidad y espiritualidad posible? ¿Esta weona es imbécil?
Jajajaja... me encanta reírme de mis propios chistes, es tan penoso que da la vuelta. Y si no, me da igual porque esa es mi forma de comprenderlo.

Puede ser que todo lo que escribí recientemente no era más que mi imaginación, intentando entregarme cariño propio. Tal vez si la Meli leyera esto se cagaría de risa pensando en que me bajo en Paicaví, y yo me cagaría de risa con el weon gritando en la pista de baile jajajaja. Y sería bueno que así fuera, porque tendría algo nuevo que aprender. Me encanta aprender cosas nuevas, por eso cuando no sé algo busco de inmediato en internet en todos los rincones que me de el tiempo y las ganas y el interés, porque wikipedia para mí no es suficiente.
Estoy toda feliz por las semanas que vendrán. No puedo más de ansiedad porque todo no pare de mejorar, aunque muera mañana atropellada por una micro en carrera. Habrá valido totalmente la pena.

lunes, 6 de febrero de 2017

Espero

Hoy tuve un sueño real. Demasiado real, en el que conversaba de un tema en particular, con palabras específicas, con Esteban. Le informé de los hechos para que, si se vuelve realidad, pueda saber que era cierto que soñé algo antes de que pasara.
A veces me pasan esas cosas. Recuerdo alguna vez haber soñado con esta mujer con chochos, que estaba junto a mí. No la conocía en ese entonces, pero la reconocí vagamente el primer día de clases de Antropología, que curiosamente era en la facultad de la ballena. Era Belén. 
El punto es que no supe que era realmente ella, hasta que pasó lo que había soñado. Algo de estar volando y caminando, conversando x cosa que ya no recuerdo. Cuando reconocí el sueño de hacía varios años ha, recuerdo haber mirado a Belén y pensar "oh, esta mujer debe ser realmente importante para mí". Y desde entonces que siempre que la veo la amo.
En fin, que no siempre funciona de esa manera.

Ahora tengo hambre. Espero que llegue Masacrón para que comamos, y después no sé.
No sé nada de la vida y el mundo, salvo que quiero seguir estudiando durante mi vida, y viajar y trabajar y garchar y jugar constantemente.
Al final, es impresionante. Antes, cuando no salían las cosas como quería, y me presionaba sola para lograrlas, me frustraba tanto que no dejaba de hablar de eso y llorar y estresarme al respecto. Creo que era porque quería probarle algo a mi pareja de ese entonces. Hoy él no está, y de alguna forma me encuentro más relajada que siempre. No me presiono tanto... total, que cuando algo sale bien, es porque tenía que ser de esa manera. Creo demasiado en el karma, en la rencarnación del alma en otro cuerpo -que no es lo mismo que la vida después de la muerte-, en la buena suerte pero también en el destino, aunque parezcan inconcebibles de ver trabajando mutuamente. Pienso que hay asuntos que vienen por buena suerte; son asuntos menores, como ganar una partida aparentemente perdida en HOTS. El destino, en cambio, son esos sucesos que demoran años en mostrarte cómo te han servido para convertirte cada día más en esa persona que eres, y que quieres ser. En llegar a alguna meta de paz individual que sólo tragedias terribles pueden perturbar.

Amo mi vida estos días, aunque se pasen lentito y piolita. No espero nada más de mi presente, salvo seguir intentando e insistiendo para que venga un destino nuevo. Pero esto puede tardar un poco; si es así, esto dispuesta a continuar esperando, pero feliz, y saber aprovechar el golpe a la tierra que me depare el destino.
Mientras, sólo queda disfrutar de esta buena suerte, de que todas las personas que amo están bien, me siento traquila y en paz.

Te amo, lector. Seas quien seas.

jueves, 2 de febrero de 2017

Pride

Hola. No ha pasado nada. Salvo que ayer prometí algo que hoy definitivamente rompí, porque resulta que hacer ghosting es más difácil que la mierda. Y, como dijo Mauricio Jackson refiriéndose a su otra personalidad, tal vez no servimos para desechar gente. O, en mi caso al menos, no cuando hay un mínimo de cariño. Cuando todo eso muere y resulta mejor sacar la planta con raíces, no cortar el tallo (hay eucaliptus que vuelven a crecer del árbol caído), creo que he podido hacerlo.
En fin, hoy siento orgullo de otra cosa.
Estoy profundizando en mis personajes. En verdad, más en el protagonista, pero alrededor de él se tejen los otros personajes -salvo el narrador de lo que sería "la segunda temporada". Tanto así, que me he inventado con una forma para expresar su infancia, y cómo los adultos pueden equivocarse tanto con los niños, influenciados por las mejores -o borrachas- intenciones. La eseñanza es que, nunca se debe dar por sentado a un niñe. Siempre hay que tomarlos como un igual. Y expresarse bien, enseñar y aprender. Bromear con asuntos que podrían desembocar en algo terrible, que jamás imaginaste que iba a suceder; con les niñes puede pasar eso fácilmente, más fácil de lo que se cree.
En fin, con el fin de hacer crecer al personaje y darle sentido a su adultez fracasada de mierda, su mala actitud y desconfianza del resto de las personas (humanoides, en su caso), es que empiezo a aplicar todo eso de psicolgía infanto-juvenil que aprendí en el diplomado. En el caso de mi personaje, su padre es quien entorpece todas sus vías de crecimiento personal, al estar resentido con él por 2 razones importantes:
1. Es el resultado del engaño de su esposa; es su recuerdo permanente de que ella no lo ama, pero él está tan enamorado de ella, que prefiere culpar al niño. Nunca podrá verlo como su hijo, para él no representa en ningún sentido el amor que siente por ella. Intenta luchar contra ser un mal padre, un padre ausente y castigador, autoritario, por complacer a su esposa, pero no lo logra.
2. Resultado de un accidente faltal, culpa al "bastardo" a través de conductas pasivas agresivas de haber matado a su hermano. Pero nunca le dirá por qué lo odia, ya que ambos -pésimos- padres decidieron hacer como que el hermano nunca hubiera existido. 
De ahí nacen pesadillas que lo aquejan desde niño hasta su adultez, donde simbólicamente ve morir a este niño que no puede ayudar, y cada vez que se acerca a él para ayudarlo, más se aleja. La angustia lo invade hasta que despierta gritando, sudando. No comprende que son partes de un recuerdo reprimido por su familia, hasta que su amigo -narrador de la segunda temporada- siente el deber de decírselo.
Lo bonito de todo este trabajo dedicado a mis imbéciles personajes, es que ahoar puedo retroceder a la primera temporada y entregarle más detalles referidos a su infancia y su familia; que cuente la pesadilla en algún momento, hará que uno piense "meh", hasta que en la segunda temporada comprenda que no sólo es una pesadilla recurrente que lo aqueja durante las noches que sobrevienen a días duros, sino que es también un recuerdo ATROZ.
Eso, no voy a seguir espoileando. El punto es que siento que el accidente que relaté, donde muere el niño, está demasiado bien hecho con respecto a un razonamiento de 6 años. En el que, con las intenciones de salvar al bebé de su condena, expresada por su padre, termina muriendo él. 
Ojalá algún día alguienes se interesasen por introducirse en esta historia. Cada vez toma más forma de persona adulta que escribe, y no la adolescente que lo empezó a los 12 años.
Viva el word, vivan los computadores, viva la imaginación, viva la creatividad y el aburrimiento que me ayudaron a darle vida, universo y contexto a quienes alguna vez fueron mis amigos imaginarios, siempre presentes en mis sueños.
Los amo <3 p="">

pd: aunque sigo sintiendo que no tengo una mujer fuerte, y esto me hace sentir pésimo. pero ya voy a trabajar a la reina vengativa. O sea, en verdad ella es muy fuerte, pero termina viéndose como la mala. Su antagonista podría reaparecer más y unirse a la causa, apañar al narrador de la segunda temporada. De todas maneras, tiene que sobrevivir más de una mujer para perpetuar la humanoidad en el planeta.